Cómo evitar que tu perro persiga a los gatos

By | 25 agosto, 2018

Los gatos y los perros tienen una rivalidad tan antigua como el tiempo. Sin embargo, a pesar de lo que se describe en los medios, convivir gatos y perros puede llevarse bien.

Cómo evitar que tu perro persiga a los gatos

Cómo evitar que tu perro persiga a los gatos

Las tensiones a menudo se intensifican cuando los perros comienzan a perseguir a los gatos, inspirando miedo en el gato y sentando las bases para un patrón muy poco saludable entre los dos.

Afortunadamente, hay formas en que los padres de mascotas pueden evitar que sus perros persigan a los gatos. Aquí hay algunos consejos útiles:

Si se ejecuta, lo perseguiré

La mayoría de los perros, incluso los Chihuahuas más domesticados, tienen un instinto de presa profundo e instintivo. Esta unidad de presa les dice que persigan cosas que corren y que a menudo pueden ser abrumadoras, incluso para el perro más obediente. La mayoría de los perros ni siquiera entienden completamente su instinto de presa y pueden no tener un objetivo específico en mente cuando comienzan a perseguir a un animal pequeño, como un gato. Solo saben que quieren perseguirlo y atraparlo.

Desafortunadamente, esto es peligroso para el gato y el perro por igual. Si el perro atrapa al gato, puede lastimarlo como resultado de la adrenalina y la excitación; por lo tanto, el gato puede tener miedo del perro, infligir lesiones y sentar las bases para que comience una relación destructiva.

Leer ahora>  El aumento de miedo y ansiedad

Un perro que persigue gatos puede herir o matar fácilmente al gato, incluso si nunca tuvo la intención de hacerlo. Un rasguño de gato podría dañar a un perro, especialmente en el ojo. Obviamente, es importante hacer todo lo posible para cortar el comportamiento de perseguir a los gatos de raíz.

Cómo detener a su perro de perseguir a los gatos

Para poner fin a este comportamiento peligroso, es importante comenzar desde cero y seguir subiendo.

  • Comience alrededor de la casa: ponga a su perro con una correa en el hogar y preséntele al gato en una habitación donde el gato tenga muchos escondites, como objetos en los que pueda trepar fuera del alcance o debajo del cual pueda esconderse. Mantenga un agarre suelto de la correa y, si el perro persigue al gato, detenga al perro con una suave presión y un fuerte «no». No tire nunca una correa ni le pegue al perro en casos como estos, ya que esto solo promoverá un daño negativo, asociaciones y puede, de hecho, solidificar el comportamiento.
  • Trabajo en recuperación: el problema que tienen los perros con peor comportamiento es que carecen de un recuerdo fuerte. Estos perros no conocen los comandos «quedarse» o «no» lo suficientemente bien como para prestarles atención en medio de la excitación o la estimulación y, por lo tanto, se meten en problemas. Para remediar esto, dedique varias semanas de tiempo dedicado a enseñar a su perro un recordatorio poderoso. Consiga la ayuda de una clase de obediencia o de un entrenador certificado, si es necesario, pero asegúrese de que su perro conozca los comandos lo suficientemente bien como para prestarles atención en cualquier situación.
  • Mantenga el perro encerrado cuando la supervisión no sea posible: Muchos perros persiguen a los gatos por aburrimiento o falta de estimulación. Para evitar que esto ocurra y evitar accidentes desafortunados y no supervisados, asegúrese de confinar al perro cuando no esté disponible para supervisar sus interacciones con el gato. Esto ayudará a mantener seguros a los dos animales y también detendrá el patrón de reforzar el comportamiento inadvertidamente.
Leer ahora>  Riesgo de asociación

Es posible poner fin al comportamiento mediante el refuerzo constante de las habilidades aprendidas, como retiros y una planificación cuidadosa. Cuando los padres de las mascotas utilizan estos simples consejos, estas bestias pueden no convertirse en amigos, pero los gatos y los perros se llevan mucho mejor.

Comments are closed.