Beneficios de beber jugo de limón

Los limones son frutas bajas en calorías que no tienen un contenido de grasa. Un limón (aprox. 47 g) contiene 12 calorías de los carbohidratos (4 g). Es una buena fuente de ácido fólico (6 mcg) y potasio (58 mg), y una muy buena fuente de vitamina C (22 mg). Otros nutrientes incluyen vitaminas A, complejo B, y E, colina, fósforo, magnesio, calcio, zinc, cobre, selenio, y fibra dietética. Una taza de jugo de limón cruda proporciona 112 mg de vitamina C, que es equivalente a 187% del valor diario (DV) y sólo 61 calorías (3% DV).

Beneficios de beber jugo de limón

Beneficios de beber jugo de limón

La investigación científica muestra que los limones, como la cal y otros cítricos contienen antioxidantes en forma de flavonoides llamados glucósidos de flavonoles y limonoides llamados limonina.

Beneficios para la salud de jugo de limón

Es obvio que la vitamina C es los limones es uno de los nutrientes más importantes conocidos, aunque también contienen otros componentes que tienen propiedades antioxidantes. Una taza de jugo de limón contiene más vitamina C (112 mg) que la misma cantidad de jugo de naranja (97 mg), brócoli (74 mg), o jugo de tomate (45 mg).

La vitamina C juega un papel importante en muchas funciones corporales incluyendo el crecimiento, la absorción de hierro, cicatrización de heridas, y el mantenimiento de los huesos, cartílagos y dientes.
A pesar de la cantidad diaria recomendada (RDA) de vitamina C para adultos es de 75-90 mg al día, los estudios muestran que los adultos logran beneficios para la salud mediante la adopción de al menos 500 mg de este nutriente todos los días. Dado que los limones son ricos en vitamina C, merecen ser incluidos en una dieta sana y equilibrada que incluya una variedad de otras frutas y verduras.

La vitamina C del zumo de limón tiene muchos beneficios para la salud. Muchos estudios muestran que la vitamina C, también conocido como ácido ascórbico, estimula el sistema inmunológico, que generalmente se debilita por el estrés crónico.

Una dieta rica en vitamina C aumenta la resistencia de uno de los efectos del estrés, así como ciertas enfermedades. Aunque el jugo de limón no cura el resfriado o la gripe, su contenido de vitamina C ayuda a prevenir el desarrollo de complicaciones como la neumonía o infección pulmonar. También es conocida por reducir los síntomas de dolor de garganta, amigdalitis, o asma.

La vitamina C es un componente importante para la formación de colágeno, para reducir la inflamación y promover la cicatrización y reparación de tejidos. No es de extrañar que los limones y otros cítricos son ingredientes populares de alimentos y productos cosméticos que se comercializan por sus efectos anti-envejecimiento. Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition mostró que las mujeres de entre 40-74 que tenían una ingesta elevada de vitamina C eran menos propensos a tener arrugas, sequedad de la piel y aspecto envejecido en comparación con los que tenían una menor ingesta.

Propiedades antioxidantes del zumo de limón

Aparte de la vitamina C, el jugo de limón contiene flavonoides y otras sustancias que tienen propiedades antioxidantes. Los antioxidantes son sustancias químicas que combaten contra los productos nocivos del metabolismo (radicales libres) que pueden causar enfermedades crónicas. Estos antioxidantes pueden reducir su riesgo de desarrollar un accidente cerebrovascular enfermedades del corazón y cáncer. Los estudios demuestran que las personas que comen muchas frutas y verduras y tienen altos niveles en sangre de vitamina C y otros antioxidantes son menos propensos a sufrir accidentes cerebrovasculares, diabetes, cáncer y enfermedad cardiovascular.

Compuestos llamados limonoides de limas y limones se han demostrado para luchar contra el cáncer de piel, de pulmón, de boca, de mama, de colon y de estómago. Las investigaciones actuales también están estudiando las propiedades reductoras del colesterol de estas sustancias. Otros estudios sugieren que la vitamina C puede tener un efecto protector contra la inflamación, que es característica de la artritis reumatoide.

El jugo de limón también se ha utilizado tradicionalmente como un remedio casero para diversas dolencias. Se cree para aliviar los problemas en la digestión, tales como náuseas, hipo, ardor de estómago, estreñimiento, cálculos biliares, y la infestación de gusano. También se utiliza como diurético y una forma natural para aliviar la infección del tracto urinario. Otras formas de utilizar el jugo de limón incluyen mezclarla con el café para aliviar el dolor de cabeza, aplicándolo con una bolita de algodón para detener una hemorragia nasal, o usarlo con glicerina para tratar los labios agrietados.

Deja un comentario