¿Es el abuso sexual la culpa de la víctima? (Sugerencia: La respuesta es ‘No’)

El abuso sexual infantil, a menudo llamado “molestia”, es mucho más común de lo que la mayoría de la gente quisiera creer. Las estadísticas indican que una de cada tres niñas y uno de cada cinco varones tendrán algún tipo de contacto sexual con un adulto antes de cumplir los 18 años.

¿Es el abuso sexual la culpa de la víctima? (Sugerencia: La respuesta es 'No')

¿Es el abuso sexual la culpa de la víctima? (Sugerencia: La respuesta es ‘No’)

Otras formas de abuso sexual infantil, como el abuso sexual entre hermanos o el abuso sexual entre compañeros, viene con estadísticas fiables. Sin embargo, estas formas de abuso sexual están más extendidas de lo que la mayoría sospecharía también.

La verdadera prevalencia de todas las formas de abuso sexual es probable que nunca se conozcan, porque muchas víctimas tienen miedo de informar o creen que el abuso es su culpa.
El abuso sexual ocurre en todo tipo de circunstancias. Puede implicar una fuerza explícita, un perpetrador que intimida a su víctima en “consentimiento”, o confiar en la inocencia de la víctima y la falta de conocimiento para perpetrar crímenes.

Todas estas situaciones tienen una cosa en común: el abuso no fue culpa de la víctima. El abuso sexual nunca es una culpa de la víctima. Echemos un vistazo a las siguientes situaciones para ilustrar claramente este punto:

  • Violación extraña. No es culpa de la víctima.
  • Fecha de violación. No es culpa de la víctima.
  • Violación de pareja. No es culpa de la víctima.
  • Violación infantil u otro abuso sexual en el que la víctima haya consentido inicialmente. No es culpa de la víctima.
  • El abuso sexual infantil que continuó porque la víctima pensó que lo debía. No es culpa de la víctima.
  • El abuso es todo lo que la víctima supo desde muy joven. No tenían ni idea de cómo detenerlo. No es culpa de la víctima.

Esto no describe todos los posibles escenarios de abuso sexual por ningún medio, pero la esencia debe ser muy clara: el abuso sexual nunca es culpa de la víctima. No es culpa de la víctima si estaban borrachos, si consintieron porque no sabían lo que hacían, si consintieron por amenazas o si luchaban pero eran más débiles.

ME GUSTA LO QUE VEO

A menudo, dejar el mensaje de que el abuso sexual infantil no es culpa de la víctima realmente se hunden en es una de las partes más difíciles del proceso de curación.

Los sobrevivientes de abuso sexual infantil pueden beneficiarse sin duda de explorar este tema en detalle en la terapia. Usted querrá un terapeuta que ha trabajado con víctimas de abuso sexual infantil antes y querrá asegurarse de que la presión para perdonar al autor o los perpetradores no es parte del enfoque del terapeuta a la curación del abuso.

Es posible que desee ver la Terapia Cognitiva Conductual (TCC), la terapia Rogeriana, la Terapia Primordial de Janov y los consejeros que apoyan el trabajo de Allice Miller. La terapia debe centrarse en permitir a la víctima (sobreviviente) dar a su pasado un lugar en su presente, analizando lo que sucedió y cómo se sintieron en el momento.

En la mayoría de los casos, los avances en los que la víctima comienza a dejar ir la idea perjudicial de que tenían un papel que desempeñar en causar el abuso sexual, puede llegar muy rápidamente. Esto puede ser increíblemente liberador.

Unirse a los tableros de mensajes de supervivientes para hablar sobre sus experiencias también puede ser extremadamente curativo. A veces, ser capaz de ser abierto sobre lo que le sucedió a usted y para ser creído por los demás es suficiente para hacer una mejora muy real a su salud mental.

Deja un comentario