Hasta que no se infecten diez o doce occidentales, blancos y ricos en Nueva York, Berlín o Sevilla muy desgraciadamente el Ébola seguirá siendo una pandemia olvidada: muchas palabras pero poca acción.