Dieta saludable para el embarazo

Su dieta es siempre un factor importante de un estilo de vida saludable, pero durante su embarazo, se vuelve aún más importante, ya que usted está tomando el cuidado de ambos, usted y su bebé, por lo que no hay que olvidar que usted está comiendo por dos ahora.

Dieta saludable para el embarazo

Dieta saludable para el embarazo

Cada mujer debe saber que ella es la única fuente de nutrición para su bebé. Sus hábitos alimenticios afectan a la salud de su bebé y su bienestar.

Con el fin de hacer frente a las crecientes demandas, el cuerpo necesita una cantidad suficiente de nutrición. Los malos hábitos alimenticios pueden afectar negativamente a su embarazo y dar lugar a enfermedades como la anemia, preeclampsia, cambios de humor, fatiga o calambres en las piernas.

Una deficiencia de ciertos minerales, como el zinc, es responsable de iniciar el parto prematuro en algunos casos.

¿Cómo funciona la dieta de la madre durante el embarazo y en que afecta al bebé?

Mientras que no hay antecedentes familiares de enfermedades médicas, comer el tipo correcto de alimentos le asegurará un bebé sano y unl embarazo saludable. Se realizó un estudio sobre cómo la salud de un bebé al nacer está directamente relacionada con la dieta de la madre durante el embarazo. 95% de las mujeres que se encuentran en una excelente dieta, tienen bebés sanos. Considerando que, sólo el 8% de las mujeres que prosperan en la comida basura tienen bebés sanos, y el 65% tienen bebes prematuros, desnutridos, o funcionalmente bebés inmaduros.

Así que lo que una mujer embarazada come o no come, afecta a su hijo. La falta de ácido fólico en el primer trimestre del embarazo aumenta el riesgo de defectos del tubo de la columna vertebral y deformidades en el labio y el paladar. La falta de proteínas y calorías en el último trimestre podría afectar el desarrollo del cerebro del bebé. Si desea que su bebé crezca sano, necesita una dieta bien balanceada, incluyendo vitaminas, minerales, proteínas y calorías sustanciales para su desarrollo integral.

¿Cuántas calorías necesita una mujer embarazada?

En los primeros meses de embarazo, una mujer embarazada no tiene que cambiar su dieta. Sin embargo, a medida que avanza el embarazo, ella puede ser que tenga que aumentar la ingesta calórica en 500 calorías adicionales al día. Esto sucede normalmente en el segundo y tercer trimestres, pero si usted come más de esta cantidad, se aumentará de peso innecesariamente.

Usted debe evitar los alimentos chatarra como hamburguesas, patatas fritas, galletas, ya que éstos constituyen calorías vacías. Lo que necesita es una cantidad suficiente de proteínas, hidratos de carbono, minerales y vitaminas. Sin embargo, su embarazo no le da derecho a comer por dos. De hecho, si usted come para dos, va a subir mucho de peso. En este caso, no sólo estará invitando a complicaciones innecesarias, también puede ser que tenga dificultad en el derramamiento de su exceso de peso después del embarazo. Un estudio reciente ha demostrado que, además de una dieta normal de 1.500-2.000 calorías, una mujer embarazada debe tomar sólo 300 calorías adicionales por día. Es decir tantas calorías como una botella adicional o lata de coca cola. Tenga en cuenta que usted está tratando de alimentar sólo un pequeño feto cuya totalidad de la ganancia de peso en 9 meses es de 6-8libras/2,5-3,5kilos.

¿Son necesarios los suplementos vitamínicos?

Debido a la enfermedad de la mañana y la aversión a la comida, no es posible mantener una dieta nutritiva por completo. Aunque las vitaminas no pueden tomar el lugar de una buena dieta prenatal, son más seguros para ti y tu bebé. Las investigaciones han demostrado que las mujeres que toman vitaminas antes del embarazo y durante el primer mes reducen en gran medida el riesgo de defectos del tubo neural en sus bebés.

¿Qué suplementos dietéticos necesita una mujer durante el embarazo?

Los estudios han demostrado que la falta de ácido fólico en el primer trimestre puede aumentar el riesgo de algunos defectos en el bebé. Vitaminas, hierro y calcio son esenciales en la dieta de una mujer embarazada. De hecho, la mayoría de los médicos también recomiendan suplementos diarios de ácido fólico y vitamina B12, comenzando desde el primer mes de embarazo. Hierro y calcio deben incluirse en la dieta después del primer trimestre, los suplementos multivitamínicos especialmente fortificados con hierro formulados para el embarazo y la lactancia. Aunque la mayoría de los suplementos son mayores de los medicamentos de venta libre, usted debe asegurarse de discutirlo con su médico primero.

Si una mujer está embarazada, una dieta saludable la que incluye proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua abundante. Los médicos han publicado una serie de directrices dietéticas que pueden ayudar a determinar cuántas porciones de cada tipo de alimentos para comer todos los días. Comer una variedad de alimentos en las proporciones indicadas es un buen paso para usted y su bebé para mantenerse saludable.

Éstos son algunos de los nutrientes más comunes y los tipos de alimentos que los contienen:

  • Proteínas: para el crecimiento celular y la producción de sangre, carne magra, pescado, pollo, claras de huevo, frijoles, mantequilla de maní, y el tofu.
  • Hidratos de carbono: la producción de energía diaria; panes, cereales, arroz, patatas, pasta, frutas y verduras.
  • Calcio: huesos y dientes fuertes, contracción muscular, la función nerviosa; leche, queso, yogur, sardinas o el salmón y espinacas.
  • Hierro: producción de glóbulos rojos, para prevenir la anemia; carne magra, espinacas, panes enriquecidos con hierro rojo y cereales.
  • Vitamina A: piel sana, buena vista, los huesos en crecimiento; zanahorias, verduras de hojas verdes y las patatas dulces.
  • Vitamina C: encías, dientes y huesos, así como ayuda con la absorción de hierro; cítricos, brócoli y tomate.
  • Vitamina B6: formación de glóbulos rojos; el uso eficaz de proteínas, grasas e hidratos de carbono; cerdo, jamón, cereales de grano entero, y los plátanos.
  • Vitamina B12: formación de las células rojas de la sangre, y el mantenimiento de la salud del sistema nervioso; carne, pescado, aves de corral, y la leche.
  • Vitamina D: salud de los huesos y los dientes y ayuda a la absorción del calcio; leche fortificada, productos lácteos, cereales y panes.
  • El ácido fólico: la sangre y la producción de proteínas y la función de la enzima efectiva; verduras de hoja verde, frutas de color amarillo oscuro y verduras, frijoles, guisantes y frutos secos.
  • Grasas: las reservas de energía del cuerpo; carne, productos de leche entera lácteos, nueces, mantequilla de maní, margarina, o aceites vegetales.

El calcio es otro nutriente importante para las mujeres embarazadas, debido a las demandas de calcio de su bebé en crecimiento son altas. El aumento de su consumo de calcio para prevenir la pérdida de calcio de los huesos propios es muy recomendable. Las mejores fuentes alimenticias de calcio son la leche y otros productos lácteos, pero si no le gustan estos, le puedes preguntar a su médico acerca de otros suplementos de calcio. También hay otros alimentos ricos en calcio, que incluyen las sardinas o salmón con espinas, el tofu, el brócoli, las espinacas y los jugos fortificados con calcio y alimentos. La evidencia de niveles bajos de calcio son los calambres musculares especialmente en las extremidades inferiores, más comúnmente experimentado en el tercer trimestre. Durante este tiempo los huesos del bebé se están convirtiendo rápidamente más densa, por lo que los síntomas más comúnmente ocurren en este momento.

¿Qué pasa con los vegetarianos?

Es cierto que los médicos por lo general no se recomienda comenzar una dieta vegetariana estricta durante el embarazo. Sin embargo, si ya está siguiendo una dieta vegetariana, puede continuar con ella durante su embarazo, pero hay que tener mucho cuidado. Usted tiene que asegurarse de que su médico sepa acerca de su dieta, ya que es difícil de obtener la nutrición que necesita si no comes pescado y pollo, o leche, queso o huevos. Es probable que necesite suplemento proteico y también puede necesitar tomar suplementos de vitamina B12 y D. Para asegurarse de que usted y su bebé reciba una nutrición adecuada, consulte a un dietista registrado para obtener ayuda con la planificación de las comidas y evitar consecuencias no deseadas.

¿Qué alimentos hay que evitar durante el embarazo?

En general, usted debe evitar el alcohol, ya que hay un nivel de consumo de alcohol se considera seguro durante el embarazo. También debe consultar con su médico antes de tomar cualquier tipo de vitaminas o productos a base de hierbas, ya que algunos de estos pueden ser perjudiciales para el feto en desarrollo. Muchos médicos creen que una o dos tazas de 6 a 8 onzas por día de café, té o refresco con cafeína no dañarán a su bebé, pero todavía puede ser aconsejable evitar que durante su embarazo. El alto consumo de cafeína se ha relacionado con un mayor riesgo de aborto involuntario, por lo que podría considerar el cambio a productos descafeinados.

Durante el embarazo, es particularmente importante evitar enfermedades transmitidas por los alimentos, como la listeriosis y la toxoplasmosis. Esas enfermedades pueden ser potencialmente mortal para el feto y pueden causar defectos de nacimiento o aborto involuntario.

Alimentos que deben mantenerse al margen también incluyen, quesos no pasteurizados blandos como el feta, cabra, Brie, Camembert y el queso azul, así como la leche no pasteurizada, zumos, sidra de manzana, huevos crudos (incluyendo mousse y el tiramisú). Este grupo de alimentos también incluye la carne cruda o poco cocida, pescado o mariscos y carnes procesadas como las salchichas y carnes frías.

Si usted ha comido esos alimentos en algún momento durante su embarazo, trate de no preocuparse demasiado por ahora; simplemente evitarlo en el futuro. También tendrá que evitar comer tiburón, pez espada, caballa o blanquillo, así como limitar la cantidad de otros tipos de pescado que come normalmente. Aunque el pescado y los mariscos pueden ser una parte muy saludable de su dieta en el embarazo, estos tipos de pescado pueden contener altos niveles de mercurio, que pueden causar daños en el cerebro en desarrollo de un feto.

Evitar algunos problemas comunes durante el embarazo

Dado que el hierro en las vitaminas prenatales y otros factores pueden causar estreñimiento durante el embarazo, es definitivamente una buena idea comer más fibra que antes, lo ideal es alrededor de 20-30 gramos al día. Las mejores fuentes de fibra son las frutas y hortalizas frescas, así como los panes integrales, cereales, o magdalenas. Si el estreñimiento es un problema para usted, pregunte a su médico que le recete un ablandador fecal. Asegúrese de beber mucho líquido, especialmente agua, al aumentar el consumo de fibra. Si olvidó, puede empeorar su estreñimiento. Una de las mejores maneras de evitar el estreñimiento es hacer más ejercicio y beber mucha agua entre las comidas.

Algunas mujeres embarazadas encuentran que el brócoli, espinacas, coliflor y alimentos fritos les dan ardor de estómago o de gas, así que, sería bueno para evitar estos.

Si usted tiene con frecuencia náuseas, comer pequeñas cantidades de comida blanda, como tostadas o galletas. El objetivo principal es el uso de diferentes grupos de alimentos en aproximadamente las proporciones recomendadas. Si las náuseas o falta de apetito te hace comer menos, a veces, no se preocupe. Esto es poco probable que cause daño al feto debido a que su bebé reciba la primera oportunidad de los nutrientes que se consumen. En general se recomienda que una mujer de peso normal gana aproximadamente 25 a 35 libras / 10 a 15 kilos durante el embarazo. Aunque la mayoría de las mujeres aumentan de 4-6 libras / 1,5 a 2,5 kilos durante el primer trimestre y 1 libra / 0,5 kilos por semana durante los 2º y 3º trimestres, por lo que no se fije en la escala. En su lugar, se centran en comer una buena variedad y el equilibrio de alimentos nutritivos para mantenerse tanto usted como su bebé sanos, que es lo único importante.

Deja un comentario