Es un tema difícil de controlar, la necesidad de comprar alimentos en la calle como restaurantes o comidas rápidas impiden un correcto control de los alimentos que ingerimos y por este motivo se sale de las manos muchas veces nuestra sana alimentación.