Alimentos para el desarrollo del cerebro ¿Por qué necesita grasas esenciales para una función cognitiva óptima?

Muchos estudios muestran la importancia de la lactancia materna para el desarrollo del cerebro en los bebés. La ingesta dietética de ácidos grasos esenciales es beneficioso para la prevención y el tratamiento de los trastornos mentales.

Alimentos para el desarrollo del Cerebro ¿Por qué necesita grasas esenciales para una función cognitiva óptima?

Alimentos para el desarrollo del Cerebro ¿Por qué necesita grasas esenciales para una función cognitiva óptima?


La grasa puede tener una reputación terrible en este momento, pero necesitamos grasas esenciales para el funcionamiento normal y una salud óptima. Dado que el cuerpo humano no puede producir una cantidad de grasas, tenemos que obtenerlos de fuentes dietéticas. Las grasas esenciales incluyen ácidos grasos de dos tipos, ácido linoleico y ácido alfa-linolénico, que son los dos ácidos grasos omega-6. Bajo ciertas circunstancias (por ejemplo en algunas enfermedades), algunos ácidos grasos como el DHA (ácido docosahexaenoico) y ácido gamma-linoleico pueden llegar a ser esenciales.

Alrededor del 60 por ciento del cerebro contiene grasas, haciendo grasas esenciales son una parte sustancial de la estructura del cerebro. Como mensajeros, que son necesarios para la producción y la función apropiada de neurotransmisores y para la función de regular del sistema inmune. Una dieta baja en grasa a largo plazo en ciertos períodos de la vida puede resultar en enfermedades de mal funcionamiento y cerebrales cognitivas. A la edad de seis años, la mayoría de las partes del cerebro están completamente desarrollados, por lo que las grasas esenciales juegan el papel más importante en el crecimiento del cerebro durante el período fetal y postnatal.

Muchos estudios han demostrado que la dieta o la suplementación adecuada con grasas esenciales tiene efectos positivos sobre la salud humana y la función cerebral.

¿La lactancia materna vinculado a un mayor coeficiente intelectual debido a la grasa en la leche materna?

La leche humana contiene grandes cantidades de ácidos grasos saturados que son necesarios para la función y el crecimiento del cerebro, y muchos estudios sugieren que la lactancia prolongada puede ayudar al desarrollo del cerebro. Los ácidos grasos de la leche materna son esenciales para la producción de mielina, el material protector sobre los axones de las neuronas. Análisis de tejido cerebral muestra mayores niveles de DHA en los bebés alimentados con leche materna, por lo tanto, muchos científicos llaman DHA una “grasa inteligente”.

La leche materna también contiene enzimas y hormonas que son necesarias para el desarrollo neuronal durante la infancia.

Un estudio reciente de Brasil, publicado en The Lancet Global Health, muestra una asociación significativa entre la duración de la lactancia materna y el coeficiente intelectual. Este estudio se inició en 1982 y se llevó a cabo en una cohorte de 5914 recién nacidos, para los cuales se recopiló la información sobre la lactancia materna en la primera infancia. Después de 30 años, en junio de 2012, 3.493 de estos participantes estaban disponibles para continuar el estudio. El estudio demostró que los participantes que fueron amamantados durante un año o más, en comparación con los participantes que fueron amamantados durante menos de un mes, tuvieron coeficientes de inteligencia superiores, un mayor nivel de educación y mayores ingresos.

Un meta-análisis de 14 estudios observacionales y dos ensayos aleatorios de Bielorrusia y el Reino Unido también demostró que la lactancia materna ya aumenta la inteligencia a una edad posterior.

La falta de ácidos grasos Omega-3  aumenta el riesgo de enfermedad de Alzheimer

El ácido docosahexaenoico (DHA) es un ácido graso de cadena larga omega-3 requerida para la función normal del cerebro. El pescado graso, como la caballa, el salmón y el atún, contienen altos niveles de DHA. A niveles más bajos, DHA se puede encontrar en la carne y los huevos. Deficiencia de DHA se asocia con déficits en la memoria y el aprendizaje. Muchos estudios demostraron que la ingesta reducida de DHA es un factor etiológico para la enfermedad de Alzheimer y otros tipos similares de demencia. Con el envejecimiento, y especialmente entre los pacientes con enfermedad de Alzheimer, los niveles de DHA en el cerebro tienden a disminuir, lo que sugiere que una caída en los niveles de DHA podría contribuir al deterioro de la memoria y otras funciones cognitivas.

Los estudios biológicos y experimentos en modelos animales sugieren que los ácidos grasos omega-3 juegan un papel en la prevención primaria de deterioro cognitivo mediante la mejora del flujo de la sangre, disminución de la inflamación y / o la reducción de la patología amiloide-β.

Las grasas esenciales, el deterioro cognitivo y trastornos mentales

La evidencia de estudios observacionales en humanos favorece el consumo de ácidos grasos omega-3 de cadena larga para reducir el deterioro cognitivo con el envejecimiento. Los ensayos clínicos realizados hasta la fecha no han mostrado beneficios de los ácidos grasos omega-3 para la prevención secundaria o tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, sin embargo.

Ensayos clínicos aleatorizados en curso más grandes deben dar respuestas más definitivas sobre el uso de ácidos grasos de cadena larga omega-3 para el tratamiento de los pacientes con esta condición.

Grasas esenciales y la depresión

Los bajos niveles de ácidos grasos omega-3 y una alta proporción de ácidos grasos omega-6 a los ácidos grasos omega-3 se ha encontrado en pacientes hospitalizados con depresión. Un estudio clínico de los pacientes con depresión muestra que los pacientes que consumían pescado graso de dos a tres veces por semana durante cinco años tuvieron una reducción significativa en sus episodios y síntomas depresivos. Varios estudios encontraron que una combinación de ácidos grasos omega-3 esenciales con antidepresivos recetados tuvo más éxito que la terapia antidepresiva sola.

Los estudios también muestran los beneficios de omega-3 ácidos grasos de admisión en la prevención de la depresión postparto, un estado clínico que puede afectar a las madres después del parto.

Grasas esencial  y trastorno bipolar

Varios estudios han demostrado que los ácidos grasos omega-3 pueden ser útiles para pacientes con trastorno bipolar cuando se añade a la sartén tratamiento habitual. Parece ser que los ácidos omega-3 son más efectivas para los episodios depresivos que para los maníacos. Estos estudios fueron limitadas por el bien pequeña cohorte de pacientes, pero sí indican que dosis elevadas de ácidos grasos son susceptibles de ser necesario.

Tampoco está claro cuánto se necesitan ácidos grasos omega-3 los ácidos de diferentes tipos y si los ácidos omega-3 funcionan mejor cuando se añaden a los estabilizadores del ánimo y antidepresivos, o si son más eficaces cuando se toman solos. Un estudio clínico encontró que los pacientes que fueron tratados con ácidos grasos omega-3 de cadena larga durante un período de cuatro meses tuvieron menos cambios de humor y las recaídas en comparación con los que recibieron un placebo.

Grasas esenciales y la esquizofrenia

Muchas teorías sugieren que las anormalidades del metabolismo de los fosfolípidos pueden desencadenar la esquizofrenia en personas con una predisposición genética. Alguna evidencia muestra una mejora de los síntomas en pacientes con esquizofrenia cuando se dan los ácidos grasos omega-3. La incidencia de la esquizofrenia es menor en los países donde la dieta es rica en ácidos grasos.

Grasas esencial y el déficit de atención / hiperactividad en niños

Los estudios de investigación han encontrado que los niños con déficit de atención e hiperactividad (TDAH) pueden tener una deficiencia de ácidos grasos esenciales, incluyendo la EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA. Se ha demostrado que la suplementación con estos ácidos puede mejorar actividades como la lectura y la ortografía y la conducta en niños con esta condición.

Grasas esenciales y anorexia

Los estudios clínicos han encontrado que las personas con trastornos de la alimentación tienen menores concentraciones de ácidos grasos (alfa-linolénico y ácidos gamma-linolénico) en el cuerpo. Muchos expertos en salud recomiendan alimentos ricos en ácido grasos tales como pescados y carnes de órganos como un tratamiento dietético para la anorexia nerviosa.

Deja un comentario