Dolor en la parte trasera: La verdad de este dolor

La ciática es una condición que a menudo conduce a dolor severo en la espalda baja y la parte trasera. Este dolor puede impedirle completar las tareas más sencillas. Algunos ejercicios simples pueden ayudar a reducir el dolor y ayudarle a volver a sus pies.

Dolor en la parte trasera: La verdad de este dolor

Dolor en la parte trasera: La verdad de este dolor

¿Se ha preguntado donde surguió el dolor en la parte trasera? ¿Alguna vez sospecha que sea verdadero dolor en el trasero? Esto puede sonar como que no tiene demasiado sentido. La parte trasera humana contiene tres músculos del mismo nombre: glúteo mayor, glúteo medio y glúteo menor y otro músculo famoso, por ser un elemento perturbador, el piriforme. A veces, estos músculos pueden comprimir un nervio llamado nervio ciático que se extiende desde la región lumbar, a través de los glúteos hasta las piernas.

Esto puede conducir a una sensación de ardor, punzante o dolor, que se irradia en la parte trasera y que puede ser un verdadero dolor en la parte posterior. Este dolor puede parecer como un obstáculo invencible. Imagínese que este dolor viene todo el tiempo, que tiene por objeto iniciar el levantamiento de pesas o entrenamiento para un próximo evento, como una maratón o un obstáculo. Usted puede estar buscando una manera eficaz de tratar el dolor, sin tener que gastar demasiado tiempo a centrarse en él y descuidar sus otras metas. ¿Cómo podemos hacer frente a este? No se preocupe sólo estamos entrando en calor.

Siempre realizar calentamiento

El calentamiento del cuerpo antes de realizaar ejercicios vigorosos no es sólo una recomendación, es un requisito. Sin lugar a un calentamiento adecuado es susceptible a los esguinces y las cepas que pueden resultar molestas, dolorosas y hacer que su camino hacia sus objetivos parezcan menos alcanzables. Si ha aumentado el dolor debido a la ciática, no se recomienda participar en los ejercicios de levantamiento pesado, como en cuclillas, limpiar u otros movimientos que lo ponen en situación de vulnerabilidad, que sostienen el peso pesado. En su lugar, comience su rutina de entrenamiento golpeando la parte superior del cuerpo, para darle a su parte inferior del cuerpo más tiempo para descansar, si su prescripción de ejercicio exige rupturas entre el cuerpo superior e inferior. Sin embargo, vamos a trazar un calentamiento para ayudar a combatir la ciática.

En primer lugar, en el gimnasio o en casa, encontrar una superficie plana que pueda recostarse sobre ella (suelo, estera de yoga, etc.) que mire hacia el techo. Tome la pierna afectada (lado que implica dolor) y tire de ella hasta el pecho, doblando la rodilla. Con las dos manos, levante la pierna apretada contra el pecho, hasta que sienta una sensación de estiramiento en los glúteos. Si el dolor es demasiado insoportable, la facilidad y trabajar suavemente en un tramo más completo. Está bien mantener este estiramiento durante quince segundos y liberación, y repetir dos o tres veces.

A continuación, deberá llevar la pierna hacia arriba en la misma posición, y con el brazo opuesto empujarlo a través de su cuerpo y tratar de hacer contacto con la superficie del suelo sin levantar los hombros de la superficie. Este estiramiento se podría proporcionar un alivio inmediato también. Al igual que con el tramo inicial, mantenga esta posición durante quince segundos, más o menos, de dos a tres veces. Es importante recordar con estos tramos, completar cada estiramiento bilateral, es decir, a ambos lados. Si un músculo glúteo es susceptible de conducir a la ciática, lo contrario seguramente es, mantener estructuras bilaterales en el mismo orden del día, puede ayudar a prevenir las cepas de cara al futuro.

Trate su cuerpo con amor y no tendrás más dolor

La siguiente serie de estiramientos es una variante de la anterior, pero todavía hacen un gran trabajo. Una vez más, se encuentran en la misma superficie, tirando de su lado afectado. En el lado no afectado, doble por la rodilla, con lo que poco a poco levante el pie del lado afectado hacia arriba y hacia su torso. Un tramo se debe sentir en esta posición y asegúrese de sostener todo el tiempo los tramos anteriores.

También será importante incorporar algún tendón de la corva, los ejercicios tales como el tacto del dedo del pie de la pierna simple o doble toque del dedo del pie de la pierna, para alargar los tendones de la corva y no reclutar a los músculos de los glúteos o piriforme a ser sobrecargados de trabajo. Cuando los estiramientos convencionales llegan a su fin o han completado un entrenamiento y tienen que estirarse de nuevo, completar estos tramos de nuevo será beneficioso, pero la creatividad podría ser la salvación.

Mira en tu vieja bolsa de deporte o área de almacenamiento designada a los objetos deportivos, seguro que tiene una vieja pelota de tenis. Saturarla con agua y permita que se congele en el congelador. Una vez que se congela, valla a un área designada, donde los pisos mojados pueden ser fácilmente limpiados y coloque la pelota en el suelo. Poco a poco debe colocarse encima de la pelota de tenis y comienza a mover suavemente hacia atrás y hacia adelante sobre las áreas de mayor dolor. Esto permitirá que el tejido afectado se libere y ayude a aliviar el dolor. No va a tomar mucho tiempo para que la pelota de tenis se caliente, debido al contacto con la piel caliente, por lo que tener una segunda pelota de tenis congelada no estaría de más.

Si la congelación de la pelota de tenis es demasiado sensible para el contacto, el uso de la pelota de tenis sin congelación aún puede ayudar a aliviar el dolor en las zonas más molestas. Y si hay más dolor con la pelota de tenis o tiene problemas para maniobrar con ella, un rodillo de espuma (utilizado para el propósito exacto de elongación de tejidos) es altamente eficaz, aunque yo creo que tendría un tiempo difícil ajustándolo en su congelador.

Considere lo siguiente

El tiempo es también un factor importante en el alivio del dolor, debido a la ciática potencial. Cuanto más tiempo dedique a rehabilitar la lesión, mejor. El tiempo no es siempre nuestro amigo cuando se trata de lograr nuestros objetivos, por lo que, por supuesto, lo más que puede hacer con su tiempo, también puede ser beneficioso. La realización de estos pasos puede ayudar a conseguir el camino correcto hacia la recuperación de la ciática. Si el dolor persiste por más de unos pocos días o parece empeorar, consulte a su profesional de la salud preferido, como un entrenador de atletismo, fisioterapeuta o un ortopedista. Sus servicios prestados, tales como modalidades terapéuticas pueden ser justo lo que necesita, en unión con el estiramiento para que todo vuelva a la normalidad. Al igual que con todas las lesiones persistentes, asegúrese de mantener una actitud positiva.

Deja un comentario