Uff, su hijo acaba de lesionarse sus dientes: ¿Y ahora qué?

¿Qué debe hacer si su hijo sufre un golpe en los dientes y se rompe en virutas un diente o incluso lo pierde por completo? Este dentista puede ayudarte

Su hijo acaba de lesionarse sus dientes

Su hijo acaba de lesionarse sus dientes: ¿Y ahora qué?

Tener un hijo, especialmente uno joven, significa que se enfrentan a nuevos retos y preguntas todos los días. Una situación común que se enfrentan muchos padres es una lesión en los dientes delanteros de sus hijos. Esto podría ser el resultado de una lesión deportiva, una caída, una pelea con otro niño o tal vez incluso sólo entrar en una puerta. Independientemente de cómo se produjo la lesión, estando preparado sabiendo qué pasos debe tomar para hacer una gran diferencia en el resultado.

Cosas que usted debe hacer inmediatamente

Es probable que un padre se pondrá en conocimiento de la lesión a través del ruido del llanto y de la vista de la sangre. Añadiendo a la mezcla otros niños asustados alrededor, y es probable que sea un lío de confusión. La primera cosa que debe hacer es mantener la calma. Nada va a conseguir si está agotado y no puede tomar decisiones.

Busque signos de lesiones en la cabeza en primer lugar, ya que pueden constituir una emergencia médica. Tome un paño húmedo y limpie la cara de su hijo. Eliminar la sangre en la cara y tal vez incluso pedirle que enjuagarse la boca. Lo que los padres deben buscar en esta situación son profundos cortes en el labio, que tienen una tendencia a sangrar profusamente. También tienen que llevar a cabo una inspección visual de los dientes para ver si alguno de ellos ha saltado o ha sido eliminado por completo. Pídale a su hijo que saque su lengua para asegurarse de que no se ha lesionado.

Si el niño es incapaz de abrir la boca, entonces no forzar la situación, debido a una fractura mandibular puede haber ocurrido. Estas fracturas son muy comunes cuando hay un impacto directo a la barbilla y el lado de la cara.

Una vez que los padres tengan una idea del tipo de lesión que el niño ha sufrido, pueden tomar una decisión acerca de si existe una necesidad inmediata de visitar la sala de emergencias o pueden cuidar de las cosas por su cuenta. Aplicar presión sobre el sangrado en la zona puede ayudar a detener el flujo de sangre. Recuerde que esta presión debe ser aplicada durante cinco o siete minutos sin ser aliviado con eficacia para detener la hemorragia. Use una toallita fría o una bolsa de hielo si está disponible.

¿Noqueó a los dientes? He aquí un consejo Pro

Una cosa importante para recordar acerca de un diente (o más) después de haber sido noqueado es preservarlo. No lave el diente en agua o frote con los dedos en un intento de limpiarla. Esto eliminará las células del ligamento esenciales unidos a la raíz del diente.

La mejor idea es almacenar el diente en una taza de leche y luego tratar de conseguir visitar al dentista tan pronto como sea posible. Hay una pequeña posibilidad de que el dentista sea capaz de reemplazar el diente en el zócalo y permitir que sane. Ésta es una técnica probada y en algunos casos el diente puede perderse durante una década o así antes de necesitar reemplazo.

La obtención de los dientes lesionados nuevo a la condición de trabajo

¿Cómo se debe cuidar a su hijo después de un diente lesionado?

Una vez que los padres han recuperado el control de la situación y ha calmado el niño en el suelo, es el momento de mirar la situación en un poco más de detalle. lesiones de tejidos blandos a los labios y la cara posiblemente resultará en un poco de hinchazón. Esta es una reacción natural a la lesión y nada para alarmarse.

Una bolsa de hielo para ayudar a mantener la inflamación bajo control es una buena idea. Incluso si no fueron capaces de visitar al dentista inmediatamente después de la caída, o se considera que esto es innecesario, y no hay ningún chip visible en el diente, una cita debe ser programada dentro de una semana o más después de la lesión.

Cuando un diente recibe un duro golpe, voy a entrar en shock y deja de responder a los estímulos normales, como los cambios de temperatura. Tal diente se considera no vital o “muerto”. En algunos casos, el diente puede rebotar de vuelta a la normalidad y “resucitar”. Dependiendo de la edad del niño en el momento de la lesión, el desarrollo de los dientes también puede verse afectada.

Esto significa que la raíz del diente podría permanecer poco desarrollada a pesar de que la porción de corona de la misma no ha sido completamente afectada. El dentista más probable es que llame al niño de nuevo después de unas semanas para observar cualquier cambio que pudiera haber ocurrido y planificar el tratamiento después de dar al diente todas las posibilidades de recuperar por sí solo.

Las virutas de pequeñas dimensiones en el diente pueden ser tratados con rellenos sólo compuestos y ninguna otra intervención necesaria. Estos rellenos son del color del diente y se puede aplicar en el diente para que coincida con la sombra y la forma sin la necesidad de ningún tipo de anestesia o de perforación (en la mayoría de los casos).

Como padre, es imprescindible que mantenga una estrecha vigilancia hacia fuera para cualquier patrones cambiantes de masticar, dificultad para abrir la boca o de habla. Estos signos son indicativos de un trauma subyacente y deben buscarse en forma profesional.

Una lesión en los dientes también puede ocurrir a la edad en que muchos de los niños están usando ortodoncia. Dependiendo de la gravedad de la lesión, el médico puede optar por continuar el tratamiento según sea necesario o incluso eliminar los apoyos para permitir que los dientes se curen sin ningún tipo de presión excesiva sobre ellos.

Si en el caso, de que el niño haya perdido uno o más dientes que no pueden ser salvados, entonces su médico propondrá diferentes métodos de reemplazo. Es aconsejable optar por los implantes si el costo no es un problema, ya que no requieren la molienda de distancia de cualquier otro diente de apoyo. Por supuesto, se pueden colocar estos implantes sólo después de que el niño haya completado su crecimiento, por lo general después de la edad de 18. Las medidas temporales para mantener el espacio y para mantener la dentición funcional se pueden tomar.

En conclusión…

Cada niño se caerá en algún momento u otro, y ésto hace que sea más probable que se produzca una lesión en los dientes frontales. La situación puede ser mucho menos grave de lo que parece al principio. Saber qué hacer en una situación así le ayudará a tomar las decisiones correctas y no ponerse nervioso.

Deja un comentario