Dolores del crecimiento ¿Hecho o ficción?

Saber la diferencia entre los dolores del crecimiento u otra condición médica puede ser un poco difícil, y a veces es necesario consultar a un médico para averiguar cuál es la causa del dolor de su hijo.

Dolores del crecimiento ¿Hecho o ficción?

Dolores del crecimiento ¿Hecho o ficción?

Muchos niños se quejan de tener dolor en sus piernas, a menudo debido al esfuerzo físico. Pero a veces no hay una causa lógica para el dolor, como la actividad o lesión accidental, y muchos médicos les llaman dolores de crecimiento. Pero, ¿son una condición real o es sólo un nombre dado al dolor inexplicable?

¿Cuál es la definición de los dolores del crecimiento?

El dolor puede ocurrir en la parte delantera de los muslos, la parte posterior de las rodillas o en los músculos de la pantorrilla, y a diferencia de una lesión, el dolor puede aparecer y desaparecer en lugar de ser constante. Incluso puede despertar a un niño durante la noche, al ser un dolor tan intenso. Hay muchas teorías sobre las causas de este dolor, como un problema psicológico o un bajo umbral de dolor, pero no ha habido ninguna prueba definitiva de que el crecimiento en realidad puede causar dolor.

Algunos médicos prefieren llamar a esta condición un dolor recurrente de extremidad de la noche, en lugar de dolores de crecimiento. Todavía es una condición no específico de ninguna causa conocida, y que puede ser muy doloroso para el niño y el padre. Por lo general, sólo se produce por la noche, o en la noche, y afecta a ambas piernas, por lo que si su hijo se queja de dolor en las piernas durante el día, es probable que se deba a otra causa.

Los síntomas de dolores de crecimiento

Los dolores de crecimiento no afectan a caminar o estar de pie, por lo que no debe haber cojera o dificultad para moverse. El dolor debe desaparecer por la mañana, y su hijo debe ser capaz de continuar con sus actividades diarias habituales sin ningún problema.

  • Dolor en ambas piernas al mismo tiempo,
  • Dolor en los muslos, detrás de las rodillas, las pantorrillas, los tobillos o las pantorrillas
  • Dolor de noche

Factores de riesgo

Los niños que son de preescolar o en edad escolar suelen verse afectados por dolores de crecimiento, en lugar de los niños mayores o adolescentes. Las niñas tienen más probabilidades de sufrir estos dolores en lugar de los niños, y por lo general se producen después de un ajetreado día de actividad. Los niños con hiperlaxitud articular, es decir, sus articulaciones son más flexibles y sueltas, son más propensos a sufrir de dolores de crecimiento. Curiosamente, a pesar de que no existe un vínculo genético conocido, los dolores de crecimiento a menudo se da en familias. La razón detrás de ésto es un misterio, pero podría ser debido a una hipermovilidad heredada de las articulaciones.

Cuándo preocuparse

Saber la diferencia entre los dolores del crecimiento u otra condición médica puede ser un poco difícil, y a veces es necesario consultar a un médico para averiguar cuál es la causa del dolor de su hijo. Los síntomas a tener en cuenta son:

  • El dolor que es constante, que dura más de un día
  • El dolor persistente, ésto sigue estando allí por la mañana
  • El dolor es fuerte e impide a su hijo de las actividades diarias normales
  • Una lesión asociada
  • Dolor en las articulaciones reales
  • Fiebre
  • Hinchazón, erupción cutánea, sensibilidad
  • Pérdida de apetito
  • La fatiga o debilidad
  • Cojera
  • Dolor en otras partes del cuerpo
  • Dolor en una sola pierna
  • Pérdida de peso

Si cualquiera de estos síntomas están presentes, es necesario consultar con su médico y que evalué a su hijo. Puede que tengan que descartar otras enfermedades subyacentes que pueden estar causando el dolor. Las condiciones que tendrá que ser descartado incluyen la deficiencia de vitamina D, la artritis juvenil o posiblemente incluso la leucemia.

¿Qué puedes hacer al respecto?

Opciones de tratamiento para los problemas de crecimiento

Debido a que los problemas de crecimiento son temporales, y no hay ninguna causa subyacente conocida, no existe un tratamiento específico para ellos. Estos dolores suelen mejorarse y resolverse en un período de uno o dos años, y con el paso del tiempo, el dolor normalmente serán menos intensos. Puede ser un período difícil para el niño y el padre, especialmente si el niño se despierta durante la noche debido al dolor.

Hay algunos remedios caseros que pueden ayudar con el dolor, y no son ni complicados ni caros. El propósito de estos remedios es prevenir el dolor que se produzcan tanto como sea posible, en lugar de tratar de aliviar el dolor una vez que se produce.

  • Masaje – frotando suavemente o el masaje de las piernas del niño en la noche puede ayudar a aflojar los músculos. Esto puede ayudar a prevenir que la intensa sensación de calambres causados ​​por dolores de crecimiento. También es una forma de relajación, lo que puede ayudar a su hijo no sea ansioso de que los dolores se van a producir una vez que se vayan a la cama.
  • Estiramiento – alentar a su hijo a hacer ejercicios de estiramiento durante el día puede ayudar a prevenir el dolor que se produzcan durante la noche. Similar al masaje, estiramiento afloja y suaviza los músculos.
  • El calor – es una buena idea invertir en una almohadilla eléctrica o una bolsa de calor. La colocación de la almohadilla en las piernas del niño antes de acostarse puede ayudar a calmar los músculos, especialmente si el dolor ya está presente. Es un buen remedio para tratar durante la noche también cuando el niño se despierta en el dolor. Pueden ser fijados a fuego lento, así que no hay riesgo de lesiones.
  • Baños – un buen baño caliente antes de acostarse no sólo relaja su hijo, pero calma y suaviza los músculos.
  • El alivio del dolor – usted debe consultar con su médico primero, pero dando a su hijo antes de acostarse ibuprofeno puede ayudar a prevenir el dolor. Dando alivio del dolor a los niños puede causar otros problemas, por lo que debe buscar el consejo de antemano. Si su niño se despierta durante la noche, y el dolor es intenso, también se les podría dar un analgésico para aliviar el dolor.
  • Zapatos – es posible que los dolores de crecimiento podrían ser el resultado de la actividad física, y asegurándose de que su hijo tiene un calzado adecuado que apoyan sus pies pueden hacer una gran diferencia en si o no se desarrollan dolores de crecimiento.

¿Realidad o ficción?

A pesar de que no exista evidencia definitiva de la causa de dolores de crecimiento, que aún debe ser considerado una condición objetiva en lugar de la ficción. No se puede negar que muchos niños sufren de este dolor, y que tiene un patrón específico, por lo que es una condición real. Si era ficticia, los síntomas, los patrones y los números de los niños afectados no serían los mismos.

El misterio es lo que en realidad es su causa. Tal vez un día van a descubrir una verdadera condición médica subyacente, pero mientras tanto, si su hijo está mostrando estos síntomas, tener una charla con su médico para descartar cualquier otra causa.

Deja un comentario