El cielo y el infierno

No tienes que esperar a morir para experimentar el cielo o el infierno. Las oportunidades para tener ambas experiencias están siempre disponibles aquí mismo, ¡ahora mismo!

El cielo y el infierno

El cielo y el infierno

Simplemente, estás en el cielo cuando te abres completamente y estás en total entrega al Espíritu, sintiendo tu unidad con el amor, la paz y la alegría que es nuestra fuente.

Estás en el infierno cuando decides quedarte atrapado en tu ego / mente herida, desconectado de tu Fuente, sintiéndote solo en el planeta.

Nuestra mente es una cosa maravillosa, sin embargo, se puede utilizar de dos maneras totalmente diferentes.

1. Podemos usar nuestra mente para acceder a la información almacenada allí, la información que ha sido programada y cableada. El problema con esto es que gran parte de la programación se basa en información falsa, especialmente información sobre quiénes somos realmente y sobre qué podemos y no podemos controlar. Es genial tener acceso a la información programada con respecto a cosas tales como agregar números o hechos memorizados. Sin embargo, el acceso a creencias falsas acerca de nuestro valor, adecuación y amabilidad, y sobre el control de los demás y los resultados, puede ponernos en el infierno.

2. Podemos utilizar nuestra mente como un receptor para acceder a la información que está disponible para nosotros desde el universo.

El biólogo celular Bruce Lipton, en su maravilloso libro, “La biología de la creencia”, demuestra que el cerebro de una célula es la membrana que rodea a la célula, con sus diminutas antenas que están siendo constantemente informadas del medio ambiente. Cuando Bruce Lipton se dio cuenta de que nuestros trillones de células no están siendo informadas desde dentro de nosotros, sino desde el ambiente, instantáneamente pasó de ser un ateo a creer en Dios. Pasó de ser una persona muy infeliz a ser muy alegre. Él fue del infierno al cielo.

Cuando mantenemos nuestro enfoque en nuestra mente y nuestros pensamientos vienen de nuestra mente, estamos en el infierno – ansiedad, depresión, estrés, enfado, vacío, solo, crítico, daño, miedo, celos, envidia, resentimiento, culpa, manipulación, adicción y así sucesivamente. Cuando elegimos usar nuestras mentes como un circuito cerrado de televisión, estamos atrapados en nuestro yo programado y herido, nuestra mente ego. Siempre que nuestra intención es controlar nuestros sentimientos, a los demás y los resultados, estamos atrapados en nuestra mente herida de ego y estamos en el infierno.

Sin embargo, dado que tenemos libre albedrío, nunca tenemos que quedarnos atrapados en el infierno. Siempre podemos, en cualquier momento, elegir cambiar nuestra intención y abrirnos al aprendizaje con nuestra guía sobre lo que es verdad para nosotros, lo que es bueno y amoroso para nosotros, lo que está en nuestro bien supremo. En el momento en que realmente nos abrimos a aprender sobre el amor a nosotros mismos, comenzamos a usar nuestra mente como un receptor.

Cuando nuestra intención es aprender, nuestra mente se abre a la vasta información del universo.

Cuando abrimos y permitimos que la verdad, la sabiduría, el poder, el amor, la paz y la alegría del Espíritu que vienen a través de nuestra mente y en nuestro cuerpo, expresa pensamientos y acciones de amor, estamos en el cielo.

¿Por qué, entonces nos quedaríamos atrapados en nuestra mente limitada? ¿Por qué hay tanta gente en el infierno?

Es muy convincente querer tener control y muchos pensamientos y eventos desencadenan este deseo. El momento de tener control sobre el amor, evitar el dolor y sentirse seguro es más importante que ser amoroso con nosotros mismos y con los demás, nos quedamos atrapados en nuestra mente egoica. Pérdida o pensamientos de pérdida pueden desencadenar instantáneamente nuestro deseo de control, pérdida de amor, de dinero, de aprobación. Cualquier evento o pensamiento que trae dolor puede desencadenar de inmediato el deseo del yo herido para controlar el dolor, la persona o el evento. La ironía es que, en nuestro esfuerzo por tener control sobre evitar el dolor, nos ponemos en el infierno.

Tratar de controlar nos desconecta de nuestra Fuente y crea nuestro infierno interior. Nuestro desafío es permanecer abiertos al aprendizaje con nuestra guía sobre lo que es más amable y amoroso para nosotros mismos, incluso frente al miedo y el dolor. Cuando puedas estar conectado con tu Fuente, estás en el cielo, sin importar lo que esté sucediendo a tu alrededor.

Tagged with 

Deja un comentario