Causas más comunes de la vejiga inflamada

Una vejiga inflamada es médicamente llamada cistitis intersticial o síndrome de vejiga dolorosa. Es una condición que resulta en molestias recurrentes o dolor en la vejiga y la región pélvica circundante.

Causas más comunes de la vejiga inflamada

Causas más comunes de la vejiga inflamada

Los síntomas varían de un caso a otro e incluso en el mismo individuo con el tiempo. Las personas pueden experimentar molestias leves, presión, sensibilidad o dolor intenso en la vejiga y el área pélvica. La mayoría de las pacientes informan que sus síntomas empeoran durante la menstruación. También pueden experimentar dolor con relaciones sexuales vaginales. Varios expertos creen ahora que este trastorno no es uno, sino varias enfermedades, porque varía tanto en síntomas como gravedad. Las personas con casos severos de vejiga inflamada pueden incluso orinar hasta 60 veces al día, incluyendo micción nocturna frecuente (nocturia). Aunque no hay tratamiento que elimina completamente los signos y síntomas de la cistitis intersticial, una serie de medicamentos y terapias ofrecen alivio.

Incidencia

La cistitis intersticial afecta a millones de personas. Este trastorno puede tener un efecto adverso duradero en la calidad de vida, y es mucho más común en las mujeres que en los hombres, tanto que el 90 por ciento son mujeres.

Posibles causas de la vejiga inflamada

Nadie sabe realmente qué causa esta condición, aunque hay muchas teorías. Algunas de los más comunes sugieren que la cistitis intersticial es una enfermedad autoinmune, hereditaria, infecciosa o alérgica, pero ninguna de ellas ha sido probada. Aunque algunos de los síntomas de esta enfermedad son similares a los de la infección bacteriana, las pruebas médicas no revelan organismos en la orina y los pacientes no responden a la terapia con antibióticos. Es interesante observar que en los últimos años se ha aislado una sustancia que se encuentra casi exclusivamente en la orina de personas con cistitis intersticial y que se denomina “factor antiproliferativo” porque parece bloquear el crecimiento normal de las células que recubren la pared interior de la vejiga.

Dieta: No hay evidencia científica que vincule la dieta a la cistitis intersticial, pero muchos médicos y pacientes encuentran que el alcohol, los tomates, las especias, el chocolate, las bebidas con cafeína y cítricos y los alimentos ácidos pueden contribuir a la irritación e inflamación de la vejiga. Además, muchos pacientes sienten que fumar empeora sus síntomas.

Posibles síntomas de la vejiga inflamada

Aunque los síntomas varían significativamente entre los pacientes, las personas con cistitis intersticial pueden tener algunos de los siguientes síntomas comunes:

  • Una necesidad urgente de orinar
  • Presión, dolor y sensibilidad alrededor de la vejiga, la pelvis y el perineo
  • Una vejiga que no contenga tanta orina como antes
  • Dolor durante las relaciones sexuales y eyaculación dolorosa
  • Molestia o dolor en el pene o escroto
  • Dolor en la pelvis
  • En muchas mujeres, los síntomas empeoran antes de su período menstrual.

Factores de riesgo

Existen varios factores de riesgo asociados con la cistitis intersticial. Algunos de los más comunes son:

Diagnóstico

Puede ser difícil detectar cistitis intersticial, porque los signos se asemejan a los de muchos otros trastornos.

Historia del paciente: El primer paso en el diagnóstico de la cistitis intersticial debe estar tomando el historial médico y pidiendo al paciente describir los síntomas.
Análisis de orina y cultivo de orina: El examen de la orina bajo un microscopio y el cultivo de la orina pueden detectar e identificar los organismos primarios conocidos por infectar el tracto urinario. Los glóbulos blancos y rojos, y las bacterias en la orina pueden indicar una infección del tracto urinario, que puede tratarse con un antibiótico.
Cistoscopia: Esta prueba, a veces utilizada para descartar otras causas de dolor de la vejiga, implica un examen de la vejiga a través de un tubo delgado con una cámara pequeña, un cistoscopio. Este procedimiento se realiza generalmente con anestésicos generales o regionales para reducir la incomodidad. Durante la cistoscopia bajo anestesia, una muestra de tejido puede ser retirada de la vejiga y la uretra para ser examinada bajo un microscopio para detectar el cáncer de vejiga y otras causas raras de dolor de la vejiga.
Biopsia: Examen de una muestra de tejido al microscopio.

Posibles complicaciones

La cistitis intersticial puede resultar en una serie de complicaciones, incluyendo:

ME GUSTA LO QUE VEO

  • Capacidad de la vejiga
  • Reducción de la calidad de vida
  • Problemas de relación
  • Problemas emocionales

Tratamiento

Desafortunadamente, no hay un tratamiento simple para eliminar los síntomas de la cistitis intersticial y ningún tratamiento funciona para todos.

Medicamentos:

Por lo general, los médicos prescriben un medicamento oral llamado pentosan (Elmiron®). Este es el único fármaco oral aprobado por la FDA específicamente para la cistitis intersticial. Lo curioso es que nadie sabe realmente cómo funciona. Algunos dicen que puede estar restaurando la superficie interna de la vejiga, que protege la pared de la vejiga de las sustancias en la orina que podría irritar. Toma dos a cuatro meses antes de que un paciente comience a sentir alivio del dolor y hasta seis meses para experimentar una disminución en la frecuencia urinaria. También hay varios posibles efectos secundarios tales como trastornos gastrointestinales menores y posible pérdida de cabello. No para el uso de mujeres embarazadas, Elmiron puede causar sangrado y pérdida del embarazo.

Otros medicamentos orales que pueden mejorar los síntomas de la cistitis intersticial incluyen ibuprofeno (Advil®, Motrin®, otros) y otros medicamentos para el dolor no esteroideos. Los antidepresivos tricíclicos, como amitriptilina o imipramina (Tofranil®), pueden ayudar a relajar la vejiga y bloquear el dolor.

Modulación de la raíz nerviosa:

Los nervios sacra, que se extienden desde la médula espinal inferior hasta la vejiga, el suelo pélvico y el intestino inferior, regulan el control de la vejiga y el intestino. Un método de estimulación nerviosa llamado modulación de la raíz del nervio sacro puede ser muy útil para las personas con cistitis intersticial. Se coloca un pequeño alambre junto a los nervios sacros para determinar si los síntomas de la vejiga responderán a la neuromodulación. Si los resultados son positivos, se implanta quirúrgicamente un pequeño dispositivo con pilas en las nalgas superiores del paciente.

Distensión de la vejiga:

Algunos pacientes notan una mejora temporal en los síntomas después de someterse a cistoscopia con distensión de la vejiga, estiramiento de la vejiga con agua o gas.

Medicamentos instilados en la vejiga:

Aunque este es un método muy antiguo de tratamiento, todavía se considera muy útil. El medicamento de prescripción dimetilsulfóxido o DMSO, se coloca en la vejiga a través de un tubo delgado y flexible. La solución a veces se mezcla con otros medicamentos, como un anestésico local o bicarbonato para cambiar los niveles de pH del DMSO. Después de permanecer en la vejiga durante 15 minutos, la solución se expulsa a través de la orina. Sin embargo, el DMSO puede afectar negativamente al hígado del paciente.

Cirugía

Los médicos rara vez usan la cirugía para tratar la cistitis intersticial, porque la extirpación parcial o completa de la vejiga no alivia el dolor. Además, puede conducir a varias otras complicaciones.

Las opciones quirúrgicas incluyen:

Aumento de la vejiga: Durante este procedimiento, los cirujanos extraen la parte dañada de la vejiga y para reemplazarla con un pedazo de colon, pero el dolor sigue siendo y la mayoría de las mujeres necesitan vaciar sus vejigas con un catéter varias veces al día.
Fulguration: Este es un método mínimamente invasivo que implica la inserción de instrumentos a través de la uretra para quemar las úlceras que pueden estar presentes con la cistitis intersticial.
Resección: Otro método mínimamente invasivo, que también implica la inserción de instrumentos a través de la uretra para cortar cualquier úlcera.

Hábitos dietéticos útiles

La fundación de la terapia es una modificación de la dieta para ayudar a los pacientes a evitar los alimentos que irritarán aún más la pared de la vejiga dañada. Los hábitos más comunes de la mala dieta incluyen la cafeína, los tés herbarios y verdes, las sodas, el jugo concentrado de la fruta, las multivitaminas, el glutamato monosódico, el chocolate, y los alimentos ricos en potasio tales como plátanos. Un paciente debe recortar todos estos, dejando sólo lo básico, y luego introducir nuevos alimentos a la vez, para averiguar su gatillo de alimentos.

Deja un comentario