El ibuprofeno ¿Amigo o enemigo?

El otro día estaba hablando con un nuevo amigo con una pasión por el running. Resulta que él también jugó al baloncesto de la escuela y pasó a preguntarme lo que sabía del ibuprofeno.

El ibuprofeno ¿Amigo o enemigo?

El ibuprofeno ¿Amigo o enemigo?

Parece que era una práctica común para sus compañeros de equipo para estallar, tomar 800 mg antes de los partidos y no se sabe mucho del después.

La práctica de hacerse cargo de los antiinflamatorios de venta libre no es poco común entre los atletas de preparatoria. Estudios encontraron que el 75% de los jugadores de fútbol de la escuela secundaria los utilizó.

Ya que fue aprobado por la FDA como un medicamento de venta libre en 1984, el ibuprofeno ha sido pensado como una manera eficaz e inofensiva para aliviar el dolor relacionado con enfermedades tales como la artritis, dolor en las articulaciones, dolor de muelas, dolor de cabeza, lesiones deportivas, fiebre o dolor muscular general debido al uso excesivo. En el servicio militar, el ibuprofeno ha sido una característica estándar en los años en los kits de primeros auxilios y se utiliza ampliamente por los soldados con la esperanza de evitar el inevitable dolor muscular después de una larga marcha o la “joroba” del peso de la mochila (de ahí el apodo de “ronco de caramelo”).

El ibuprofeno puede ser su amigo y se considera seguro y eficaz si se toma durante unos días a la vez o según lo prescrito por su médico. Cuando se utiliza más los de venta libre, tomar exactamente según lo recomendado en el envase. La dosis máxima para el ibuprofeno de venta libre es no más de 1200 mg en un periodo de 24 horas (una o dos tabletas de 200 mg administrados cada 4-6 horas).

Los atletas profesionales, una vez conocidos por hacer estallar el ibuprofeno y otros analgésicos, hoy en día son cautelosos ya que dos de los suyos, Sean Elliot del luto San Antonio Spurs y Alonzo de los Miami Heat, fue sometido a un trasplante de riñón. El duelo está convencido de que sus riñones fueron dañados por años de tomar medicamentos no esteroides antiinflamatorios (AINE) como el ibuprofeno. Otro atleta, ex jugador de fútbol Seattle Seahawks Kenny Easley, piensa que perdió un riñón debido a que durante un tramo en su época de jugador tomó hasta 32 comprimidos de ibuprofeno al día.

La Fundación Nacional del Riñón estima que el 10% de los fallos renales se deben a “uso excesivo sustancial de los AINE”. Si bien los médicos y la Fundación Renal, sostienen que no hay un vínculo establecido entre el luto afección renal que afligen, llamada esclerosis focal y segmentaria, y el uso de medicamentos anti-inflamatorios, los jugadores alrededor de la liga aún no están convencidos.

Dado que se vende como un medicamento de venta libre sin receta médica, el ibuprofeno es generalmente considerado como seguro. Sin embargo, cuando se toma en condiciones extremas que pueden promover la deshidratación, en exceso, o por largos períodos de tiempo, puede causar problemas de salud.

Los AINE funcionan inhibiendo la prostaglandina, una hormona que juega un papel en la detección de dolor, control de la fiebre y la inflamación. También regula el flujo de sangre a los riñones. Durante el ejercicio, se convierte de vital importancia que los riñones reciban la sangre adecuada y el oxígeno con el fin de continuar la función normal. Como los niveles de deshidratación suben, tal como durante el ejercicio, el ibuprofeno se vuelve más concentrado, potencialmente alcanzando niveles tóxicos.

Algunas reglas generales sobre el uso de ibuprofeno son:

  1. No tomar ibuprofeno antes, durante o poco tiempo después de un prolongado ejercicio de resistencia, sobre todo cuando existe la posibilidad de deshidratación.
  2. Tomar ibuprofeno con un vaso lleno de agua o leche, a ser posible con las comidas para evitar la irritación del estómago.
  3. No tomar con alcohol.
  4. No tome en combinación con otros medicamentos, suplementos o productos herbales sin antes consultar con su médico o farmacéutico.
  5. Evitar si usted tiene un historial de cualquier reacción o alergia a otro medicamento anti-inflamatorio.
  6. Deje de usar inmediatamente si nota cualquiera de los siguientes síntomas: orina turbia o con sangre, dolor o ardor en el estómago, diarrea, náuseas, indigestión o ardor de estómago, vómitos de sangre.
  7. No lo utilice si está embarazada o en periodo de lactancia.
  8. Hable con su médico si usted tiene presión arterial alta, enfermedad hepática o renal, insuficiencia cardíaca, úlceras u otros problemas estomacales.

Deja un comentario