Depresión: No está sólo en su mente, también en sus genes

La depresión es el diagnóstico psiquiátrico más común del mundo. Un creciente cuerpo de evidencia sugiere que la depresión es en gran medida una cuestión de genética, en lugar de sólo el resultado de las elecciones de vida, y que stimatizing la enfermedad está desinformado e inapropiado.

Depresión también en sus genes

Depresión: No está sólo en su mente, también en sus genes

La depresión es una condición extremadamente común. Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) publicaron un informe encontrar que casi 1 de cada 10 estadounidenses sufrieron depresión, y 1 de cada 30 sufrió la forma más severa de la enfermedad, la depresión mayor. Aproximadamente 1 de cada 8 mujeres estadounidenses y 1 de cada 12 hombres estadounidenses sufre al menos un episodio de depresión mayor durante la vida, y la gente de otros países son diagnosticadas con depresión más o menos al mismo ritmo, con excepciones para algunos países europeos como Suecia y Hungría, donde los índices de depresión son inusualmente alta.

Investigaciones recientes han descubierto una conexión genética a la depresión, explicando cómo algunas personas son más susceptibles a la depresión. Saber cómo se produce la enfermedad sugiere formas para prevenirla, evitando decenas de millones de personas este debilitantes, condición socialmente estigmatizado.

La depresión está en el ADN

Un grupo de investigadores médicos de la Universidad de Stanford ha tomado nota de la constatación de que las personas que sufren trastornos depresivos mayores normalmente también tienen cambios característicos en su ADN. En las personas que se ocupan de esta forma relativamente severo de depresión, los extremos de las hebras de ADN se han acortado “zonas de amortiguación”, conocidas como telómeros. Anteriormente entendidas como ADN basura, existen telómeros para asegurarse de la célula puede alinear las dos hebras de ADN para hacer una doble hélice que funciona con los nucleótidos A, G, C y T en la secuencia correcta.

Si las cadenas de ADN no se alinean, no son funcionales. A medida que los telómeros se hacen más cortos y más cortos, la célula es cada vez menos capaz de reproducirse a sí mismo sin dañar su ADN. Cuando los telómeros se hacen muy cortos, éstos celular no pueden reproducirse en absoluto. Si muere, hay un pequeño hueco dejado en el tejido y la inflamación necesario para deshacerse de las células muertas pueden dañar las células sanas alrededor. Las personas que tienen depresión mayor tienden a tener una gran cantidad de estas células con el ADN dañado.

El estrés conduce a la depresión, la depresión conduce al daño del ADN

¿Qué pasa con la depresión que causa daños en el ADN? El equipo de investigación de Stanford decidió averiguar mediante la contratación de 97 niñas sanas de 10 a 14 años de edad, la mitad de ellos que tenían madres que habían tenido episodios depresivos mayores, medio quienes no lo hicieron. Ninguna de las chicas había sido diagnosticado con depresión, y los científicos se espera que el ADN de las niñas, contendría, telómeros largos jóvenes sanos, indicando que no hay daños en el ADN todavía.

Sin embargo, cuando todas las chicas se les dio una tarea experimental de inducción de estrés, los científicos encontraron que los niveles de cortisol, una hormona del estrés, subieron en las niñas cuyas madres tenían antecedentes de depresión mayor. Los niveles de cortisol no subieron en las niñas cuyas madres no habían tenido episodios de depresión mayor. Ambos grupos de niñas tenían niveles normales de la hormona del estrés antes de hacer la tarea experimental, lo que sugiere que algunas de las chicas hicieron más hormonas de estrés que otros. A pesar de que estas niñas no mostraron signos de estrés o depresión, sus telómeros eran ya más cortos que los de las otras chicas.

Los científicos rastrearon las niñas a la edad de 18 años Por el momento las chicas llegaron a la edad adulta, alrededor del 60% de los que (1) tenían madres que habían tenido depresión y (2) tenido cortisol mayor producción desarrollado depresión y (3) los telómeros acortados en el ADN antes de la aparición de la depresión. El estrés fue cambiando de ADN de manera que predicen la depresión antes de que ocurra.

Las pruebas para la depresión, y hacer algo al respecto

Los investigadores de la Universidad de Stanford utilizaron saliva (pruebas de saliva) para medir los telómeros de ADN. Telómeros acortados predijeron reacciones más fuertes con el estrés y el desarrollo de la depresión como las chicas maduran. Estos hallazgos sugieren una prueba muy simple para el riesgo de depresión, sólo recoger una muestra de saliva (que ni siquiera es necesario extraer la sangre, y no es necesario tomar una serie de pruebas psicológicas) y dentro de un par de horas el médico sabrá si el paciente está en riesgo de depresión mayor.

Por supuesto, una forma aún más fácil saber que un paciente está en riesgo de depresión mayor es mirar a la historia familiar. En este estudio, las niñas cuyas madres habían tenido episodios depresivos mayores estaban en mayor riesgo de depresión. La depresión no es sólo transmitir de madre a hija. Las personas que tienen familiares directos (madre, padre, hermano, hermana) que tienen depresión mayor son aproximadamente 3 veces más propensos a desarrollar depresión mayor medida que las personas que no lo hacen. Cuando un gemelo tiene depresión mayor, alrededor del 40-50% de las veces que el otro gemelo finalmente desarrolla depresión mayor. Los factores ambientales determinan el momento y la gravedad de la enfermedad, pero la propensión a la enfermedad parece estar relacionada con los genes.

Si usted sabe que usted o un miembro de su familia está en alto riesgo de depresión, lo que se puede hacer? He aquí algunas posibilidades:

  • Ejercicio. El ejercicio aeróbico, el ejercicio aeróbico, especialmente de alta intensidad y el baile, a reducir la depresión. El entrenamiento de fuerza tiene otros beneficios, pero no se ha demostrado para reducir la gravedad de la depresión o para prevenir las recaídas después de un episodio depresivo mayor.
  • Coma sus verduras, pero evitar los dulces. La dieta tiene un efecto sobre la depresión en la mayoría de las personas. Comer menos verduras se asocia con un menor número de episodios de depresión, mientras que comer dulces azucarados se asocia a más, aunque hay alguna cuestión de si comer dulces causa la depresión o comer dulces es un intento de automedicarse contra la depresión.
  • Evite las bebidas de dieta, pero beber café. Un estudio de la depresión en los ancianos estadounidenses hallaron que beber refrescos endulzados con aspartamo como “los refrescos light” aumentaron la frecuencia de depresión, pero el  beber café lo redujeron. Adición de los edulcorantes artificiales, hasta en el café y el té se asocia con la depresión más frecuentes, pero no añadir azúcar o miel. Es de suponer que las cantidades de azúcar o miel añadido a las bebidas no es tan grande como para causar sus propios problemas. Pequeñas cantidades de azúcar, hasta unos 25 gramos (menos de una onza) al día en total, parece ayudar a algunas personas a superar la depresión.
  • “Meditación de atención plena” parece ayudar a la depresión y la ansiedad, aunque la mayoría de los estudios clínicos sobre el uso de la meditación se han realizado en los países occidentales. La mayoría de los psicoterapeutas occidentales tratan de formar a sus pacientes a estar “en el momento” y “abierto a las experiencias” para aliviar la depresión. Se anima a los pacientes a observar y describir sus sentimientos y experiencias, para actuar con conciencia, pero no para juzgar las emociones o reacciones internas como malo o bueno.

Los medicamentos recetados también puede ayudar a prevenir las recaídas de la depresión, pero no existe ningún medicamento solo parece funcionar para todo el mundo, y puede tomar varios meses para obtener la dosis correcta de los medicamentos adecuados a sentirse mejor. No utilice ambos mosto y antidepresivos de San Juan; el efecto acumulativo puede causar severa hiperactividad física y emocional.

Deja un comentario