Fitnees después del Cáncer: ponerse en forma después de la quimioterapia o la radioterapia

Pasar por el tratamiento del cáncer puede ser difícil tanto física como emocionalmente. Después de completar el tratamiento, el fitnees después del cáncer puede ayudarle a recuperar su fuerza y ​​ayudarle a mejorar su bienestar general.

Fitnees después del Cáncer: ponerse en forma después de la quimioterapia o la radioterapia

Fitnees después del Cáncer: ponerse en forma después de la quimioterapia o la radioterapia


Aunque el tratamiento del cáncer – la quimioterapia, la radioterapia, la cirugía y la terapia hormonal – pueden salvar vidas, sino que también puede tomar su peaje en su cuerpo. Una vez que el tratamiento ha terminado, es posible que lo desee tomar con calma o estar ansioso por volver a un estilo de vida activo. De cualquier manera, la incorporación de ejercicio en su vida después del tratamiento del cáncer puede tener muchos beneficios.

Tratamiento de cáncer

Es importante entender el tratamiento del cáncer afecta a todos de manera diferente. Su edad, su estado general de salud y el tipo de tratamiento que se someten a desempeñar un papel en la gravedad de los efectos secundarios. Pero antes de poder desarrollar un programa de acondicionamiento físico, es útil para entender cómo el tratamiento puede afectar su estado físico.

El tratamiento del cáncer puede causar efectos secundarios tanto a corto como a largo plazo, dependiendo del tratamiento que se someten. Efectos secundarios a corto plazo se pueden sentir poco después de cada tratamiento. Por ejemplo, se puede producir náuseas unas pocas horas después de tener la quimioterapia.

Algunos tipos de tratamiento también puede disminuir la función del sistema inmunológico, lo que significa que puede enfermarse más fácil. El tratamiento puede hacer que te sientas fatigado y puede agotar su cuerpo de ciertos nutrientes, como potasio y hierro. Algunas personas pueden sufrir de anemia, que puede conducir a la dificultad para respirar y la falta de energía.

Si experimenta algunos de los efectos secundarios mencionados anteriormente, pueden durar varias semanas después del tratamiento ha terminado. En algunos casos, el tratamiento del cáncer también puede causar efectos secundarios a largo plazo, que puede durar años después de que el tratamiento haya terminado. Por ejemplo, neuropatía, que consiste en la sensación disminuida, puede ocurrir en los pies y las manos y una duración de años.

Antes de comenzar un programa de ejercicios, considere qué efectos secundarios a corto y largo plazo que usted está tratando. Pueden necesitar ser hecho para hacer ejercicio seguro y efectivo con ciertas modificaciones. La buena noticia es que en la mayoría de los casos, hay algún tipo de ejercicio que es factible.

Beneficios de el fitnees después del tratamiento del cáncer

El ejercicio puede ser beneficioso para casi todo el mundo y no es diferente para las personas que se recuperan de cáncer. Independientemente de si usted tiene un diagnóstico de cáncer o no, el ejercicio regular puede mejorar su salud cardiovascular y aumentar la fuerza. Pero para las personas que se han sometido a tratamiento contra el cáncer, también tiene beneficios adicionales.

Considere algunos de los siguientes beneficios:

  • El aumento de la energía: El tratamiento del cáncer puede causar fatiga. El ejercicio puede aumentar su resistencia y nivel de energía. Por supuesto, es esencial tener en cuenta cómo se siente cada día y darse cuenta de su nivel de energía pueden variar después del tratamiento del cáncer.
  • Mantenimiento de peso: El tratamiento del cáncer puede causar la pérdida de peso en algunos, pero para otros sus aumentos de peso. Los efectos secundarios de los medicamentos combinados con disminución de la actividad puede resultar en el aumento de peso. Los ejercicio después del tratamiento del cáncer puede ayudarle a volver a un peso saludable.
  • Menos dolor: En algunos casos, el cáncer o su tratamiento pueden causar efectos secundarios, como dolor muscular o articular. Si lo hace el tipo de ejercicio puede mejorar el rango de movimiento y rigidez disminución y el dolor.
  • Ansiedad Disminución: Es muy común sentir ansiedad cuando se le diagnostica cáncer. Incluso después de completar el tratamiento, sensación de ansiedad es normal. Es posible que te preocupes por una recaída o regresar al trabajo. Hacer ejercicio con regularidad puede disminuir el estrés y mejorar el estado de ánimo.
  • Mejora de la imagen de sí mismo: Desde la caída del cabello a las cicatrices, el cáncer puede cambiar su apariencia. Emocionalmente, también puede causar cambios. Algunas personas se sienten impotentes o menos productivo. El ejercicio en una manera de aumentar su autoestima. El ejercicio puede ayudarle a sentirse más fuerte y verse mejor, que a menudo mejora la imagen de sí mismo.

Ponerse en forma después del cáncer

Una vez que el tratamiento del cáncer ha sido completado, es posible que estés ansioso por volver a una rutina normal. Pero si usted fuera un aficionado ávido de la aptitud o es nuevo en el gimnasio, hay ciertos factores a tener en cuenta antes de hacer ejercicio.

Es importante ser honesto con usted mismo a la hora de evaluar su estado físico. También es necesario tener en cuenta sus limitaciones después del tratamiento del cáncer. Tenga en mente, su cuerpo acaba de pasar por un tratamiento muy fuerte, y puede tomar algún tiempo para que se sienta con normalidad.

Antes de ir al gimnasio, correr pista o peso habitación, conocer sus riesgos. Por ejemplo, algunos tipos de quimioterapia pueden debilitar los huesos. Los huesos débiles pueden hacer que sea más propenso a ciertas lesiones. Otras cuestiones, que pueden afectar su capacidad de ejercicio incluyen problemas de equilibrio y adormecimiento en los pies y las manos.

Otro factor a considerar es si usted está en riesgo de linfedema. El linfedema implica la acumulación de líquido en una cierta parte del cuerpo. Los nódulos linfáticos ayudan a eliminar los desechos del cuerpo. Cuando se retiran los ganglios linfáticos ya sea para una biopsia o porque son cancerosos, el sistema linfático puede no funcionar tan eficientemente. Dependiendo de la zona del cuerpo donde se retiraron los nodos, el linfedema puede ser una preocupación.

Consejos de seguridad y precauciones

Hay ciertas precauciones a tomar cuando se trabaja después de tener el tratamiento del cáncer. Considere algunas de las siguientes:

  • Obtener permiso de su médico: Todo el mundo maneja el tratamiento del cáncer de manera diferente y se recupera a un ritmo diferente. Antes de saltar en la aptitud, asegúrese de que sus médicos le da el visto bueno. Usted quiere evitar hacer ejercicio demasiado pronto o demasiado vigoroso, lo que podría hacer más daño que bien.
  • Considere la posibilidad de trabajar con un entrenador personal que se especializa en la aptitud post-cáncer: Tener un entrenador personal que esté familiarizado a trabajar con el tratamiento post-cáncer de los pacientes puede ser útil. Un entrenador le puede enseñar la forma adecuada y ayudar a evitar lesiones. Su entrenador también puede ayudar a mantenerse motivado.
  • Asistir a una clase de gimnasia específicas para el cáncer: Algunas comunidades ofrecen clases de ejercicios diseñados específicamente para personas que están pasando o se están recuperando del tratamiento contra el cáncer. Una clase de ejercicio para las personas que se recuperan de cáncer puede ser una gran fuente de apoyo, mientras que usted está recibiendo de nuevo en forma. Consulte con su hospital, oncólogo, grupos de apoyo y otras agencias locales para las clases.
  • Comienza lento: El nivel de condición física puede depender de si usted trabajó antes de que se lo diagnosticaron y lo activo que estabas haciendo tratamiento. Tenga en cuenta, puede tomar un tiempo para volver a su nivel de condición física anterior. No hay que esperar a ser capaz de hacer todo de inmediato.

Deja un comentario