¿Cómo se usa un supositorio?

By | octubre 5, 2018

Los supositorios son medicamentos sólidos que ingresan al cuerpo a través del recto, la vagina o la uretra. Los supositorios rectales son el tipo más común de supositorio.

Los médicos recomiendan las diferentes formas de supositorios para diferentes condiciones y propósitos médicos. Las personas colocan algunas en el recto y otras en la vagina. Con menos frecuencia, una persona necesitará usar supositorios uretrales.

Proporcionamos una guía paso a paso sobre cómo usar supositorios en este artículo.

También proporcionamos algunos consejos útiles para la solución de problemas y consejos para las personas que necesitan usar este tipo de medicamento.

Usos de supositorios

Las personas usan supositorios cuando no pueden tomar medicamentos por vía oral

Las personas usan supositorios cuando no pueden tomar medicamentos por vía oral

Los supositorios son otra forma de administrar medicamentos al cuerpo cuando otras rutas, como la oral, no se pueden usar.

Un supositorio es pequeño y puede ser redondo, ovalado o cónico. Una sustancia, como la manteca de cacao o la gelatina, rodea la medicación. El supositorio se disuelve para liberar el medicamento una vez dentro del cuerpo.

Los supositorios pueden tratar el área local, o el medicamento puede viajar a otras partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo.

¿Por qué usar supositorios?

Los supositorios administran muchos tipos de medicamentos, y una persona puede necesitar usarlos si:

  • están teniendo convulsiones y no pueden tomar medicamentos por vía oral
  • no pueden tragar medicamentos por ningún motivo
  • vomita y no puede mantener bajas las pastillas o los líquidos
  • tiene un bloqueo que detiene el medicamento que se mueve a través del sistema digestivo

Las personas también pueden tomar supositorios si el medicamento:

  • sabe demasiado mal para tomar por la boca
  • se descompondría demasiado rápido en el intestino
  • podría ser destruido en el tracto gastrointestinal

La investigación también sugiere que tomar medicamentos a través del recto permite un entorno relativamente constante para la administración de un medicamento. La tasa de absorción puede, sin embargo, ser menor que la de los medicamentos por vía oral.

Tipos de supositorios y sus usos

Hay tres tipos de supositorios:

Supositorios rectales

Los supositorios rectales van en el recto o el ano. Son típicamente de una pulgada de largo y tienen una punta redondeada.

Ellos tratan las condiciones, tales como:

  • estreñimiento
  • fiebre
  • hemorroides
  • problemas de salud mental como ansiedad, esquizofrenia o trastorno bipolar
  • náuseas, incluida la cinetosis
  • dolor

Supositorios vaginales

Las personas pueden insertar supositorios vaginales en la vagina para tratar:

Los supositorios vaginales son típicamente ovales y vienen con un aplicador.

Supositorios uretrales

Los hombres pueden usar un tipo de supositorio uretral para tratar problemas de erección en casos raros.

Estos supositorios tienen el tamaño de un grano de arroz y liberan un medicamento llamado alprostadil.

Cómo insertar un supositorio rectal

Cualquiera que use un supositorio rectal puede referirse a los siguientes pasos como guía:

1. Prepárate

  • Intente pasar las heces para vaciar el colon, ya que la medicación para supositorios es más efectiva cuando el intestino está vacío.
  • Lávese bien las manos con agua tibia y jabón o use un desinfectante para manos. Seque bien las manos con una toalla limpia o una toalla de papel.
  • Retire con cuidado el supositorio de su envoltura.
  • Si es necesario cortar el supositorio, use una cuchilla de afeitar limpia de un solo borde para cortarlo a lo largo.
  • Use un guante desechable, si lo desea.

2. Prepárate para insertar el supositorio

  • Sumerja la punta del supositorio en agua o aplique una pequeña cantidad de lubricante a base de agua, como KY Jelly, que está disponible para comprar en línea. Un lubricante ayuda a que el supositorio se deslice más fácilmente en el recto.
  • Retire la ropa de la mitad inferior del cuerpo.
  • Encuentra la posición correcta. O ponte de pie con un pie en una silla o acuéstate de un lado con la pierna superior ligeramente inclinada hacia el estómago. Los médicos que le dan el supositorio a otra persona a menudo lo encuentran más fácil si la persona está acostada.

3. Inserta el supositorio

  • Relaja los músculos de las nalgas y abre las mejillas.
  • Inserte suavemente el supositorio en el ano, estrecho primero.
  • Introdúzcalo en aproximadamente 1 pulgada para adultos, o media pulgada para bebés.
  • En niños mayores, empuje el supositorio en aproximadamente media pulgada, dependiendo de su tamaño.

4. Relájese y limpie

  • Siéntese o permanezca inmóvil durante 10 minutos después de insertar el supositorio. Permanecer quieto permite que el supositorio se disuelva en el cuerpo. Los padres pueden necesitar mantener las nalgas de un niño cerradas durante este tiempo.
  • Deseche todos los materiales, incluida la envoltura del supositorio y cualquier papel tisú.
  • Lávese bien las manos con agua tibia y jabón.
  • Intente evitar evacuar durante hasta 60 minutos después de insertar el supositorio, a menos que sea un laxante.
  • No pasar el excremento le da a la medicación suficiente tiempo para entrar en el torrente sanguíneo y comenzar a trabajar.

Cómo insertar un supositorio vaginal

Para colocar un supositorio en la vagina, siga estos consejos:

1. Prepárate

  • Lávese las manos con agua tibia y jabón, o use un desinfectante para manos si no están disponibles. Seque bien las manos con una toalla limpia o una toalla de papel.
  • Desenvuelva el supositorio y colóquelo en el aplicador que lo acompaña.
    O se para con las rodillas dobladas y los pies separados o se acuesta con las rodillas dobladas hacia el pecho.

2. Inserta el supositorio

  • Coloque el aplicador en la vagina, en la medida de lo posible, sin causar molestias.
  • Presione hacia abajo el émbolo para empujar el supositorio.
  • Retire el aplicador de la vagina y deséchelo.

3. Relájese y limpie

  • Acuéstese por 10 minutos para permitir que la medicina ingrese al cuerpo.
  • Lávese las manos una vez más con jabón y agua tibia.
  • Considere usar una toalla sanitaria durante algunas horas, ya que parte del supositorio puede filtrarse en la ropa interior.

Cómo insertar un supositorio uretral

Para colocar un supositorio en la uretra, pruebe los siguientes consejos:

1. Prepárate

  • Vacíe la vejiga.
  • Lávese las manos con agua tibia y jabón o use un desinfectante para manos. Seque bien las manos con una toalla limpia o una toalla de papel.
  • Retire la cubierta del aplicador.

2. Inserta el supositorio

  • Estire el pene para abrir la uretra.
  • Coloque el aplicador en el agujero en la punta.
  • Presione el botón en el aplicador y manténgalo presionado durante 5 segundos.
  • Mueva suavemente el aplicador de lado a lado para asegurarse de que el supositorio haya entrado en la uretra.
  • Retire el aplicador.

3. Relájese y limpie

  • Masajee firmemente el pene estirado durante 10 a 15 segundos para permitir que el medicamento sea absorbido.
  • Deseche el aplicador y cualquier otro material.
  • Lávese las manos una vez más con jabón y agua tibia.

Riesgos y efectos secundarios

Los supositorios generalmente son seguros de usar. A veces, parte del medicamento puede filtrarse. Para evitar un desastre, las personas pueden querer usar una toalla sanitaria o almohadilla para la incontinencia .

Algunas personas pueden experimentar irritación en el área donde insertaron el supositorio. Si esto es grave o persiste, deberían ver a un médico.

Ocasionalmente, es posible que el cuerpo no absorba la medicación administrada por un supositorio, así como también lo hace por medicamentos orales.

Consejos y solución de problemas

Los siguientes consejos pueden ayudar a las personas que necesitan usar supositorios:

  • Evite el ejercicio o el movimiento vigoroso durante 60 minutos después de insertar el medicamento.
  • No use vaselina, como vaselina, para lubricar el supositorio. Esto evita que se derrita. Solo use agua o un lubricante a base de agua.
  • Guarde los supositorios en el refrigerador u otro lugar fresco, para que no se derritan. Siempre siga las instrucciones de almacenamiento en la etiqueta.
  • Un supositorio blando puede ser difícil de insertar. Aprieta suavemente para ver si es lo suficientemente firme. Si no, endurezca el supositorio envuelto manteniéndolo bajo un flujo de agua fría. O bien, colóquelo en el refrigerador por unos minutos.
  • Recorte las uñas antes de insertar los supositorios. Esto evita cortes y rasguños. Alternativamente, use un guante de látex.
  • Algunas personas pueden notar que el supositorio se cae. Esto puede ocurrir porque no lo han empujado lo suficiente en el recto. Empuje el medicamento en aproximadamente 1 pulgada.
  • Aquellos que luchan por usar supositorios deben considerar pedir ayuda a un compañero o cuidador.
  • Al igual que con otros medicamentos, evite omitir dosis. Las dosis perdidas pueden reducir la efectividad del tratamiento.

Conclusión

Los supositorios son útiles para las personas que no pueden tomar medicamentos por vía oral.

Las personas que tienen dificultades para usar supositorios deben consultar a su médico. También deben hablar con su médico antes de usar supositorios si:

  • ha tenido cirugía rectal reciente, cirugía de próstata o tratamiento vaginal
  • tener un latido cardíaco irregular

Aunque pueden ser desagradables de usar, los supositorios rectales, vaginales y uretrales pueden ser una forma efectiva de administrar medicamentos.

Author: Rafaela García

Rafaela Garcia es una autora publicada, escritora y editora con sede en España. Con una verdadera pasión por la salud y la belleza, Rafaela Garcia ha escrito el contenido de numerosas publicaciones de la web y de impresión y sobre todo disfruta compartiendo su conocimiento con otros, debido a su formación como profesora. Ella cree firmemente que la belleza empieza desde adentro y cuanto más se cuide a sí mismo física y mentalmente, mejor te vas a ver.

Comments are closed.