La grasa de la cintura es más grave para la obesidad que las enfermedades del hígado graso no alcóholico

Un estudio muy reciente ha encontrado que los pacientes con diagnóstico de enfermedad del hígado graso no alcohólico y que tienen un mayor nivel de grasa de la cintura, tienen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones de la enfermedad que aquellos que son obesos.

La grasa de la cintura es más grave para la obesidad que las enfermedades del hígado graso no alcóholico

La grasa de la cintura es más grave para la obesidad que las enfermedades del hígado graso no alcóholico

La enfermedad de hígado graso no alcohólico (EHNA) es una condición donde la grasa se acumula alrededor del hígado y que puede entonces dar lugar a la inflamación del hígado. Este proceso puede conducir a la cicatrización permanente del hígado, conocida como cirrosis, que a su vez puede afectar seriamente la capacidad de este órgano para funcionar.

El hígado graso no alcohólico está muy fuertemente asociado con la obesidad y la prevalencia de esta condición se informó a ser tan alta como el 80% en estos pacientes. La versión llamada “ajustada” de esta condición está presente en el 16% de los pacientes con un peso normal y puede causar complicaciones como la hipertensión arterial, la diabetes y la muerte prematura.

Hígado graso no alcohólico parece ser más común en los hombres que en las mujeres hasta la edad de 60 años, donde la prevalencia se iguala entre los géneros. La tasa de incidencia de esta enfermedad es mayor en la población hispana, que puede ser debido a la mayor tasa de obesidad y la diabetes tipo 2 en este grupo de población.

La investigación

Un estudio que fue realizado por el Hospital Policlínico de Milán, Italia fue presentado recientemente por los investigadores.

Sus resultados mostraron que los pacientes que fueron diagnosticados con hígado graso no alcohólico ‘magra’ (hígado graso no alcohólico en pacientes con peso normal) y que había un mayor nivel de grasa de la cintura, eran de hecho en mayor riesgo de desarrollar complicaciones que los pacientes obesos con diagnóstico de hígado graso no alcohólico.

Los investigadores descubrieron que los pacientes con hígado graso no alcohólico que tenían una circunferencia de cintura de más de 35 pulgadas / 89 centímetros en las mujeres y más de 40 pulgadas / 102 centímetros en los hombres, tenían un mayor riesgo de desarrollar las siguientes cuestiones:

  • El síndrome metabólico – Este es un síndrome caracterizado por la combinación de la hipertensión, la diabetes tipo 2 y la obesidad. A su vez, estas condiciones puede dar lugar a problemas como la insuficiencia cardiaca y / o pulmonar, neuropatía periférica, alteraciones visuales y la disfunción sexual.
  • Placas carotídeas – Una acumulación de depósitos de colesterol y sustancias grasas dentro de las paredes de las arterias. Esto puede resultar en la obstrucción del flujo de sangre al cerebro y puede conducir al desarrollo de un accidente cerebrovascular.
  • Fibrosis hepática significativa – El primer nivel de cicatrices en el hígado. Cuando este proceso continúa, entonces el paciente puede desarrollar cirrosis hepática y, en última instancia, la insuficiencia hepática.

Los resultados de la investigación también sugiere que las complicaciones cardiovasculares, metabólicos y de órganos, mencionados de hígado graso no alcohólico, podría ser mejor detectados mediante la combinación de datos de índice de masa corporal (IMC) con mediciones de la circunferencia de la cintura.

La importancia clínica

Este estudio ha demostrado que la grasa corporal que se almacena alrededor de la cintura del paciente aumenta los riesgos asociados con hígado graso no alcohólico más de lo que lo hace la obesidad, como se pensaba anteriormente.

Por lo tanto, se ha sugerido que una mayor investigación del análisis de circunferencia de la cintura de un paciente, y no sólo su peso, es importante en la detección de pacientes de alto riesgo con diagnóstico de hígado graso no alcohólico.

Mientras tanto, los médicos y las enfermeras deben estar asegurándose de que estos pacientes de alto riesgo, con diagnóstico de hígado graso no alcohólico, se identifican a través de las medidas mencionadas a continuación, se hace referencia, seguidos y gestionados de manera adecuada. Esto disminuirá el riesgo de morbilidad y mortalidad del paciente y dará lugar a un pronóstico más favorable, así como una mejor calidad de vida.

La enfermedad de hígado graso no alcohólico

Definiciones

El hígado graso no alcohólico se define como la acumulación de grasa en el hígado en personas que beben poco o nada de alcohol. El consumo de más de 20 gramos de alcohol por día excluye esta condición, ya que entonces se conoce como enfermedad de hígado graso no alcohólico.

Los siguientes son los diferentes tipos de hígado graso no alcohólico:

Hígado graso no alcohólico – A pesar de que la acumulación de grasa en el hígado no es normal, no necesariamente causa ningún daño. En su forma más simple, esta condición es muy común y no causa complicaciones.
Esteatohepatitis no alcohólica – En un pequeño número de personas, los depósitos de grasa en el hígado son la causa de la inflamación del órgano. Esto puede causar disfunción hepática y puede conducir a la cirrosis.
Enfermedad de hígado graso no alcohólica asociada a la cirrosis – La inflamación prolongada conduce a la cirrosis, que puede llegar a ser tan severa que hace que el hígado sea disfuncional, y finalmente puede resultar en insuficiencia hepática.

Causas

Ciertos medicamentos pueden provocar hígado graso no alcohólico y pueden incluir lo siguiente:

  • Corticosteroides.
  • Tetraciclinas, como la eritromicina.
  • Los medicamentos antivirales tales como los análogos de nucleósidos.
  • El metotrexato.
  • El tamoxifeno.
  • La aspirina, como parte del síndrome de Reye en niños menores de 12 años de edad.
  • La amiodarona.
  • Sacarosa en bebidas gaseosas metaboliza en fructosa, y esto puede causar un aumento en la deposición de grasa en el abdomen.

Los factores genéticos también tienen un papel importante que desempeñar en el desarrollo de esta enfermedad en los hombres americanos nativos.

Los síntomas

Hígado graso no alcohólico por lo general no causa ningún signo o síntoma, pero cuando lo hace, puede causar los siguientes problemas:

  • Fatiga.
  • Pérdida de peso.
  • Dolor abdominal superior derecha.
  • La ictericia leve puede ser observada, pero esto es raro.

Factores de riesgo

Existen muchas condiciones y enfermedades que pueden estar asociados con esta condición, y estos pueden incluir los siguientes:

  • Como se ha mencionado, el aumento de circunferencia de la cintura y / o la obesidad.
  • El aumento de los niveles de triglicéridos.
  • Niveles altos de colesterol.
  • Diabetes tipo 2.
  • Síndrome metabólico.
  • Sindrome de Ovario poliquistico.
  • Apnea del sueño.
  • El hipotiroidismo.
  • Hipopituitarismo.

Diagnóstico

El diagnóstico de hígado graso no alcohólico se confirma mediante análisis de sangre que muestran pruebas de función hepática anormal, procedimientos de imágenes que muestran depósitos de grasa en el hígado y la inflamación y cicatrización del tejido hepático donde se tomó.

Administración

No existe un protocolo estándar para el tratamiento de hígado graso no alcohólico, pero la condición es administrada frente a los factores de riesgo que se asocian con esta condición. Esto incluiría la incorporación de las siguientes sugerencias:

  • La pérdida de peso – Los pacientes deben reducir su ingesta de calorías y aumentar la actividad física para mejorar la pérdida de peso.
  • La elección de opciones de alimentos saludables – La adición de granos enteros, frutas y verduras se sugieren.
  • El aumento de la actividad física – Una combinación de 30 minutos de ejercicios aeróbicos y entrenamiento con pesas, en la mayoría de los días de la semana, se ha demostrado que ofrece grandes beneficios.
  • Control de la diabetes – Es muy importante que los pacientes diabéticos deben controlar sus niveles de glucosa con regularidad, que su medicamento debe tomarse correctamente y que deben tener un seguimiento con sus médicos de una manera apropiada.
  • La reducción de los niveles de colesterol – Los pacientes deben controlar los niveles altos de colesterol con medicamentos, dieta y ejercicio.
  • La protección del hígado – Evitar las cosas que va a traer problemas en el hígado, como el alcohol, así como ciertos medicamentos.

Los médicos pueden recomendar ser vacunados contra la hepatitis A y B para ayudar a prevenir contra la contratación de estos virus, que pueden causar más daños en el hígado.

Deja un comentario