Hematemesis, Vómitos de sangre: Causas, síntomas y tratamiento

Vómitos de sangre, conocido como hematemesis en términos médicos es bastante aterrador. Podría ser un signo de una enfermedad mortal o simplemente podría ser la dilatación de los vasos sanguíneos. Este artículo destacará las principales causas, síntomas y tratamientos de hematemesis.

Hematemesis, Vómitos de sangre: Causas, síntomas y tratamiento

Hematemesis, Vómitos de sangre: Causas, síntomas y tratamiento

¿Qué es Hematemesis?

Hematemesis refiere a la regurgitación de grandes cantidades de sangre de algún lugar del tracto gastrointestinal superior.

La sangre puede provenir de la boca, la faringe, el esófago, el estómago o el intestino delgado. La sangre que se vomita puede ser de color rojo brillante, o un poco más oscuro, aparece negro.

Vómito con sangre también puede ocurrir cuando la sangre se tragó como resultado de una hemorragia nasal o la tos fuerte. Manchas leves de sangre en el vómito o tos con sangre en la saliva que se conoce como la hemoptisis. Hematemesis, por otro lado, es mucho más grave. La cantidad de pérdida de sangre puede provocar shock y mareos y puede requerir atención médica inmediata y, a veces la hospitalización también.

Antes de pasar a las causas de hematemesis, es importante saber lo que significa realmente este término. La hematemesis es “vomitar sangre”, que exactamente significa “sangre proveniente del sistema digestivo. No se debe confundir con el término “hemoptisis”, que significa sangre en el esputo o sangre con la tos.

Causas de Hematemesis

Algunas de las causas más comunes de hematemesis involucra el tracto gastrointestinal incluyen:

  • Úlcera péptica – Una úlcera inflamada o hemorragia es la causa más frecuente de vómitos de sangre.
  • Trastornos del Esófago – Estos incluyen vasos sanguíneos agrandados alrededor del esófago (varices esofágicas) y la inflamación del esófago (esofagitis).
  • Pancreático Úlcera
  • Pancreatitis (inflamación del páncreas)
  • Los vasos sanguíneos dañados del tracto gastro-intestinal superior
  • Ciertos tipos de cáncer de esófago – cáncer de estómago o intestinal superior (benigno o maligno).
  • La gastritis (inflamación del estómago)
  • Erosión gástrica (anomalías en el revestimiento del estómago)
  • Hígado Cirrosis (cicatrización crónica de las células del hígado)
  • La insuficiencia hepática aguda
  • Portal La hipertensión (presión sanguínea alta en los vasos que suministran sangre al hígado)

Hay algunas otras causas que pueden dar lugar a vómitos de sangre. Pero estas causas se ven en casos raros:

  • Uso excesivo de la aspirina puede causar hematamesis en algunos individuos
  • El uso excesivo de los AINE (medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos)
  • Mallory-Weiss (desgarro en el revestimiento del esófago debido a la presión ejercida durante el vómito y la tos)
  • Síndrome de Dieulafoy (protrusión de una arteria de la pared del estómago)
  • La hepatitis alcohólica
  • Duodenitis (inflamación en primera parte del intestino delgado)
  • Defectos de Nacimiento
  • Las anormalidades de coagulación de la sangre
  • Alergias a la leche (generalmente se observan en los niños)

Los síntomas de Hematemesis

Vómitos enormes cantidades de sangre es en sí mismo el síntoma más alarmante de hematemesis.

Sin embargo, otros síntomas pueden ayudar al médico a diagnosticar la causa subyacente del sangrado también.

Por ejemplo, el origen de la hemorragia es una úlcera péptica, el individuo es más probable que tengan otras quejas como malestar abdominal, sensación de plenitud y acidez. Si la causa subyacente es un tumor maligno, el individuo también puede experimentar náuseas, pérdida de apetito y pérdida de peso.

Los síntomas más graves

Si un individuo experimenta síntomas tales como confusión, respiración rápida y superficial, sudor frío y náuseas, él o ella pueden entrar en shock. Atención inmediata se debe proporcionar en estos casos.

Otros síntomas graves que requieren atención médica urgente son:

  • Mareo
  • Piel pálida
  • Visión borrosa
  • Disminución del gasto urinario
  • Pulso débil
  • Presión arterial baja
  • Piel fría y húmeda

Por qué es importante diagnosticar y tratar Hematemesis

Los episodios repetidos de hematemesis puede ser peligroso para su cuerpo. Esto puede resultar en anemia – bajo nivel de sangre en el cuerpo. Esta es la razón por la hematemesis no debe ser ignorado.

Diagnóstico de Hematemesis

Para diagnosticar correctamente la causa de hematemesis, es necesario que explique en detalle sus síntomas y condición física general con su médico.

Las siguientes son las cosas que deben ser contadas al médico para el diagnóstico preciso:

  • El tiempo que el vómito se inició
  • Ya ha sucedido antes
  • La cantidad de sangre en el vómito
  • El color de la sangre
  • Cualquier brotes recientes de hemorragia nasal, vómitos, tos violenta, problemas de estómago que usted pudo haber tenido
  • Cualquier cirugía o trabajo dental que pueda haber tenido
  • Cualquier otro síntoma que pueda estar experimentando
  • Cualesquiera otras enfermedades o condiciones que usted pueda tener médicos
  • Cualquier medicamento que usted está en
  • Si usted bebe alcohol ni fumar

El médico puede aconsejar algunas pruebas de acuerdo con la historia y las quejas. Algunas pruebas comunes incluyen:

  • La endoscopia digestiva alta (endoscopia del tracto gastrointestinal superior)
  • Exámenes de sangre – Conteo sanguíneo completo (CSC), química
  • sanguínea, pruebas de coagulación
  • Pruebas de función hepática (LFT de)
  • Escáner de medicina nuclear
  • Los rayos X
  • El tacto rectal
  • Inserción de una sonda a través de la nariz hasta el estómago para ver si algo de sangre

Tratamiento de Hematemesis

El tratamiento exacto depende de la causa básica y el origen de la hemorragia. Sin embargo, la primera línea de acción consiste en detener el sangrado excesivo.

Un anestésico se administra para ayudar a la persona a relajarse.
Una esofagogastroduodenoscopia se lleva a cabo tan pronto como sea posible para determinar la ubicación exacta y el origen de la hemorragia.

En casos extremos, el sangrado puede ser tan intensa que la determinación de la localización exacta a través de una endoscopia puede no ser posible.

Puesto que la causa más común es por lo general una úlcera, el tratamiento implica generalmente el uso de un agente esclerosante en la úlcera, o bandas cualquier varices esofágicas. Una vez que la causa exacta se ha determinado, también se da tratamiento para su curación.

Si se ha perdido mucha sangre, se requiere un tratamiento de emergencia. Esto incluye:

  • Transfusión de sangre
  • Los líquidos intravenosos para mantener la presión arterial
  • Los antiácidos para reducir los ácidos del estómago en el caso de las úlceras
  • La cirugía si el sangrado persiste y la causa no se puede determinar

Prevención de Hematemesis

Hemorragia aguda en el tracto gastrointestinal superior puede llegar a ser mortal si no es tratada y gestionada con prontitud. Un individuo que sufre de esta condición requiere tratamiento médico agresivo. Una endoscopia para evaluar la situación y el curso del tratamiento es vital. El individuo también puede requerir la administración de líquidos si se diagnostica como hemodinámicamente inestable.

Una de las causas más comunes de este tipo de sangrado es una úlcera péptica. Sin embargo, el sangrado de las várices también es responsable de muchos casos de hematemesis y supone un riesgo mucho mayor también. En tales casos, los individuos deben ser probados para las infecciones de H. pylori, que suele ser la causa subyacente de la mayoría de úlceras. Además, los individuos con un historial de úlceras sangrantes pueden tener que seguir un régimen a largo plazo de tomar medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos. El tratamiento funciona mejor si estos se dan junto con un inhibidor de la bomba de protones.

Educar a los pacientes sobre Hematamesis

El médico debe hacerle una prioridad para informar a la paciente sobre los riesgos y las complicaciones asociadas con la enfermedad. El paciente debe entender la importancia de un diagnóstico preciso y un régimen de tratamiento. El médico también debe ayudar al paciente a comprender y reconocer las causas subyacentes de la hemorragia digestiva alta.

Cualquier medicamento, incluso aspirinas, siempre deben ser usados ​​si y como lo indique el médico. Si el paciente es un alcohólico, él debe ser alertado sobre su estado y le pidió que tome las medidas necesarias para dejar de beber.
Los síntomas tales como dolor abdominal, indigestión y ardor de estómago podrían ser precursores de hematamesis.

Obtener una temprana consultar podría ayudar a prevenir mayores complicaciones, por lo tanto nunca desestime tales señales como poco importante. Por otra parte, si alguno de los síntomas continúan, incluso el tratamiento, como mareos, debilidad, heces con sangre, etc, póngase en contacto con su médico inmediatamente.

Por último, la importancia de un seguimiento regular hay que destacar sobre, especialmente para aquellos que han sido tratados por hemorragias gastrointestinales masivas. Pruebas de hematocrito y hemoglobina en serie se deben realizar para ayudar a mantener un seguimiento de los avances y la recuperación.

Deja un comentario