Aneurisma Cerebral

En la mayoría de los casos, un aneurisma puede pasar desapercibido y no producir signos o síntomas y por lo tanto no representan una gran amenaza para la salud de una persona.

Aneurisma Cerebral

Aneurisma Cerebral

Aneurisma cerebral o del cerebro, es un trastorno cerebrovascular en el que la debilidad en la pared de una arteria cerebral o vena causa una dilatación localizada o globo del vaso sanguíneo. El problema es que algunos aneurismas cerebrales son lo suficientemente grandes como para ejercer presión sobre el tejido cerebral circundante o se pueden romper en un punto débil en la pared de la arteria, causando una hemorragia masiva en esa área específica del cerebro.
Las personas de todas las edades pueden tener un aneurisma cerebral, pero que en su mayoría se desarrollan como resultado del proceso de envejecimiento. Por lo general, se descubren en personas de 35 a 60. Las mujeres tienen ligeramente más probabilidades de desarrollar un aneurisma que los hombres.

Tipos de aneurismas

Hay tres tipos de aneurismas cerebrales:

Un aneurisma sacular es redondeado o un saco en forma de bolsa de sangre que está unida por un cuello o el tallo de una arteria o una rama de un vaso sanguíneo. También se conoce como un aneurisma baya porque se asemeja a una baya. Esta es la forma más común de aneurisma cerebral y se encuentra típicamente en las arterias en la base del cerebro.
Los aneurismas saculares ocurren con mayor frecuencia en adultos. Un aneurisma lateral, o disección aparece como una protuberancia en una pared del vaso sanguíneo, mientras que un aneurisma fusiforme está formado por el ensanchamiento a lo largo de todas las paredes del recipiente.

Incidencia y factores de riesgo

Todos los aneurismas cerebrales tienen el potencial de ruptura y el sangrado dentro del cerebro.
La incidencia de reportar una ruptura de aneurisma es de aproximadamente 10 de cada 100.000 personas por año, lo que significa miles de pacientes por año, la mayoría de ellos entre los 30 y 60 años.
Hay algunos factores que están claramente asociados con un mayor riesgo de ruptura:

Los síntomas de aneurisma cerebral

La mayoría de los aneurismas cerebrales no muestran síntomas hasta que o bien se hacen muy grandes o revientan. A medida que el aneurisma se hace más grande, puede comenzar presionando sobre el tejido y nervios que lo rodean.
Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor por encima y detrás del ojo
  • Entumecimiento
  • Debilidad o parálisis en un lado de la cara
  • Pupilas dilatadas
  • Cambios en la visión

Cuando un aneurisma causa hemorragias, el paciente puede experimentar:

  • Un dolor de cabeza repentino y extremadamente severo
  • Visión doble
  • Náusea
  • Vómitos
  • Rigidez en el cuello
  • Pérdida de la conciencia

Otros signos que nos indican que un aneurisma cerebral ha estallado incluyen:

  • Náuseas y vómitos asociados con un fuerte dolor de cabeza
  • Un párpado caído
  • Sensibilidad a la luz
  • Un cambio en el estado mental o nivel de conciencia

Posibles causas

La mayoría de los aneurismas cerebrales se desarrollan como resultado del desgaste de las arterias, que vienen con el envejecimiento. Varias investigaciones han demostrado que los aneurismas cerebrales no están presentes en el nacimiento (congénito), ya que se desarrollan una vez que comúnmente se cree. Sin embargo, algunas personas pueden tener una predisposición a desarrollar un aneurisma. Los aneurismas cerebrales son más comunes en personas con ciertas enfermedades genéticas, tales como trastornos del tejido conectivo y enfermedad renal poliquística, y ciertos trastornos circulatorios, como malformaciones arteriovenosas.
A veces, un golpe en la cabeza o una infección en una arteria puede debilitar la pared de la arteria y causar un aneurisma. Otras causas incluyen:

  • Alta presion sanguinea
  • Tumores
  • Aterosclerosis y otras enfermedades del sistema vascular
  • El consumo de cigarrillos
  • Abuso de drogas

Algunos expertos creen que los anticonceptivos orales también pueden aumentar el riesgo de desarrollar aneurismas.

Condiciones asociadas

Condiciones que se han asociado con el aumento de la incidencia de los aneurismas cerebrales son:

  • Vasos anómalos
  • La coartación de la aorta
  • Poliquistico, enfermedad en los riñones
  • La fiebre aftosa
  • Trastornos del tejido conectivo, como el síndrome de Marfan, síndrome de Ehlers-Danlos y otros …
  • Estados de alto flujo, como las malformaciones vasculares, fístulas …
  • Disecciones espontáneas

La localización de los aneurismas

Está comprobado que los aneurismas comúnmente surgen al bifurcarse las arterias principales. La mayoría de los aneurismas surgen en el círculo de Willis, situado en la base del cerebro.

Los aneurismas de la circulación anterior

Aproximadamente el 85% de todos los aneurismas intracraneales surgen en la circulación anterior o carótida. Los lugares comunes son:

  • La arteria comunicante anterior (30-35%),
  • La arteria carótida interna en el origen de la arteria comunicante posterior (30-35%)
  • La bifurcación MCA (20%).

Los aneurismas de la circulación posterior

Alrededor del 15% de todos los aneurismas intracraneales surgen en la parte posterior o la circulación vertebrobasilar.

Varios lugares

Los aneurismas saculares son poco comunes en lugares distintos del polígono de Willis, la bifurcación MCA, o el origen de la arteria pericallosa.

Hemorragia subaracnoidea

La hemorragia subaracnoidea o sangrado, es la manifestación clínica más común de aneurisma cerebral. El método clínico más utilizado para clasificar la gravedad clínica de la HSA es la escala de Hunt y Hess. Los grados son:

  • Grado 0 – Aneurisma no roto
  • Grado 1 – Dolor de cabeza asintomático o mínimo y leve rigidez de nuca
  • Grado 1A – No meníngea aguda o reacción cerebro, pero con déficit neurológico fijo
  • Grado 2 – Moderada a severa, dolor de cabeza, rigidez de nuca, sin déficit neurológico más que parálisis del nervio craneal
  • Grado 3 – Somnolencia, confusión, o déficit focal leve
  • Grado 4 – Estupor, moderada a severa, hemiparesia, rigidez de descerebración posible temprana y trastornos vegetativos
  • Grado 5 – Coma profundo, la rigidez de descerebración, y la apariencia moribunda

Detección y diagnóstico

Hay una gran posibilidad de que el aneurisma no sea detecte, sobre todo, si no se rompe. Sin embargo, después de que un aneurisma se ha roto, hay un número de maneras para confirmar el diagnóstico. Además de un examen neurológico físico, que incluye la comprobación de la memoria y la concentración, la visión, la audición, el equilibrio, la coordinación y los reflejos. Otras pruebas incluyen:

La tomografía computarizada (TC).

Una TC de la cabeza puede revelar la sospecha de la presencia de un aneurisma y mostrar si la sangre se ha derramado desde la arteria en el cerebro. De manera similar a una radiografía, una tomografía computarizada muestra una imagen más detallada del cerebro que una radiografía convencional, ya que utiliza las reconstrucciones basadas en ordenador. Algunos escáneres implican el uso de un medio de contraste inyectado en la vena. Conocida como la angiografía TC, esta prueba produce una imagen aún más detallada.

La resonancia magnética (RM).

Esta es probablemente la mejor herramienta de diagnóstico posible para la detección de aneurismas. Este tipo de imagen utiliza un campo magnético de ondas de radio para crear imágenes detalladas de cortes transversales del cerebro. Cuando esta prueba diagnóstica implica el uso de un contraste, se le conoce como la angiografía por resonancia magnética.

Una arteriografía cerebral.

Durante este procedimiento invasivo, el médico inserta un tubo delgado y flexible llamado catéter en una arteria grande que normalmente se encuentra en la región de la ingle y luego lo guía. El catéter pasa a su corazón y las arterias cerebrales, y entra en su cerebro. Una arteriografía cerebral proporciona una imagen clara del flujo sanguíneo arterial en la cabeza.

El análisis del líquido cefalorraquídeo.

Este procedimiento, también conocido como una punción lumbar, implica el uso de una aguja para extraer una pequeña cantidad de líquido que protege el cerebro y la médula espinal llamado licor. El análisis del líquido puede detectar hemorragia cerebral muy fácilmente debido a que en la presencia de una hemorragia, debería ser de color rojo. En los pacientes con sospecha de una hemorragia subaracnoidea, este procedimiento generalmente se realiza en un hospital.

Las posibles complicaciones de los aneurismas cerebrales

Un aneurisma cerebral que puede causar explosiones:

  • Un golpe
  • Un daño permanente al nervio
  • Muerte

Un aneurisma roto en la superficie del cerebro provoca una hemorragia subaracnoidea, sangrado en el espacio entre el cerebro y el cráneo. Otras posibles complicaciones incluyen:

  • La acumulación de líquido en el cerebro (hidrocefalia)
  • El estrechamiento de las arterias (vasoespasmo), que pueden conducir a la falta de flujo sanguíneo a las partes del cerebro (ictus isquémico)

El tratamiento de los aneurismas cerebrales

Dos opciones quirúrgicas disponibles para el tratamiento de aneurismas cerebrales, los cuales llevan un cierto riesgo para el paciente.

Recorte de micro-vasculares

Es uno de los métodos más eficaces y se trata de cortar el flujo de sangre hacia el aneurisma. El neurocirujano aísla el vaso sanguíneo que alimenta el aneurisma y coloca una pinza pequeña, de metal en el aneurisma, deteniendo su suministro de sangre. Esto demostró ser muy eficaz, dependiendo de la ubicación, la forma y tamaño del aneurisma. En general, se ha demostrado que los aneurismas que están completamente recortados quirúrgicamente no regresan.

Oclusión

Durante este procedimiento, el cirujano realiza el pinzamiento de toda la arteria que lleva al aneurisma.
Este procedimiento se realiza a menudo cuando el aneurisma ha dañado la arteria. Una oclusión a veces se acompaña de un bypass.

La embolización endovascular

La embolización endovascular es una alternativa a la cirugía. Se realiza mediante la inserción de un catéter en una arteria guía, a través del cuerpo al lugar del aneurisma. El uso de un cable de guía, coils de liberación controlada o globos de látex pequeñas se pasan a través del catéter y se liberan en el aneurisma. Las bobinas o globos llenan el aneurisma, lo bloquean de la circulación, y causan la coagulación de la sangre, que destruye eficazmente el aneurisma.

Prevención

No hay maneras conocidas para prevenir la formación de un aneurisma cerebral. Sin embargo las personas con un aneurisma cerebral diagnosticado deben controlar cuidadosamente la presión arterial alta, dejar de fumar y evitar la cocaína u otras drogas estimulantes. Las mujeres deben consultar con sus médicos sobre el uso de anticonceptivos orales.

Tagged with 

Deja un comentario