Hemorroidectomía: preparación y recuperación

Las hemorroides son una condición desagradable causada por la hinchazón y la inflamación de las venas situadas en el área del ano y el recto. Cuando una vena agrandada se irrita, se inflama y se obstruye, se forma una hemorroide.

Hemorroidectomía: preparación y recuperación

Hemorroidectomía: preparación y recuperación

Esta es una condición muy común y de acuerdo con algunas investigaciones, casi el 50% de todos las personas han desarrollado esta condición al menos una vez en su vida. Más de la mitad de un millón de personas por año buscan ayuda médica a causa de las hemorroides.
Se estima que millones de personas tienen hemorroides. La mayoría de los pacientes con hemorroides sintomáticas están entre las edades de 45 y 65 años.

Hay varias opciones de tratamiento posibles. En muchos casos, especialmente los más graves, cuando todos los demás métodos fallaron, operación llamada hemorroidectomía es la única solución plausible.

Las causas de las hemorroides

Había muchas investigaciones sobre las posibles causas de las hemorroides y algunos de ellos mostraron que esta es una enfermedad poli-etiológico. Hay varias causas posibles, que pueden provocar esta condición. Ellos incluyen:

  1. Predisposición genética
  2. Esfuerzo durante la defecación
  3. Demasiada presión sobre las venas rectales debido a una mala postura
  4. El estreñimiento
  5. Diarrea crónica
  6. Hábitos de baño pobres
  7. Embarazo,
  8. Movimientos intestinales, posponiendo
  9. Dieta baja en fibras
  10. Obesidad
  11. Un estilo de vida sedentario.

Síntomas y tipos de hemorroides

Hay dos tipos principales de las hemorroides y ambos tienen algunos síntomas característicos:

  1. Las hemorroides externas son las que ocurren fuera del margen anal. Síntoma más común es el dolor, que puede ir acompañada de hinchazón y la irritación. Sin embargo, la picazón es a menudo considerado como el principal síntoma y signo de las hemorroides externas. El hecho es que es más común debido a la irritación de la piel.
    Cuando el vaso sanguíneo perfora, una sangre roja fresca se encuentra en las heces.
  2. Las hemorroides internas son las que ocurren dentro del recto. Lo interesante de este tipo de hemorroides es que, ya que esta zona no tiene receptores del dolor, por lo general no son dolorosas y la mayoría de las personas no son conscientes de que tienen ellos. También pueden causar sangrado cuando se irrita o es perforado.

También hay dos formas especiales de las hemorroides que no pertenecen ni a la de tipo interno o externo. La primera de ellas son las hemorroides prolapsadas.

El hecho es que estas simples hemorroides internas pueden llegar a ser tan distendidas que son empujados fuera del ano.

Las hemorroides estranguladas también son un tipo especial de las hemorroides, que se producen cuando los espasmos del esfínter anal y las trampas de un prolapso hemorroidal fuera de la abertura anal. Por supuesto, esto está provocando el corte fuera en el suministro de sangre.

El tratamiento de las hemorroides

Prevención de las hemorroides

La prevención incluye varias actividades que se pueden realizar fácilmente. Algunos de estos incluyen:

  • Beber más líquidos
  • Comer más fibra dietética
  • Hacer ejercicio
  • Practicar una mejor postura
  • La reducción de la tensión del intestino movimiento
  • Los laxantes se deben evitar

Alivio temporal

Hay varios tratamientos posibles que se están desarrollando con el fin de aliviar temporalmente los síntomas de las hemorroides o para curar la enfermedad para siempre.

El alivio temporal se ofrece a los pacientes con síntomas leves y condiciones temporales que probablemente se curan espontáneamente. Algunas de las medidas son:

  • Baños de asiento utilizando un bidé,
  • Ducha extensible,
  • Compresa fría o
  • Medicinas analgésicas tópicas

Se cree que estas medidas son suficientes para proporcionar un alivio temporal y si una persona los utiliza en las primeras etapas de las hemorroides, el desarrollo y la irritación se debe parar.

Los tratamientos naturales

Muchos tratamientos naturales han demostrado ser muy eficaces en el tratamiento de las hemorroides crónicas. Algunos de ellos incluyen:

  1. El uso de hierbas y suplementos dietéticos que fortalecen las paredes de las venas. Algunos de estos suplementos son el rusco, castaño de indias, la bromelina y los extractos del árbol de pagoda japonesa. También se ha demostrado que el jugo de aloe puro puede aliviar algunos de los síntomas de las hemorroides.
  2. Comer una dieta rica en fibras también puede aliviar los síntomas. Alimentos como el plátano y las semillas de psyllium pueden ayudar a crear heces blandas para fácilitar el paso a través del recto, y permitir reducir la irritación de las hemorroides existentes.

Tratamientos médicos

Hay varios procedimientos quirúrgicos y no quirúrgicos, que aliviarán los síntomas de las hemorroides crónicas. Algunos de ellos son:

  1. Hemorrhoidolysis: la desecación de la hemorroide utilizando algunos instrumentos eléctricos. Es indoloro y muy eficaz.
  2. Dilatación: Aliviar las hemorroides podría también ser hecho por el estiramiento del músculo del esfínter anal, pero este método tiene varios efectos secundarios, que lo hizo muy impopular.
  3. Ligadura con banda elástica
  4. La escleroterapia: Este tratamiento se realiza mediante la inyección de un agente de endurecimiento en las hemorroides.
  5. La criocirugía: inyección de medicamentos que las lleva a caer.
  6. Láser, infrarrojos o coagulación BICAP
  7. La hemorroidectomía.

Hemorroidectomía

Una hemorroidectomía es la extirpación quirúrgica de una hemorroide. Es el mejor y el método más eficaz de tratamiento de las hemorroides. El propósito principal de una hemorroidectomía es aliviar los síntomas asociados con las hemorroides que no han respondido a los tratamientos más conservadores. La cirugía es muy útil, ya que alivia por completo los síntomas de las hemorroides que no podían ser aliviados mediante el tratamiento no quirúrgico o el control de sangrado prolongado que podría conducir a la anemia.

Preparación para la operación

A los pacientes que están programados para una hemorroidectomía quirúrgica se les debe dar un sedante por vía intravenosa antes del procedimiento. También se dan los enemas salinos de pequeño volumen para limpiar el área del recto y la parte inferior del intestino grueso. Esta preparación proporciona al cirujano un campo operativo limpio. Unos días antes de las pruebas de cirugía, se lleva a cabo un análisis de sangre y orina. No se debe comer ni beber 12 horas antes del procedimiento. Está comprobado que la operación puede ser muy arriesgada para las personas que sufren de algunas enfermedades de la sangre o trastornos hemorrágicos, cáncer del estómago y los intestinos, enfermedad inflamatoria intestinal o las mujeres que están en el primer trimestre del embarazo.

Los detalles de la operación

La operación se puede realizar bajo anestesia local o general. La anestesia local causa una pérdida de la sensibilidad en el área donde la cirugía se va a hacer, pero el paciente permanece despierto durante la operación. La anestesia general hace que el paciente pierda el conocimiento durante la operación.

Durante la cirugía, el paciente se coloca de modo que la zona anal-rectal esté totalmente expuesta. Las hemorroides son simplemente sujetar, amarrar, y cortar. Debe tomarse especial cuidado, porque existe el riesgo de dañar los músculos que controlan la abertura anal. La hemorroidectomía tiene una alta tasa de éxito y la buena noticia es que la mayoría de los pacientes tienen una recuperación fácil sin recurrencia de las hemorroides.

Los cuidados postoperatorios

Durante la primera hora, los pacientes deben estar en su parte posterior con el fin de disminuir el riesgo de un dolor de cabeza inducido por la anestesia, que puede ser dolorosa y prolongada. La estancia intrahospitalaria se reduce al mínimo y los pacientes pueden ser capaces de volver a casa el mismo día o puede pasar de 1 a 2 días en el hospital. La medicación para el dolor se prescribe y se debe tomar como se indica. En general, la recuperación completa puede durar de 6 semanas hasta 2 meses.

Precauciones a tomar

Cada individuo debe hacer algunas actividades particulares en los primeros tres a cuatro semanas después de la cirugía. Algunas de estas actividades son:

  • Evitar levantar objetos pesados
  • Mantenga la incisión limpia y seca
  • Comer una dieta alta en fibra
  • Beber mucho líquido
  • Tómese ablandador fecal o un laxante para prevenir el estreñimiento.

Las posibles complicaciones postoperatorias

Algunas de las posibles complicaciones más comunes después de este tipo de operaciones son:

  • Infección.
  • Sangrado excesivo.
  • El estrechamiento del recto.
  • Reacción alérgica a la anestesia.
  • Fístula anal o fisura.
  • Estreñimiento.
  • La descarga excesiva de líquido en el recto.
  • Fiebre.
  • Incapacidad para orinar o defecar.
  • El dolor severo, especialmente cuando se tiene un movimiento de intestino.
  • Enrojecimiento severo e hinchazón en el área rectal.

Se debe sospechar que usted ha desarrollado algún tipo de complicación post-operatoria si experimenta dolor severo, especialmente con las deposiciones, el drenaje excesivo de líquido o pus, fiebre, enrojecimiento severo e inflamación en el área rectal, incapacidad para tener una evacuación intestinal o incapacidad para orinar.

Hemorroidectomía con láser

En el último par de años, el funcionamiento del láser también se utiliza para tratar las hemorroides. Durante la hemorroidectomía con láser, se utiliza una fuente de luz láser para eliminar el tejido que está enfermo o para tratar vasos sanguíneos que están sangrando.

Ventajas de la cirugía con láser

  1. Estos tipos de operaciones se llaman cirugías sin sangre debido a que los procedimientos con láser implican generalmente menos sangrado que la cirugía convencional.
  2. El riesgo de infección también se reduce en gran medida ya que el calor generado por el láser mantiene la zona quirúrgica libre de bacterias.
  3. La incisión es también mucho menor.
  4. Los procedimientos con láser a menudo toman menos tiempo y cuestan menos.

Desventajas de la cirugía con láser

El hospital debe estar equipado con oxígeno y otros medicamentos y equipos necesarios para la reanimación cardiopulmonar y los médicos que realizan los procedimientos con láser deben estar debidamente capacitados, con licencia y asegurados. El transporte de emergencia a un hospital debe estar disponible siempre que la cirugía con láser se realice en un entorno no hospitalario.

Deja un comentario