Cómo el cerebro controla lo que comemos

By | noviembre 11, 2018

Para garantizar un suministro de energía constante, nuestro cerebro tiene mecanismos que detectan cuando nuestro cuerpo necesita para ingerir comida y cuando no lo hace. En este artículo se describe la principal estrategia de nuestro cerebro sigue para mantenernos refrendadas para llevar a cabo nuestras actividades diarias.

El cerebro controla lo que comemos

El cerebro controla lo que comemos

Las señales procedentes de nuestro vientre al cerebro

Nuestro cuerpo necesita energía para funcionar. Cada célula necesita una cierta cantidad de nutrientes para mantener funcionando adecuadamente y enfrentar el estrés de cada día, así que es normal que nuestro cuerpo pueda pedir esos nutrientes en forma de apetito y el hambre. Si usted ha notado, nos sentimos hambrientos varias veces al día, dependiendo de nuestras necesidades energéticas. Por lo tanto, no estamos comiendo todo el tiempo, sin una razón; en vez de esto, nuestro cuerpo sabe cuándo pedir comida y cuando no hacerlo. Entonces, ¿cómo se controla la ingesta de alimentos y la energía? Como se puede imaginar, nuestro cerebro hace todo el trabajo por medio de señales químicas y eléctricas que van desde el intestino al cerebro y viceversa.

¡Deje de comer!

Hay dos señales principales que nuestro cerebro se basa en controlar la ingesta de energía, y son la satisfacción y la saciedad. El primero le dice a nuestro cuerpo los nutrientes suficientes que se han consumido con el fin de satisfacer los requerimientos energéticos. La saciedad es básicamente cuando nos sentimos llenos y dejamos de comer. La saciedad, por otro lado, tiene que ver con la duración de este sentimiento de plenitud, hasta que sintamos hambre de nuevo.
En otras palabras, la satisfacción controla la cantidad de alimentos que ingerimos, mientras que la saciedad controla el número de veces que se ingieren los alimentos.

Tanto la cantidad y el número de comidas afectan a la ingesta total de energía en un día.

Los mecanismos de regulación de la ingesta de alimentos y la energía comienzan incluso antes de poner nada en la boca. Aquí, nuestros sentidos, incluido el olfato, la vista e incluso el tacto, juegan un papel importante. Los cambios de comportamiento empiezan a ocurrir cuando vemos la comida que se ve atractivo para nosotros, con base en su apariencia o en experiencias previas.

El cerebro en acción

Después de comer, el estómago se distiende, o aumenta de tamaño.
Esta distensión activa los nervios que envían mensajes a nuestro cerebro diciéndole que estamos comiendo, activando la saciedad.

Después de esto, la comida llega al intestino delgado, donde se absorben los nutrientes. Aquí, la liberación de sustancias también activa regiones del cerebro que continúa con las señales de satisfacción y la saciedad. Colecistoquinina (CCK) es una hormona que se secreta como respuesta a la detección de grasas y proteínas de los alimentos.
La liberación de CCK promueve la saciedad y también participa en el proceso digestivo, mediante el aumento de la producción de sustancias pancreáticas que ayudan en la degradación de los alimentos en moléculas más pequeñas.

La saciedad es controlada por otras hormonas intestinales que no sólo actúan a la vez como CCK, pero sus efectos también indican al cerebro cuanta energía queda de la última comida.

La grelina es una hormona que se produce principalmente en el estómago y su función principal es estimular el apetito y la ingesta de alimentos.

Otras hormonas intestinales que participan en la promoción de la saciedad son el péptido similar al glucagón, oxintomodulina, péptido YY y el polipéptido pancreático. Todos estos vaciamiento gástrico lento hacia abajo con el fin de mantener una señal de saciedad constante, hasta que sea necesario para nosotros para comer de nuevo y así cumplir con las necesidades energéticas. Es por ello que no estamos comiendo todo el tiempo. Nuestro cerebro sabe cuándo parar y cuándo comer de nuevo gracias a estas hormonas.

La leptina y la insulina: hormonas de control de peso

Por lo general, un adulto debe comer de tres a cinco veces al día. Entonces, ¿cómo podemos mantener un peso corporal constante? Nuestro cuerpo está tan bien diseñado que, también a través de la señalización, es capaz de saber la cantidad de energía que necesitamos todos los días y la cantidad de alimentos y nutrientes que debemos ingerir para cumplir con esos requisitos. Para ello, nuestro cuerpo requiere señales de largo plazo que están a cargo de dos hormonas importantes: la insulina y leptina.

La leptina, ¿la hormona de perder peso?

La leptina es producida por nuestro tejido adiposo.
La investigación ha identificado la leptina como participar activamente en el mantenimiento del peso corporal y también en la promoción de la saciedad, junto con CCK.

Por ejemplo, se sabe que los niveles reducidos de leptina encontrados en personas con mutaciones que afectan a la leptina causa la producción de la obesidad, una condición que puede ser revertida cuando una forma exógena de la hormona se administra a estos pacientes.

No es de extrañar por eso que hay hoy en día muchos productos para bajar de peso y programas basados ​​en el aumento de los niveles de leptina. Pero antes de llegar a ver a todos emocionados, la investigación también ha demostrado que las personas con obesidad que tienen alteraciones genéticas de leptina en realidad tienen niveles elevados de leptina, y otros estudios han demostrado que el uso de la leptina exógena tiene muy pequeños efectos sobre el peso corporal.

También hay varias dietas que dicen ser capaces de controlar los niveles de leptina, con el fin de ayudar a perder peso. Si estas funcionan o no, yo no lo sé, pero lo que es cierto es que el peso se ve afectado por varios factores, no sólo los niveles de leptina, por lo que es difícil determinar si un determinado tipo de dieta o alimentos le ayudará a manejar los niveles de leptina.

El control de la insulina y la glucosa

El páncreas es el encargado de producir insulina en respuesta a la ingesta de alimentos, a diferencia de la leptina.

La insulina también regula los niveles de glucosa o azúcar en la sangre, como otros pueden llamarlo.

Justo después de una comida, los niveles de glucosa en sangre aumentan y promueven la liberación de insulina, lo que permite a nuestras células saber que la glucosa está disponible para que las utilice. Cuando la insulina ya no funciona, un estado conocido como resistencia a la insulina hace que los niveles de azúcar elevada crónica, que puede alterar otras funciones del cuerpo y se convierten en lo que se conoce como la diabetes.

La insulina también participa en la señalización de saciedad. Las personas con sobrepeso y obesas tienen mayor riesgo de padecer resistencia a la insulina y, finalmente, pueden sufrir de diabetes, que las personas que tienen un peso saludable.

En conclusión, tanto nuestro sistema digestivo y nuestro cerebro trabajan juntos para controlar la ingesta de alimentos y la forma en que la energía obtenida de los alimentos debe ser utilizado, transformado o almacenado. Estos mecanismos de control son muy precisos, pero también son muy propensos a ser afectados por los cambios en nuestra dieta o programa. Lo bueno es que los sistemas biológicos son flexibles y, finalmente, se acostumbren a las condiciones cambiantes que están expuestos.

Author: Equipo de redacción

En nuestro Equipo de Redacción empleamos tres equipos de escritores, cada uno dirigido por un líder de equipo experimentado, que se encargan de investigar, redactar, editar y publicar contenido original para los diferentes sitios webs. Cada miembro del equipo está altamente capacitado y con experiencia. De hecho, nuestros escritores han sido reporteros, profesores, redactores de discursos y profesionales de salud, y cada uno de ellos tiene al menos una licenciatura en inglés, medicina, periodismo u otro campo relevante relacionado con la salud. Además contamos con numerosos colaboradores a nivel internacional al que se le asigna un escritor o equipo de escritores que sirven como punto de contacto en nuestras oficinas. Esta accesibilidad y relación de trabajo es importante porque nuestros colaboradores saben que pueden acceder a nuestros escritores cuando tienen preguntas sobre el sitio web y el contenido de cada mes. Además, si necesita hablar con el escritor en su cuenta, siempre puede enviar un correo electrónico, llamar o tener una cita. Para obtener más información sobre nuestro equipo de escritores, como hacerte colaborador y sobre todo nuestro proceso de redacción, contáctenos hoy y programe una consulta.

Comments are closed.