La demencia puede causar una retorcido sentido del humor

Si alguna vez has conocido a alguien con demencia, usted será probablemente consciente de que a menudo “pierden su filtro” y salen con declaraciones extrañas. Un nuevo estudio encontró que la demencia puede alterar el sentido del humor de alguien bien antes del diagnóstico.

La demencia puede causar una retorcido sentido del humor

La demencia puede causar una retorcido sentido del humor

Jajajaja, por lo que va a visitar a su marido pronto entonces,” una mujer que cuidaba dijo – en voz alta – durante el funeral de una vecina del asilo de ancianos, al que yo le acompañaba, porque ella está en una silla de ruedas. “Espero que no vayan a discutir como antes“, Exclamó, seguido de risas más histérica. Fue inapropiado; todo el mundo podía oír lo que decía.

Como cuidadora, ésta fue apenas la primera vez que fui testigo extraño, vergonzosa, y al mismo tiempo también las declaraciones poco divertidas realizadas por las personas mayores. El hecho de que las personas mayores pueden, como algunos dicen, “perder sus filtros” y decir lo primero que se le pasa por la cabeza es bien conocido. A la dama en cuestión le solía pasar exactamente eso – una dama, formal y correcta. Unos meses después de que ella pensara que el funeral de su vecina era divertido, le diagnosticaron demencia.

¿Son las declaraciones humorísticas realizadas por las personas mayores en forma significativa? De hecho, según un estudio realizado por investigadores del Colegio Universitario de Londres, sobre los pacientes con demencia frontotemporal, se mostraron de haber desarrollado un sentido del humor cada vez más extraño ya que sus síntomas empeoraron.

En retrospectiva, sus cuidadores observaron que una alteración en sentidos del humor de los pacientes con demencia fueron los primeros signos de la enfermedad.

El autor principal, el Dr. Camilla Clark y sus colegas seleccionaron 48 pacientes con diferentes tipos de demencia de su clínica de demencia del Colegio Universitario de Londres. Se les pidió que completaran cuestionarios relacionados con el sentido del humor de los pacientes con muestras de demencia, y cómo habían cambiado en los últimos 15 años – a sus cuidadores – sus cónyuges que convivienten en muchos casos, los niños, otros parientes o amigos en otros.

Sorprendentemente, casi todos los que respondieron al cuestionario informaron de que sus seres queridos con demencia habían sufrido cambios en su sentido del humor en los nueve años anteriores al diagnóstico. Convirtiendose en un humor más oscuro y más retorcido, éstos fueron más apreciados por las personas con demencia. En particular, el estudio encontró que “Los pacientes con [variante conductual demencia frontotemporal] fueron significativamente más propensos a expresar el humor en situaciones generalmente que no se consideran graciosas”. Ellos tendían a encontrar situaciones trágicas como exactamente el funeral que he mencionado anteriormente como algo divertido, en otras palabras.

Dr. Clark mencionó que estamos hablando de “cambios marcados, un humor totalmente inadecuado, mucho más allá de los reinos de humor, incluso de mal gusto, por ejemplo, un hombre se echó a reír cuando su esposa gravemente se quemó a sí misma”.

¿Por qué sucede esto? La demencia frontotemporal, que es uno de los tipos menos comunes de demencia, afecta a la parte del cerebro que procesa el comportamiento y la personalidad. A medida que la enfermedad se establece, los pacientes pueden llegar a ser cada vez más impulsivos, perder sus inhibiciones, y llegar a ser incapaces de hacer frente a situaciones interpersonales en formas socialmente aceptables.

Una alteración del sentido del humor se visualiza bien antes del diagnóstico, por lo general desencadenada por más síntomas fácilmentes reconocibles, tanto en pacientes con Enfermedad de Alzheimer y degeneraciones lobar frontotemporal. Aunque los autores del estudio reconocen limitaciones en la forma de una pequeña muestra y el hecho de que la información se obtuvo sobre la base de la auto-presentación de informes, los hallazgos pueden ayudar a los profesionales médicos a reconocer la demencia más temprana en el futuro, prestando atención a los cambios en el humor en el mayor porcentaje de la gente.

Deja un comentario