Diabetes tipo 2 – Viven con el manejo de esta condición crónica muy común

Desafortunadamente no existe una cura para la diabetes tipo 2, pero se puede controlar mediante el equilibrio de la dieta con cualquier medicación prescrita y el aumento de la actividad física. Esto ayuda a llevar un estilo de vida saludable y reducir el riesgo de hacer frente a las complicaciones.

Diabetes tipo 2 - Viven con el manejo de esta condición crónica muy común

Diabetes tipo 2 – Viven con el manejo de esta condición crónica muy común

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica que se produce cuando las células del cuerpo se resisten a la acción de la insulina, que es una hormona que regula el movimiento de la glucosa de la sangre a las células (resistencia a la insulina), o cuando no hay suficiente insulina producida, para mantener una nivel de glucosa adecuado en el cuerpo.
Este tipo de diabetes sólo afecta a los adultos, ya que la resistencia a la insulina está vinculada con la obesidad, pero los niños también se ven afectados debido al aumento de la ingesta de calorías, que resulta en la obesidad en los niños. Esto se cree que ocurre debido a un aumento de la exposición a una dieta occidentalizada, así como alta en grasas de fácil acceso, los alimentos refinados en las zonas urbanas.

Aunque no existe una cura para la diabetes tipo 2, se puede controlar con el control de las calorías adecuadas y la actividad física, que ayudan a mantener un peso saludable. Puede necesitar medicamento para ser usados si estos aspectos no son lo suficientemente adecuados.

Los síntomas de la diabetes tipo 2

Los signos y síntomas de la diabetes tipo 2 pueden tomar un largo período de tiempo para desarrollarse y los pacientes pueden incluso no saber que tienen esta condición. Los pacientes tienen que tratar de ser conscientes de lo siguiente:

  • Aumento de la sed y la ingesta de agua – el aumento de los niveles de glucosa en la sangre hace que el líquido sea extraído de los tejidos del cuerpo. Esto resulta en la disminución de los niveles de líquido en estos tejidos que luego conduce al aumento de la sed.
  • Aumento de la micción – el líquido tirado en el torrente sanguíneo de los tejidos tiene que ser expulsado y por lo tanto el paciente necesita orinar con más frecuencia.
  • Aumento del hambre – esto se desencadena cuando los tejidos y órganos del cuerpo se convierten en privados de energía, debido a que la glucosa no se está moviendo en las células.
  • Pérdida de peso inicial – ya que el cuerpo tiene dificultad para metabolizar la glucosa, utiliza otras fuentes de combustible como el músculo. Aquí, las calorías se pierden, por el exceso de cantidad de glucosa en la sangre, que se pierde a través de la orina.
  • Fatiga.
  • Retardar la cicatrización de heridas.
  • Visión borrosa.
  • Zonas oscuras de la piel, especialmente en las áreas del cuello y las axilas. Esto se llama acantosis nigricans.

Los factores de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2

La razón por la cual las personas desarrollan diabetes tipo 2, no está completamente entendida a pesar de todas las investigaciones que se han llevado a cabo sobre esta enfermedad. Hay cierto factor a través del cual se han observado que aumentan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Estos incluyen los siguientes:

  • El exceso de peso – A mayor cantidad de tejido graso que se tiene, mayor será la probabilidad de estas células para que se vuelvan resistentes a los efectos de la insulina.
  • Distribución de la grasa – Si más grasa se almacena en el abdomen, a continuación, la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 aumenta.
  • La inactividad física – Una menor actividad puede conducir al exceso de peso y luego las cuestiones antes mencionadas entrarán en efecto.
  • Tener antecedentes familiares de diabetes tipo 2.
  • Raza – Negros, asiáticos y hispanos son más propensos a desarrollar diabetes tipo 2 que los blancos. La razón de esto es desconocida.
  • Edad – Las posibilidades de contraer esta enfermedad aumenta con la edad, especialmente después de los 45 años.
  • La diabetes gestacional  Las mujeres embarazadas que tuvieron diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 después del embarazo.
  • Síndrome de ovario poliquístico – SOP aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Gestión de la diabetes tipo 2

El tratamiento de la diabetes tipo 2 incluye los siguientes aspectos:

  • Alimentación saludable.
  • La actividad física regular y el ejercicio.
  • El control regular de los niveles de glucosa.
  • Si es necesario, la medicación o insulina.

Alimentación saludable

Los servicios de un dietista deben ser utilizados con el fin de tener un plan de alimentación único, establecido para el paciente con factores como el estilo de vida, preferencias alimentarias, y los objetivos de salud deben ser incorporados. Los consejos también se puede dar en la forma en que el paciente puede contar su ingesta de hidratos de carbono, así como determinar la cantidad de carbohidratos necesarios. Esto es importante, ya que ayuda a controlar y mantener los niveles de glucosa.

El dietista fijará al paciente con un plan de alimentación, que incluye alimentos con bajo índice glucémico (BIG) que tienden a ser alimentos ricos en fibra. Estos alimentos elevarán los niveles de glucosa en el torrente sanguíneo lentamente, lo que permite estabilizar los niveles de glucosa. Estos alimentos incluyen las frutas, verduras y productos de grano entero. Los pacientes también tendrían que reducir su consumo de productos de origen animal, carbohidratos refinados y alimentos con alto contenido de azúcar.

La actividad física regular y el ejercicio

El ejercicio aeróbico regular ha demostrado beneficiar a los pacientes con diagnóstico de diabetes tipo 2, y se sugiere que los pacientes elijen actividades que se podrían encontrar agradables como caminar, senderismo, esquí, natación, etc.

La realización de ejercicio físico durante 30 minutos al día, de 3 a 5 veces a la semana ha demostrado que aumenta el metabolismo del cuerpo, lo que ayuda a mantener el peso corporal y, por tanto, un mejor control de los niveles de glucosa. Los pacientes deben ser advertidos de comenzar lento y luego aumentar su esfuerzo físico, de acuerdo a lo que sienten que pueden manejar.

Una vez que se sientan cómodos con los ejercicios aeróbicos, pueden entonces incluir el entrenamiento de resistencia, como el levantamiento de pesas. La combinación de los dos tipos de ejercicios se ha demostrado ser más eficaz para ayudar a controlar los niveles de glucosa que solo cualquiera de ellos.

El control regular de los niveles de glucosa

El médico del paciente debe aconsejar al paciente con respecto a la frecuencia con la que necesitaría controlar sus niveles de glucosa. Esto dependerá del protocolo de tratamiento, por lo que es posible que necesite verificar los niveles de glucosa 1 o 2 veces al día, o si está utilizando la insulina entonces hasta 4 o 5 veces al día.

Es importante que el paciente tenga información sobre cómo los niveles de glucosa pueden cambiar, en respuesta a la ingesta de alimentos, ejercicio, como un efecto de la medicación, debido a las enfermedades y el consumo de alcohol.

Medicamento para la diabetes y la insulina

Cuando la dieta y el ejercicio no son suficientes para controlar los niveles de glucosa adecuadamente, entonces la medicación oral e incluso la insulina pueden ser necesarios para estos pacientes.

Ejemplos de tipo 2, medicamentos antidiabéticos incluyen los siguientes:

  • La metformina – este medicamento es la primera línea de tratamiento utilizado y ayuda a desensibilizar a las células de grasa a la insulina, para que la glucosa pueda entrar en las células. También disminuye la producción de glucosa en el hígado.
  • Las sulfonilureas – que causa el páncreas para secretar más insulina. Los inhibidores de la DPP-4 – ayudan a reducir los niveles de glucosa y tienen un efecto modesto.
  • Agonistas del receptor de GLP-1 – estos medicamentos ralentizan la digestión lo que disminuye el apetito por alimentos ricos en carbohidratos refinados.
  • Inhibidores de SGLT2 – estos son los medicamentos más nuevos disponibles y su función es reducir la reabsorción de la glucosa por los riñones.

Puede necesitar ser iniciada una terapia con insulina, ya sea en combinación con los medicamentos orales o solo, en los pacientes cuyos niveles de glucosa no se controlan bien con la medicación oral solo. El médico del paciente tendrá que discutir el uso de la insulina con el paciente, debido a que el tipo de insulina utilizada dependerá de la forma de vida del paciente, necesidades y situación financiera.

Deja un comentario