Disfunción de la ATM: dejar de rechinar los dientes

Una enfermedad con más de un nombre, de la ATM es sinónimo de la disfunción de la articulación temporomandibular, y también se llama TMD, trastornos temporomandibulares. La enfermedad afecta a la bisagra que conecta los huesos del cráneo en el área temporal de la mandíbula. Sea cual sea el nombre que se utilice, todo se relaciona con un problema serio dolorosa que puede alterar la vida y debilitante.

Disfunción de la ATM: dejar de rechinar los dientes

Disfunción de la ATM: dejar de rechinar los dientes

Las causas

No hay una causa definitiva para la disfunción de la ATM, pero los dentistas y especialistas orofaciales se ponen de acuerdo sobre una serie de posibles culpables. En lugar de ser un trastorno de la articulación, que puede atribuirse a problemas con los músculos que rodean esa zona, por lo que cada vez que abre o cierra la boca, los músculos se agravan.

Una causa comúnmente aceptada es una lesión en la mandíbula. Esto podría ser debido a una fractura debido a un golpe directo o una lesión como latigazo cervical. Durante el latigazo cervical, los músculos del cuello y la cabeza se arrancaron bastante violenta, lo que puede dañar los músculos alrededor de la mandíbula. Una fractura es más probable que cause un trastorno de la médula o de la propia articulación.

Otra posible causa es la molienda de los dientes. La mayoría de las personas rechinan los dientes hasta cierto punto, sobre todo cuando están durmiendo. Pero otras personas que sufren de mucho estrés o la ansiedad son propensos a rechinar los dientes regularmente, durante todo el día y la noche. El movimiento constante de los dientes unos contra otros puede causar que haya una gran cantidad de presión sobre la articulación temporomandibular. El apriete de la mandíbula o los músculos faciales también se observa en personas bajo estrés.

Por último, es posible desarrollar artritis en la articulación. Normalmente no habría artritis en otras partes del cuerpo antes de que se ve afectada la mandíbula, pero es posible. Éste es quizás uno de los más difíciles de tratar las causas, debido a la naturaleza de la artritis y cómo afecta a los huesos y las articulaciones.

¿Qué tipo de síntomas es probable?

Disfunción de la ATM puede ocurrir en uno o ambos lados de la cara. Para algunas personas, es un problema temporal, y con el tratamiento adecuado se puede resolver. Para otros, sin embargo, puede convertirse en una enfermedad a largo plazo, que es a menudo difícil de manejar. Se ve con más frecuencia en mujeres que en hombres, y generalmente ocurre entre las edades de 20 y 40 años.

Los síntomas incluyen:

  • Dolor en el área de la articulación
  • Dolor en la cara
  • Dolor en los hombros y el cuello
  • Dolor alrededor de la oreja cuando habla, masticar o abrir la boca ampliamente
  • Dificultad para abrir la boca ampliamente
  • Bloqueo de la articulación
  • Rejas y hacer clic y sonidos que hacen estallar cuando se abre la boca y la cierro
  • El cansancio de los músculos de la cara
  • Dificultad para masticar
  • Hinchazón
  • Los dolores de cabeza
  • Problemas de la audición
  • Mareos

Primeros disfunción de la ATM diagnosticada y tratada

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Disfunción de la ATM normalmente se diagnostica por un dentista, el primero que descarta otras causas del dolor, tales como problemas de sinusitis, enfermedades de las encías o caries. Una vez que éstos se han descartado y el dentista tiene su historial médico, que luego llevará a cabo un examen físico de su mandíbula.

El dentista manipulará la mandíbula, abriendo y cerrando la boca y la sensación de la articulación para ver si él o ella puede sentir cualquier anomalía con el movimiento. Un oído atento buscará notar clic, el rallado sonidos o chasquidos durante el movimiento de la mandíbula. También se examinarán los músculos de la cara y la forma de los dientes encajan entre sí.

Una radiografía facial normalmente se lleva a cabo para asegurarse de que no hay otras causas. A veces, otros exámenes radiográficos pueden ser necesarios, tales como CT o MRI, pero ésto no siempre es necesario. Si el dentista sospecha que la causa es la disfunción de la ATM, por lo general se hace una remisión a un cirujano oral o maxilofacial para su posterior examen y tratamientos.

Opciones de tratamiento

Hay una serie de opciones de tratamiento que pueden estar disponibles, pero depende de las circunstancias y la gravedad de su disfunción de la ATM. El primer plan de ataque es por AINE – fármacos anti-inflamatorios no esteroideos. Éstos pueden ayudar con el dolor. A veces, un relajante muscular también puede ser prescrito para relajar los músculos de la mandíbula, especialmente si usted es un diente-amolador. Otros medicamentos pueden incluir antidepresivos y medicamentos anti-ansiolíticos, para ayudarle a manejar el estrés que causa el endurecimiento de los músculos y la molienda de los dientes.

Algunas personas encuentran alivio con una guardia de noche que se usa por la noche mientras duerme. Éstos se hacen a mano en plástico, y que se ajustan sobre ambos los dientes superiores e inferiores, manteniéndolos separados unos de otros por lo que no puede moler o apretar los dientes. Otra alternativa es una férula dental, pero ésto debe ser usado todo el tiempo. En algunos casos de disfunción de la ATM, la causa reside en el estado de sus dientes. Si faltan o tiene dientes rotos, éstos pueden ser reparados para arreglar su mordedura, aliviando la presión sobre su mandíbula.

Si estos tratamientos no tienen éxito, el siguiente paso es mirar más tratamientos en profundidad. Uno de ellos es el llamado TENS, o la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea. Durante este tratamiento, las corrientes de bajo nivel de la electricidad se utilizan para relajar los músculos de la articulación y faciales alrededor de la mandíbula. La terapia de ondas de radio es similar, excepto que utiliza ondas de radio para aumentar el flujo sanguíneo a la articulación y aliviar el dolor.

El uso de ultrasonido es a veces éxito cuando se aplica a la articulación. El ultrasonido genera un calor que ayuda a relajar los músculos que rodean la articulación. Ésto sólo puede proporcionar una solución a corto plazo para el problema sin embargo. Otra opción es tener analgésicos o anestésicos dirigidas directamente en los músculos faciales que son sensibles.

Las opciones quirúrgicas

La cirugía se considera por lo general sólo cuando todo lo demás ha fallado. Hay tres principales procedimientos quirúrgicos, incluyendo la artrocentesis donde las agujas se colocan en la articulación de lo eliminen. La artroscopia involucrado insertando una herramienta a través de una pequeña incisión en la parte delantera de la oreja que se utiliza para eliminar los residuos en el conjunto y lo eliminen . Por último, existe un procedimiento de junta abierta, que es el más invasivo de los tres y tarda más tiempo en recuperarse. La unión se abrió y se elimina cualquier hueso o tejido enfermo.

Conclusión

Si usted tiene cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente, asegúrese de hablar con su dentista sobre ello. Cuanto antes se pueda iniciar las formas más leves de tratamiento, menos probable es que se requieren las más graves las opciones de tratamiento en el futuro.

Deja un comentario