Como funciona las cosas: la agricultura ecológica

Nuestro sistema alimentario no es sostenible, incluso a veces ambiguo e insalubre para el medio ambiente. Aunque muchos diseñadores, ecologistas y agricultores llevan tiempo buscando soluciones, sólo el tiempo dirá si estas soluciones vendrán lo suficientemente rápido, aunque existen empresas que van por delante.

Cómo funcionan las cosas: Sistemas alimentarios ecológicos

Cómo funcionan las cosas: Sistemas alimentarios ecológicos

Antes de mirar estas soluciones, ¿por qué hay tanta preocupación acerca de nuestro sistema de alimentos insostenibles?

Respuestas de la naturaleza

¿Cuál es exactamente el problema y ​​qué podemos hacer? Además de los problemas superficiales obvios, muchas personas creen que un cambio fundamental debe ocurrir en la forma en que diseñamos (o no diseñamos) nuestras estructuras de soporte de vida, como nuestro sistema alimentario.

¿Qué pasaría si los seres humanos diseñaran productos y sistemas que celebraran una abundancia de creatividad, cultura y productividad humana? ¿De qué forma inteligente y segura, nuestra especie deja huella ecológica para deleitarse y no para lamentarse?

El problema, cuando se trata de alimentos, es que no pensamos en una granja como un ecosistema y ​​no las diseñamos como tales. Incluso las granjas orgánicas convencionales carecen de la estabilidad de un ecosistema saludable y permanente, generalmente requieren muchos insumos externos (como combustibles fósiles y materia orgánica) que son fundamentalmente insostenibles.

El suelo es la vida

Aunque el cambio climático y el suministro impredecible de petróleo, gas natural, fertilizantes y pesticidas son enormes (y ampliamente conocidos), las preocupaciones relacionadas con el mantenimiento de nuestros sistemas alimentarios y la cuestión de la erosión del suelo en la agricultura moderna pasa en gran medida desapercibida. Para crear un sistema alimentario permanente, necesitamos suelo permanentemente.

Desafortunadamente, alrededor del 40 por ciento de las tierras agrícolas del mundo está seriamente degradadas. Las cifras de las Naciones Unidas indican que una superficie de tierra fértil del tamaño de un país como Ucrania se pierde cada año debido a las malas prácticas agrícolas. Y está sucediendo en todas partes.

ME GUSTA LO QUE VEO

Cómo funciona

Los sistemas de alimentos diseñados ecológicamente suelen utilizar una diversidad de árboles perennes y de cultivos no leñosos, que proporcionan cobertura permanente y protección contra las fuerzas erosivas del viento y el agua.

Al mismo tiempo, esta diversidad lleva a muchas profundidades, formas y tamaños de las raíces, que estabilizan el suelo y mejoran su estructura, al tiempo que minimizan la competencia. Esto fomenta una mejor penetración del agua (que evita el escurrimiento erosivo) y permite más oxígeno en el suelo, los cuales alimentan la vida del suelo, que a su vez alimenta las plantas.

Las plantas perennes de madera y no leñosas también tienen sistemas radiculares más profundos que los anuales, lo que significa que tienen mucho más potencial para capturar y reciclar nutrientes (reduciendo significativamente la necesidad de insumos externos).

Su aportación de basura a la superficie del suelo también es mucho mayor que los cultivos tradicionales (que todavía tienen un lugar). Esta capa libre de mantillo protector se descompone lentamente por descomponedores (insectos, gusanos, bacterias, hongos) en nutrientes vegetales solubles. Además de esto, estos descomponedores son los nutrientes y sus ciclos de vida y muerte hacen que estos nutrientes estén disponibles para las plantas consistentemente con el tiempo.

Otras prácticas de manejo en un sistema alimentario sostenible que disminuyen la erodibilidad del suelo incluyen prácticas de siembra directa y la ausencia de maquinaria pesada, especialmente cuando el suelo está húmedo. Esto disminuye la compactación (que disminuye la infiltración de agua y aumenta el escurrimiento erosivo), ayudando a mantener una estructura ideal del suelo para el crecimiento y la salud de las raíces.

Crear un equilibrio

Los conceptos y principios aquí esbozados son sólo una pequeña parte de las complejas interacciones y fuerzas en juego en un sistema de alimentos diseñado ecológicamente. Estos principios ecológicos pueden utilizarse en cualquier escala.

Dado que los recursos no son infinitos y que muchos se están agotando rápidamente (como nuestro suelo, nuestros fertilizantes y nuestras principales fuentes de energía), podría ser prudente que pensemos en aprender a diseñar sistemas para que crezcan al menos parte de nuestra propia comida dentro de las áreas urbanas, mientras que el diseño de nuestras fincas rurales sean verdaderamente sostenible también.

Y mientras estamos en ello, estaremos creando un mundo que no sólo apoya la vida, sino que da significado a ella. Nuestro objetivo, debe ser “un mundo deliciosamente diverso, seguro, sano y justo, con aire limpio, agua, suelo y energía ecológica y elegantemente disfrutada”.

Banner Aplicaciones ElClubdelasalud.info

Deja un comentario