Dolor crónico muscular: Síndrome Fibromialgia

El dolor en los músculos, tendones, y articulaciones, puede tener varias causas, por lo que debe ponerse en contacto con su médico para un examen completo. En algunos casos, la causa del dolor muscular crónico y la rigidez no se pueden encontrar. Estas personas tienen más probabilidades de tener una condición llamada fibromialgia o fibrositis. La enfermedad es más común en mujeres que en hombres. El inicio es habitual durante la tercera, cuarta y quinta década de la vida.

Dolor crónico muscular: Síndrome Fibromialgia

Dolor crónico muscular: Síndrome Fibromialgia

Fisiopatología

La fisiopatología de la fibromialgia es desconocida, pero hay una teoría de que la enfermedad se debe a la hipersensibilidad a diferentes estímulos. Esto significa que estos pacientes tienen una sensación más pronunciada del dolor, debido a algún tipo de trastorno sensorial. Los estudios han encontrado niveles perturbados de diferentes neurotransmisores en el tejido cerebral de pacientes con fibromialgia, por lo que el desequilibrio hormonal también puede ser la principal causa de este trastorno.

Signos y síntomas

Los síntomas de la fibromialgia incluyen dolor crónico (más de 3 meses) en los músculos múltiples, incluyendo la columna vertebral, rigidez muscular, fatiga crónica y agotamiento. Estos pacientes también pueden experimentar episodios de depresión y ansiedad, así como problemas cognitivos y de concentración. Aunque la causa de la fibromialgia es desconocida, a menudo se produce junto con otras enfermedades, tales como la artritis reumatoide, hipotiroidismo, lupus eritematoso sistémico, y enfermedades cardiovasculares. Con el fin de excluir la posibilidad de trastornos asociados y para confirmar el diagnóstico, una serie de pruebas de laboratorio y psicométricas, son necesarias.

Tratamiento

No existe una cura eficaz para la fibromialgia. Sin embargo, hay maneras de aliviar los síntomas y remover los factores desencadenantes. Uno de los factores más importantes es la nutrición apropiada y el mantenimiento de un peso óptimo. Evitar situaciones de estrés tanto como sea posible, ya que empeoran los síntomas de la fibromialgia. Dormir lo suficiente también es crucial para mantener la enfermedad bajo control. Durante los episodios de depresión y ansiedad, la terapia cognitiva conductual puede ayudar. Entre los medicamentos que se pueden utilizar, están los analgésicos, ansiolíticos, relajantes musculares, y los antidepresivos. Además de un plan de dieta, también se recomiendan algunos suplementos, tales como vitaminas, magnesio, aminoácidos y antioxidantes.

Al ser una enfermedad no progresiva, no amenaza la vida, la fibromialgia puede mantenerse bajo control con las medidas adecuadas, por lo que no hay razón para que las personas con este trastorno no puedan vivir una vida perfectamente normal.

Se ha encontrado que, a pesar de que la fibromialgia no es progresiva, algunos pacientes sin tratamiento adecuado tenían una sensación subjetiva de empeoramiento de los síntomas. Este fenómeno es causado por el agotamiento del cuerpo y el mal estado de salud general y no por la progresión de la enfermedad. En algunas personas, la fibromialgia puede conducir a una discapacidad física y mental, al agotar los mecanismos del paciente para hacer frente a la persistencia de la enfermedad.

Deja un comentario