El consumo de bebidas energéticas

El consumo de bebidas energéticas que se encuentran asociados con las conductas de riesgo en los adolescentes

El consumo de bebidas energéticas

Bebidas energéticas

El consumo de bebidas energéticas de los adolescentes está constantemente en aumento. Un nuevo estudio relaciona el consumo de bebidas energéticas con las conductas de riesgo en los adolescentes. Siga leyendo para encontrar más información sobre el estudio.

Vínculo entre un mayor consumo de bebidas energéticas y los comportamientos de riesgo en adolescentes

Debido a las agresivas campañas de marketing de los fabricantes de bebidas energéticas, más y más adolescentes les resulta moda el consumir bebidas como Monster Energy, Red Bull, Rockstar y Amp. Fabricantes de bebidas energéticas afirman que el consumo de estas puede aumentar su energía y mejorar su rendimiento deportivo. Algunos fabricantes de bebidas energéticas también prometen una mente más clara con un mejor pensamiento y habilidades de análisis. Todos estos beneficios de las bebidas energéticas parecen muy atractivos para los adolescentes que quieren sobresalir en el mundo académico, los deportes y otras actividades extracurriculares. Un aumento en el consumo de estas bebidas energéticas lleva a la depresión entre los adolescentes  que tienden a buscar experiencias de riesgo, alcoholismo y abuso de drogas. También se ha observado que los padres piensan que estas bebidas son inofensivas y por lo tanto dejan que sus hijos se vuelvan adictos a estas bebidas.

De acuerdo con un reciente estudio publicado en Medicina Preventiva, el consumo de bebidas energéticas tiene una correlación directa con los problemas de salud de adolescentes, como la presión arterial elevada, la ansiedad, el insomnio y diversos problemas digestivos. El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Waterloo y la Universidad de Dalhousie. Para el estudio, se tomó una muestra de población de aproximadamente 8.210 estudiantes de secundaria.

El estudio encontró que los estudiantes que eran propensos a la depresión y los que participan en conductas de riesgo fueron más propensos a consumir bebidas energéticas en comparación con los otros adolescentes.

Se encontró que casi dos tercios de los adolescentes que comprenden la población de la muestra estaban consumiendo bebidas energéticas, al menos, una vez en el año anterior y un 20% de los adolescentes admitieron el consumo de las bebidas energéticas al menos una vez o más por mes. Otra observación clave del estudio fue que los más adictos a los adolescentes fueron a estas bebidas energéticas con cafeína, más propensos eran a tener depresión y también involucrado en el uso de sustancias, especialmente marihuana y alcohol. El estudio encontró que las conductas de riesgo, en el que las personas se involucren en actividades novedosas pero peligrosos a buscar la emoción, también fue más pronunciada en los adolescentes que consumían bebidas energéticas. El estudio llevó a la conclusión de que los adolescentes más jóvenes eran más propensos a consumir bebidas energéticas en comparación con sus compañeros de más edad. También se constató que los niños eran más propensos a consumir bebidas energéticas que en las niñas. Los investigadores sugirieron que la gran popularidad de las bebidas energéticas puede atribuirse al hecho de que los padres no son conscientes de la diferencia entre una bebida gaseosa, como Coca-Cola y una bebida energética como Red Bull.

La enorme popularidad de las bebidas energéticas en los adolescentes más jóvenes es en gran parte debido a la forma en que se comercializan estas bebidas.

Descubre El Club de la Salud

(click aquí)

ME GUSTA LO QUE VEO

Los adolescentes se convierten en blancos fáciles de las campañas de comercialización de bebidas energéticas que pretenden ser audaz, rebelde y emocionante.

El estudio encontró que el consumo de bebidas energéticas fue menor en los hijos de padres que fueron educados en la universidad. Los niños que fueron criados por padres solteros se encontró que eran más propensos a consumir bebidas energéticas. Las bebidas energéticas están cargadas de cafeína que puede tener graves consecuencias en la salud física y mental de los adolescentes.

Bebidas energéticas y bebidas carbonatadas

Las bebidas energéticas son bebidas que tienen altas cantidades de cafeína y otros estimulantes similares, como el ginseng y guaraná. Bebidas energéticas comúnmente disponibles incluyen Monster, Red Bull, Rock Star, Full Throttle, cocaína, y Rage. La cantidad promedio de cafeína en una bebida energética puede variar de 75 miligramos a 200 miligramos por porción. Por otro lado, la cantidad de cafeína en las bebidas carbonatadas oscila entre 30 a 60 miligramos por porción. Hay ciertas bebidas energéticas que se anuncian como “bebidas con cafeína. Estas bebidas energéticas en lugar contienen guaraná que es similar a la cafeína. Algunas bebidas energéticas también pueden contener vitaminas del grupo B. Sin embargo, es importante señalar que estas vitaminas pueden ser consumidas junto a una variedad de alimentos del día a día o incluso tomar suplementos diarios de vitaminas y minerales.
Aunque no se puede negar que todos pasamos por momentos en que necesitamos un poco de impulso de energía, pero el consumo de bebidas energéticas ciertamente no es una forma saludable de obtener el impulso.

Las bebidas energéticas proporcionan un impulso, pero es de muy corta duración y pueden tener graves consecuencias para la salud.

Peligros de consumir bebidas energéticas

Algunos de los peligros asociados con el consumo de bebidas energéticas se enumeran a continuación:

  • Riesgos cardiovasculares: La alta concentración de cafeína en las bebidas energéticas pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares. El consumo de bebidas energéticas puede causar palpitaciones del corazón. El consumo de bebidas energéticas también pueden aumentar la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Las personas que sufren de enfermedades del corazón, tales como la cardiomiopatía hipertrófica deben evitar el consumo de cafeína mezclada bebidas energéticas, ya que aumenta el riesgo de hipertensión arterial, el ritmo cardiaco irregular, y paro cardíaco repentino.
  • La adicción al alcohol: Las personas suelen mezclar alcohol y bebidas energéticas para estar despierto durante más horas. Las bebidas energéticas funcionan como estimulantes y el alcohol se sabe que funciona como un depresor. La combinación de los dos cables a un efecto de enmascaramiento de los niveles de intoxicación y las personas no se dan cuenta de la cantidad de alcohol que han consumido.
  • El riesgo de abuso de drogas: Los estudios han demostrado que una dependencia sobre el consumo de bebidas energéticas lleva a una dependencia posterior sobre los medicamentos con receta.
  • Aumento de peso: Casi todas las bebidas energéticas contienen azúcar. El consumo excesivo de bebidas energéticas puede llevar a un aumento de peso debido al contenido de azúcar de estas bebidas.
  • El riesgo de aborto involuntario: Las mujeres embarazadas deben evitar las bebidas energéticas potable. Los estudios han demostrado que el consumo de unos 200 miligramos de cafeína por día por las mujeres embarazadas aumenta extraordinariamente las posibilidades de un aborto involuntario.

– También le va a interesar: Obesidad Infantil sigue en aumento

 – También le va a interesar: La confianza y la autoestima

  • Aumento del riesgo de deshidratación: Los adolescentes que se vuelven adictos a las bebidas energéticas a menudo tienden a tomarlas en lugar de agua para saciar su sed. Los estimulantes presentes en las bebidas energéticas tienden a actuar como diuréticos y pueden propagar la deshidratación aguda.
  • Aumento del riesgo de problemas de salud mental: Las bebidas energéticas son a menudo consumidas por los adolescentes a superar su depresión. Los adolescentes que son propensos a la depresión y abusan / sustancias alcohólicas tienden a beber bebidas energéticas. Los más intensos consumidores de bebidas energéticas es probable que sean más deprimidos y tienen una mayor probabilidad de caer en el abuso de sustancias.*

One thought on “El consumo de bebidas energéticas

  1. Además de la exagerada cantidad de cafeína (una lata equivale a más de 4 tazas de café filtrado), si miramos sus ingredientes en algunos casos sobrepasan en más de un 200% la CDR (cantidad diaria recomendada). Consumirlo de manera regular puede llevar a alteraciones cardiovasculares en pocas semanas (2-3) y el riesgo de consumir en exceso no es solo en momentos de ocio, en muchos trabajos especialmente sedentarios, para mantenerse despierto y rendir se recurre a ellos, algo que de manera puntual puede hacerse, pero que de manera habitual no es nada recomendable. Como curiosidad comentar que ya por el 1960 aparecía en Japón el Lipovitan una bebida con cafeína y taurina que se promocionaba como ayuda precisamente para rendir más en el trabajo (bebida y compañía que por cierto hoy aún existen).

Deja un comentario