Incontinencia fecal: causas, diagnóstico, tratamiento

Incontinencia fecal es un evento irritante que se refiere a la fuga inesperada de materiales de desecho del ano. Podría ser un signo de un trastorno fatal. Este artículo se centrará en las causas, diagnóstico y tratamiento de la incontinencia fecal.

Incontinencia fecal

Incontinencia fecal: causas, diagnóstico, tratamiento

Un movimiento de intestino normalmente se produce debido a las interacciones y respuestas de retroalimentación de los músculos y los nervios que se encuentran en el ano y el recto. Este es un sistema muy complejo. La incontinencia fecal, también conocida como incontinencia intestinal, se produce cuando una persona es incapaz de controlar su movimiento normal del intestino.

Esto hace que las heces a filtrarse de forma continua desde el recto, y puede ser extremadamente penoso y embarazoso. Esta fuga puede ocurrir de vez en cuando al pasar gas o puede ser una pérdida total de control del intestino.

Perder el control de las evacuaciones intestinales de uno puede ser muy vergonzoso y bochornoso, lo que resulta en la frustración, la depresión e incluso la ira.

La incontinencia fecal puede desarrollarse a cualquier edad. Sin embargo, es más común en niños pequeños y en las mujeres, especialmente aquellos que son de mediana edad o mayores de 40 años de edad.

Las causas más comunes de la incontinencia fecal

La incontinencia fecal es un síntoma, no una enfermedad. Siempre hay una razón subyacente que está causando las heces a gotear inesperadamente fuera del cuerpo. Varios factores pueden causar incontinencia fecal pero las causas más comunes incluyen los siguientes:

El estreñimiento crónico

El estreñimiento crónico se produce cuando impactado heces (duro) que es demasiado difícil de pasar restos en el recto durante períodos prolongados. Debido a esto impactación constante, los músculos intestinales y rectales, y en ocasiones ciertos nervios, se vuelven débiles y dañados, respectivamente. Esto hace que en última instancia, las heces acuosas y flojas de las regiones superiores del tracto digestivo para mover alrededor de las heces endurecidas y fugas a través.

Diarrea

La diarrea es una de las principales causas de la incontinencia fecal. Para las personas que sufren de incontinencia leve, el desarrollo de la diarrea (evacuaciones sueltas) puede empeorar la fuga.

La cicatrización rectal o rigidez

El recto se puede dañar debido a enfermedades inflamatorias del intestino o tratamientos de radiación. Estas condiciones pueden causar los músculos de las paredes del recto se vuelvan rígidos o dañado, lo que reduce su capacidad para estirar y almacenar cantidades adecuadas de heces.

La destrucción o el debilitamiento de los músculos del esfínter

Los músculos del esfínter desempeñan un papel vital en el control de los movimientos intestinales. Debilitamiento o lesión a esfínteres anales, comúnmente después de ciertas complicaciones durante el parto, también pueden causar incontinencia fecal.

El daño a los nervios

Si los nervios que detectan la presencia de heces en el recto, o aquellos que controlan los reflejos de relajación de los esfínteres anales están dañados, se perderá el control intestinal. Esto puede ocurrir debido a varias razones, entre ellas ciertas enfermedades (esclerosis múltiple, diabetes), enfermedades (derrame cerebral, lesión medular, espina bífida) y esfuerzo físico durante la defecación.

Cirugía

Una hemorroidectomía, así como otras operaciones relacionadas con las áreas rectales y anales pueden resultar en daños musculares o nerviosas.

Otras causas

Condiciones tales como la demencia, la enfermedad de Alzheimer en etapa tardía, prolapso rectal (recto extendido en el ano) y rectocele (recto sobresale dentro de la vagina) también pueden causar la incontinencia fecal.

Los síntomas relacionados

No es de extrañar que tienen algunos otros síntomas junto con la incontinencia fecal. Otros problemas asociados con el intestino también pueden acompañar a este trastorno. La distensión abdominal y la hinchazón es uno de los síntomas más comunes asociados. La incontinencia fecal ocasional puede simplemente hacer que la suciedad de las prendas interiores. Sin embargo, en los casos de una forma más severa falta de control de los intestinos, los síntomas son más angustiante. Estos incluyen:

  • Picazón anal
  • Infecciones de la piel, tales como lesiones y úlceras (de la zona anal)

Incontinencia fecal: Pruebas de Diagnóstico y remedios

Muchas pruebas de diagnóstico se utilizan para confirmar la incontinencia fecal, dependiendo de la causa y la gravedad de la condición. Un examen físico será el punto de partida. Esto incluye un examen visual y la inspección del ano. Una sonda o pasador también se pueden usar para probar por cualquier daño a los nervios.

Los exámenes médicos utilizados para diagnosticar y confirmar la causa exacta de la incontinencia fecal incluyen los siguientes:

  • Un examen rectal digital. El médico introduce un dedo lubricado y enguantado en el recto para comprobar la integridad de los músculos del esfínter, así como cualquier otra anormalidad. La presencia de prolapso rectal también puede ser evaluada.
  • La manometría anal. Un tubo delgado y flexible con un globo inflable en su extremo se inserta en el recto y el ano. Este método establece la fuerza del esfínter anal y la capacidad de respuesta global del recto
  • Anal electromiografía. Este método utiliza electrodos que evalúan cualquier daño a los nervios que rodean los músculos anales.
  • La ecografía anorrectal. Un instrumento que se introduce en el recto y el ano produce imágenes que ayudan al médico en el diagnóstico de la causa y el alcance de la incontinencia fecal.
  • La ecografía endorrectal. Un endoscopio especializado insertado en la parte inferior del colon se utilizan ondas sonoras para obtener imágenes de los esfínteres.
  • Proctografía. Esta prueba determina la cantidad de heces del recto puede contener y la eficiencia con que el cuerpo puede expulsarlo. Utiliza un aseo especializado que produce imágenes de rayos X, mientras el paciente defeca.
  • Proctosigmoidoscopia. Un tubo flexible que se inserta en el recto inspecciona el extremo inferior (últimos dos pies) del colon para la inflamación, la cicatrización o tumores.
  • La colonoscopia. Un tubo flexible que se inserta en el recto se utiliza para inspeccionar todo el colon.
  • Globo Prueba Expulsión. Esta prueba se inserta un globo lleno de agua en el recto, y se le pide al paciente que expulsar al globo. El tiempo necesario para esta expulsión, en particular más de un minuto, indica un trastorno de la defecación.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Una resonancia magnética proporciona imágenes claras de los esfínteres anales para determinar su integridad y respuesta durante la defecación.

¿Es la incontinencia fecal tratable?

Tratamiento de la incontinencia fecal depende de la causa del trastorno. Debido a la variedad de causas, varias opciones de tratamiento disponibles. Estos se describen a continuación:

  • Laxantes – si la causa de la incontinencia fecal es el estreñimiento crónico.
  • Los medicamentos antidiarreicos – para prevenir la diarrea y la fuga de heces.
  • Ciertos Medicamentos – para disminuir y controlar las deposiciones involuntarias.
  • Modificaciones en la dieta

La dieta afecta directamente y determina la consistencia de las heces. Por lo tanto, a fin de evitar deposiciones extremadamente duros o acuosos, una dieta equilibrada es esencial. Los alimentos ricos en fibra puede ayudar a prevenir la diarrea y el estreñimiento, añadiendo volumen a las heces y ayudar a la defecación.

El ejercicio y la terapia

Estos métodos son eficaces para aquellos que sufren de problemas musculares. Ayudan a fortalecer el control de esfínteres y la respuesta de la defecación. Estas opciones de tratamiento incluyen:

Timing Evacuaciones. El paciente está capacitado para tener una evacuación intestinal en un momento determinado todos los días.. Esto ayuda a recuperar el control intestinal.

– Aumentar Fuerza Muscular. Fisioterapeutas ayudan a la sensación del paciente y el control de sus movimientos musculares.. Esto ayuda en el control de la liberación oportuna de las heces.

– La estimulación del nervio sacro. Un dispositivo que produce impulsos eléctricos estimula los músculos del intestino. Este dispositivo envía impulsos a los nervios sacros, que viajan desde la médula espinal a los músculos de la pelvis.

Opciones quirúrgicas para el tratamiento de la incontinencia fecal

Si los métodos mencionados no son eficaces en la curación de la causa subyacente, puede ser necesaria la cirugía. Tales causas incluyen rectal prolapso o daños en los esfínteres anales durante el parto. Las opciones quirúrgicas incluyen:

  • La cirugía para el prolapso rectal, rectocele o hemorroides – tratamiento o eliminación de estos problemas pueden curar o disminuir la incontinencia fecal también.
  • Esfinteroplastia – Los debilitado o área del esfínter anal dañado se separa del tejido adyacente. Los bordes de los músculos se juntan y se cosen a superponerse unos a otros, lo que refuerza y ​​aprieta el esfínter.
  • Reparación del esfínter – un músculo de la cara interna del muslo se envuelve alrededor del esfínter con el fin de restaurar el tono del esfínter anal.
  • Reemplazo del esfínter – un inflable, esfínter artificial se implanta en el canal anal. Se mantiene el esfínter anal cerrar cuando se infla. Cuando hay una necesidad de defecar, una bomba externa se utiliza para desinflar el esfínter artificial, permitiendo que las heces sean expulsados. Entonces, el dispositivo vuelve a inflarse por sí solo.
  • Colostomía – cirugía se realiza para desviar las heces a través de una abertura hecha en la cavidad abdominal. Una bolsa externa se adjunta a esta apertura, que recoge las heces expulsadas. Esto es sobre todo la última línea de tratamiento.

Deja un comentario