Artritis reactiva: ¿Qué es y cómo puede ser tratada?

La artritis reactiva es una inflamación de las articulaciones relacionado con una serie de infecciones bacterianas y enfermedades de transmisión sexual, en particular. Aunque no existe una cura para la enfermedad, la recuperación completa se puede lograr con un manejo adecuado de los síntomas.

Artritis reactiva: ¿Qué es y cómo puede ser tratada?

Artritis reactiva: ¿Qué es y cómo puede ser tratada?


Clasificado como una enfermedad autoinmune, la artritis reactiva desarrolla en respuesta a una infección en otra parte del cuerpo, casi exclusivamente, ya sea en los genitales o el intestino. La infección desencadenante más común es la clamidia, aunque también se conocen herpes zóster y Salmonella para provocar la condición también. Las quejas incluyen dolor en las articulaciones y la inflamación, sobre todo en las rodillas, los tobillos y los pies, sin embargo los ojos, la piel y la uretra también puede estar inflamada.

Artritis reactiva: mecanismo de la enfermedad

La artritis reactiva se presenta en el paciente cerca de una a tres semanas después de la infección inicial. Exactamente cómo y por qué el sistema inmunológico del paciente reacciona a las bacterias que infectan de esta manera es desconocido. Después de una extensa investigación, los científicos han llegado a la conclusión de que la condición es causada ya sea por antígenos bacterianos que, por alguna razón, se han depositado en las articulaciones, o por una respuesta autoinmune que implica reactividad cruzada de antígenos bacterianos con los tejidos de las articulaciones.

El cuerpo humano responde a una infección generando anticuerpos y otras sustancias químicas para atacar y erradicar el germen infectante. Varios escombros y otros productos químicos pueden ser el subproducto de este proceso de ataque, y es este residuo que pueda depositarse y pegado en las articulaciones, provocando inflamación y, en última instancia, la artritis reactiva.

Factores de riesgo y la predisposición genética

El patrón clínico de la artritis reactiva consta de menos de cinco articulaciones que presentan inflamación. La condición puede progresar lógicamente por el que más articulaciones se inflaman, además del sitio de infección en un principio, o puede parecer que mejorar, pero las nuevas articulaciones, posteriormente, se inflaman. Los individuos de edades comprendidas entre 20 y 40 años de edad están en mayor riesgo, y en general, los hombres son más afectados que las mujeres. Esto es particularmente cierto en el caso de instancias vinculadas a las enfermedades de transmisión sexual. Además, también se ha encontrado una relación genética. Los blancos son alrededor de 50 veces más probabilidades de desarrollar artritis reactiva debido a la alta frecuencia del gen HLA-B27 en la población blanca. En el Reino Unido, 1 en 14 personas tienen este gen, que parece hacerlos mucho más propensos a desarrollar la artritis reactiva en respuesta a una infección desencadenante.

En general, la artritis reactiva no es común, con signos y síntomas que van y vienen durante un período de tiempo, por lo general desaparece por completo dentro de un año de aparición inicial.

Los antibióticos y medicamentos anti-inflamatorios para aliviar los síntomas

Entonces, ¿qué se puede hacer al respecto? En la actualidad, no existe una cura conocida para la artritis reactiva. En lugar de ello, el tratamiento se centra alrededor de aliviar los síntomas en función de su gravedad. En la mayoría de los casos, el tratamiento sintomático y de atención de apoyo son todo lo que se necesita para ver al paciente a través de completar la recuperación. Estos incluyen antibióticos orales para combatir la infección inicial y los fármacos antiinflamatorios no esteroides, conocidos como AINE, para tratar la inflamación y el dolor en las articulaciones. El uso a largo plazo de los AINE no se recomienda, sin embargo, ya que pueden conducir a úlceras de estómago y otros problemas digestivos.

Artritis y estilo de vida

En tanto como 30 por ciento de los casos, el paciente puede desarrollar síntomas crónicos y esto plantea muchos desafíos terapéuticamente para médicos y médicos especialistas. En estos casos, la condición generalmente se trata con medicamentos anti-temáticos modificadores de la enfermedad (DMARD), que se administran en forma de inyección y ayudan a eliminar la acumulación de líquido en las articulaciones. Si las articulaciones están inflamadas en particular, a veces también se recomiendan inyecciones de esteroides en las articulaciones y músculos, y éstos actúan bloqueando los efectos de los químicos en el cuerpo que desencadenó la inflamación.

El descanso, el ejercicio físico y la dieta para ‘tratar’ la Artritis Reactiva

En general, la mejor medicina para las articulaciones inflamadas es el descanso y el sueño. Esto a menudo es más fácil decirlo que hacerlo, ya que se está muy ocupado y agitado en el estilo de vida actual, pero es importante no poner la tensión indebida en las articulaciones inflamadas. En muchos casos de artritis reactiva, una serie de ejercicios suelen ser prescrito por un fisioterapeuta con el fin de mantener las articulaciones en movimiento y mantener la fuerza muscular.

También hay una escuela de pensamiento que la dieta tiene un papel que desempeñar en el tratamiento de la artritis reactiva. Los aceites de pescado y los extractos de cadera han sido reportados por algunos para ayudar en la reducción del dolor inflamatorio en las articulaciones, por lo tanto cortar la necesidad de que muchos fármacos anti-inflamatorios. Sin embargo esto no se ha demostrado científicamente, aunque una dieta equilibrada y un estilo de vida activo va un largo camino en la promoción de la salud y el bienestar en general.

Mientras la artritis reactiva se detecta a tiempo y se trata de manera eficaz, el pronóstico generalmente es muy bueno. En algunos casos, los síntomas duran sólo unas semanas, pero para el tratamiento mayoría se necesita por lo menos durante 3 meses, pero desaparecen después de 6 meses sin efectos duraderos. La mayoría de las personas experimentan una recuperación completa y se quedan con sólo unos pequeños dolores y molestias, sobre todo si la infección inicial causa que se identifique y sea erradicada rápidamente.

Enfermedad recurrente

Pero, ¿es probable que vuelva otra vez? Se puede hacer algo por un paciente hacer para prevenir una recaída?

Por desgracia, la artritis reactiva a veces puede volver. Se ha sabido que los síntomas reaparezcan en un paciente que ha sido previamente diagnosticados con artritis reactiva después de varios meses o incluso años. Las razones para esto son en gran parte desconocidos; a veces se trata simplemente de una reacción a una nueva infección, otras veces los síntomas parecen estallar de nuevo sin razón particularmente evidente. En la actualidad, los pacientes que han sufrido un episodio de artritis reactiva se les aconseja tener cuidado especialmente contra la intoxicación alimentaria y las enfermedades de transmisión sexual con el fin de limitar las posibilidades de una recaída. Esto, combinado con una dieta saludable y un estilo de vida libre de estrés activa, que recorre un largo camino en la prevención de cualquier reaparición de la enfermedad.

Deja un comentario