La depresión materna ‘Influencias Comportamientos Adolescentes’

Recientes hallazgos sugieren que los adolescentes cuyas madres estuvieron deprimidos durante sus años más jóvenes son más propensos a mostrar comportamientos violentos y no violentos en comparación con otros adolescentes.

depresión materna

La depresión materna ‘Influencias Comportamientos Adolescentes ‘

Las madres están más conectados con sus hijos de lo que piensan, mucho después de sus cordones umbilicales se cortan. Aunque estudios previos han demostrado que la depresión materna durante el embarazo puede estar relacionado con la salud mental de sus hijos en la adolescencia, un estudio reciente encontró que la depresión de la madre durante años pre-adolescentes de su hijo también puede influir en su comportamiento y la salud mental durante sus años de adolescencia.

Investigadores canadienses que siguieron a casi 3.000 niños y sus madres por más de diez años encontraron que los niños pequeños (edades de dos a cinco años) cuyas madres experimentaron síntomas depresivos eran más propensos a involucrarse en comportamientos de riesgo en la adolescencia que aquellos cuyas madres no estaban deprimidos .

El equipo utilizó cuestionarios cada dos años para entrevistar a las madres y los niños en una encuesta nacional de 1994 a 2009. Los niños tenían edades 2-5 años al inicio del estudio, pero por la edad de 10 a 11 años, que fueron capaces de llenar sus propios cuestionarios hasta que estuvieron cerca de 16 a 17 años de edad.

Los investigadores consideraron factores como el estatus socioeconómico sexo y la familia del niño, y se identificaron algunas tendencias entre los niños cuyas madres experimentaron síntomas de la depresión cuando los niños tenían 6-10 años de edad (años de infancia en medio). Los resultados mostraron que los adolescentes eran más propensos a fumar, consumir marihuana, tomar alcohol o usar alucinógenos si sus madres experimentaron depresión durante sus años medios de la niñez. Estos adolescentes también tienden a comprometerse en no violenta, así como conductas delictivas violentas. Estos incluyen la lucha, el robo, daños a la propiedad, portando armas, atacar a alguien, la conducción bajo la influencia (o andar con alguien que es), o la venta de drogas.

Los hallazgos sugieren que la exposición de un niño a los síntomas depresivos de la madre se asocia con el desarrollo de conductas de riesgo.

También sugieren que midchildhood es un período sensible en el que la exposición a la depresión de la madre parece tener un gran efecto en el comportamiento de los adolescentes. Sin embargo, los autores afirman que los resultados no prueban que la depresión de madres cuando sus hijos eran pequeños causado su comportamiento cuando eran mayores.

Estos descubrimientos también agregan otra dimensión a los hallazgos previos que sugieren que los comportamientos de los adolescentes se ven afectados por la depresión materna durante el embarazo, así como la depresión posparto. Los científicos explican que los niveles de cortisol de una madre (la hormona del estrés) pueden aumentar cuando deprimido, y esto puede ser transmitida al bebé a través de la placenta, lo que afecta su cerebro en desarrollo. También sugieren que los factores genéticos que aumentan el riesgo de la madre de la depresión, pueden pasar a sus bebés e influyen en su salud mental.

Por otro lado, la depresión postparto parece afectar el desarrollo del niño, ya que afecta a la capacidad de la madre para responder a las necesidades del bebé. Los adolescentes de madres con menos educación y menos favorecidos también eran más propensos a ser afectados. Los investigadores explican que las madres más educadas pueden tener más apoyo y acceso a guarderías, lo que podría reducir los efectos negativos de la depresión en sus hijos. Por tanto, es importante que los médicos y las familias a tomar en serio la depresión para asegurarse de que las madres reciban ayuda.

Impacto de la depresión materna en el desarrollo infantil

Los estudios han demostrado que la depresión materna es un factor de riesgo para el desarrollo emocional, mental y social de los niños. Muchas mujeres experimentan síntomas depresivos que a menudo no reconocida y no tratada. Las madres que están en riesgo de depresión son más vulnerables durante los pocos meses después del parto. Los médicos que atienden a bebés y niños a menudo han repetido los encuentros con las madres, y por lo tanto es importante para ellos tener un poco de conocimiento y habilidades para detectar los síntomas de la depresión materna.

El vínculo entre los resultados de la depresión y el niño es complejo, y los estudios no han encontrado suficiente evidencia que asocia la depresión materna a la mala crianza de los hijos. Otros factores de riesgo pueden estar involucrados, como el bajo apoyo social, el estrés financiero, y la adversidad familiar, que contribuyen a las diferencias en los resultados de los niños. En ausencia de la depresión materna, otros factores, como el estrés, pueden influir en el comportamiento del niño.

Los bebés y los niños varias veces interactúan con sus madres en una base diaria. A menudo reaccionan a patrones interactivos de su madre, y si están deprimidos pueden mostrar comportamientos tales como la hostilidad, la ira, la falta de respuesta, o falta de emoción. Los científicos sugieren que una temprana edad, los niños no son capaces de hacer frente a la situación, lo que puede llevar a convertirse retirado o pasiva, y recurrir a comportamientos como chuparse el dedo. Los hijos de madres deprimidas también se han encontrado a experimentar problemas en el aprendizaje y su capacidad para procesar la información.

Algunos expertos creen que debido a que las madres deprimidas son generalmente menos atento y sensible a las necesidades de sus hijos, que también son pobres modelos para la solución de problemas y la regulación del humor negativo.

Niños en edad escolar con madres deprimidas tienden a tener problemas de funcionamiento adaptativo, y pueden o bien internalizar o externalizar problemas. La salud mental materna también parece estar vinculado con déficit de atención / hiperactividad (TDAH) en niños, menor coeficiente intelectual, problemas de atención, dificultades en matemáticas, y las necesidades educativas especiales. Sin embargo, algunos estudios muestran que el estrés familiar, la falta de apoyo, los factores ambientales y los factores genéticos también juegan un papel en la perturbación infantil.

La adolescencia es un período de susceptibilidad para el trastorno depresivo mayor y trastorno afectivo. Estudios previos han demostrado que tener un padre deprimido aumenta el riesgo de los adolescentes de la inadaptación psicosocial, la depresión mayor, trastorno de ansiedad, trastorno de conducta y trastorno de abuso de sustancias. En términos de desarrollo académico, sino que también son más propensos a tener problemas de aprendizaje y TDAH. Otros factores que pueden afectar los comportamientos adolescentes incluyen conflictos maritales, eventos estresantes de la vida, la pobreza, el apoyo social limitado, la educación materna más baja, y baja clase social.

Tratamiento de la depresión materna

Las familias y los doctores deben trabajar de la mano para reconocer los síntomas de la depresión materna durante el tratamiento temprano y adecuado. El tratamiento puede consistir en medicamentos y psicoterapia; Sin embargo, para las madres embarazadas y lactantes, el uso de medicamentos puede ser complicado. Las mujeres que están embarazadas o amamantando deben consultar a un médico acerca de tomar medicamentos antidepresivos. Las intervenciones no clínicas incluyen descansar lo suficiente, hacer ejercicio y una dieta adecuada. Unirse a un grupo de apoyo donde se puede hablar con otras mujeres con depresión también puede ser útil.

Niños en edad escolar y adolescentes de familias con madres deprimidas pueden beneficiarse de la terapia familiar, que se centra en la comunicación.

Deja un comentario