La música promueve la capacitación del desarrollo cerebral de los niños

Los estudios demuestran que aprender a tocar un instrumento musical ayuda a promover la ‘Capacitación’ del desarrollo del cerebro en los niños. Formación de música antigua se ha encontrado para mejorar la memoria y otras habilidades mentales, así como promover la salud psicológica al reducir el estrés y la ansiedad.

La música y el desarrollo cerebral de los niños

La música promueve la capacitación del desarrollo cerebral de los niños

Genios musicales como Amadeus Wolfgang Mozart comenzaron a desarrollar sus artesanías como los niños pequeños. La mayoría de los niños no van a ser tan famoso o apasionado con la música como Mozart o Beethoven, pero muchos se beneficiarán de aprendizaje y formación con este arte de varias maneras. Además de ser capaz de expresarse, entretener a sus familiares y amigos, o simplemente divertirse jugando con un instrumento de su elección, los niños pueden desarrollar sus habilidades mentales y maximizar el potencial de sus cerebros mediante la participación en la música.

La investigación sobre el impacto de la música en el desarrollo del cerebro del niño no es nueva. El efecto de la música en el tamaño del cerebro se ha estudiado desde el siglo 19, y se ha llevado a algunas personas como el senador Zell Miller Georgia para idear “Beethoven for Babies”, un CD de música clásica que se le dio a cada recién nacido en Georgia para llevar a casa del hospital. La tecnología reciente, particularmente técnicas de imagen como la RM (resonancia magnética) también ha hecho posible que los investigadores visualizar el impacto de la música en el tamaño del cerebro y la actividad cerebral (“efecto Mozart”) en sujetos vivos. Aunque los investigadores todavía no están seguros de si escuchar música clásica a una edad temprana afecta el desarrollo cerebral, los estudios sugieren que el entrenamiento musical puede tener un efecto. Por otro lado, algunos expertos también piensan que la capacidad del niño para aprender a tocar un instrumento puede ocurrir sólo en aquellos cuyos cerebros estaban ya muy desarrollada en ciertas áreas.

Ventajas del entrenamiento de Música

Estudios previos han demostrado que el entrenamiento musical se asocia con una mejoría IQ en niños en edad escolar. Los expertos creen que la música promueve el desarrollo cognitivo (mental) en los niños y que debería ser parte de la enseñanza preescolar y la educación primaria. Se ha demostrado que los niños que toman clases de música muestran mejoras en las habilidades de memoria que se correlacionan con las habilidades no musicales, como las matemáticas, la alfabetización, el procesamiento visual y espacial y la memoria verbal, en comparación con los niños que no están tomando lecciones.

Los estudios demuestran que hay muchas formas de entrenamiento musical puede mejorar la conectividad y la función de las diferentes regiones del cerebro. Aumenta uno de volumen cerebral y apoya la comunicación entre diferentes áreas del cerebro. Tocar un instrumento musical a una edad temprana (sobre todo antes de los 7 años) afecta cómo los cerebro interpreta y asimila una amplia gama de información sensorial. Formación musical mejora su capacidad de integrar información de diferentes sentidos – oído, la vista y el tacto. Aumenta la conectividad entre áreas en el cerebro (circuitos cerebrales), creando así un acceso alternativo en sistemas rotos o disfuncionales en el cerebro.

Neurocientíficos canadienses que examinaron los cerebros de los adultos de 19 a 21 con al menos un año de formación musical encontraron que ciertas regiones del cerebro asociadas con la autoconciencia y la audiencia eran más grandes en los que se inició la formación de música antes de los siete años de edad. Específicamente, estas regiones del cerebro tenían más materia gris y una corteza más gruesa, que forma la capa exterior del cerebro.

Otro estudio realizado por investigadores suecos encontraron que el entrenamiento musical da nueva forma a los circuitos del cerebro a través de la neuroplasticidad. Análisis de resonancia magnética de la función cerebral de los pianistas mientras jugaba en un teclado de 12 teclas de piano demostró que el entrenamiento musical ayudó a mejorar su capacidad de improvisación, lo que sugiere la mejora de la conectividad cerebral y menos confianza en la memoria.

Música y Psicología de la Salud

Aparte de la mejora de la función cognitiva, la investigación reciente sugiere que aprender a tocar un instrumento musical como el violín también mejora la salud psicológica.

Un equipo de investigación de psiquiatría infantil de la Universidad de Vermont Colegio de Medicina acaba de publicar los resultados del estudio en la revista de la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente, indicando que el entrenamiento musical puede ayudar a los niños a controlar sus emociones, reducir su ansiedad, y centrar su atención. Su investigación, hasta el momento, es la investigación más grande de la asociación entre la formación musical y el desarrollo del cerebro, que tiene 232 participantes.

El equipo, dirigido por James Hudziak, MD, profesor de psiquiatría y director del Centro de Vermont para Niños, Jóvenes y Familias, analizó las imágenes por resonancia magnética de los cerebros de los niños de seis a 18 años, prestando atención a los cambios en el espesor de la capa exterior áreas (cortical) del cerebro. En su investigación anterior, se encontraron con que los cambios (engrosamiento / adelgazamiento) en áreas específicas del cerebro influyeron en la aparición de la ansiedad, la depresión, la agresión, el control del comportamiento y problemas de atención, incluso en niños sin enfermedad o trastorno mental. Su reciente estudio tuvo como objetivo conocer si la formación musical, una actividad positiva, influiría en estos indicadores corticales.

Los investigadores encontraron evidencia de que la reproducción de música, lo que requiere el control motor y la coordinación, podría alterar las áreas motoras del cerebro e influyen en los cambios en las zonas del cerebro relacionadas con el comportamiento de regulación.

La práctica de la música aumentó espesor en el área de la corteza que controla el funcionamiento ejecutivo (memoria de trabajo, control de atención) la organización y la capacidad de planificación. También parece afectar a las áreas del cerebro que desempeñan un papel en el control inhibitorio y el procesamiento de las emociones. Los autores creen que tocar el violín, por ejemplo, puede ayudar a un niño a combatir los trastornos psicológicos como la ansiedad y la depresión mejor que las píldoras de prescripción. Estos resultados apoyan el modelo del autor principal de que la totalidad del entorno del niño, incluyendo la familia, las mascotas, los maestros, los amigos y las actividades extracurriculares, contribuyen a la salud psicológica, con música de ser un componente crítico en el modelo.

Cómo motivar a niños a la práctica de tocar un instrumento

Muchos padres quieren que sus hijos aprendan a tocar un instrumento musical, si es el piano, el violín o la guitarra. Sin embargo, muchos niños podrían preferir jugar con sus aparatos electrónicos, jugar videojuegos o practicar deportes.

No son muchos los niños tienen el talento natural o pasión por el aprendizaje de la música, pero el interés por la música se pueden cultivar en la mayoría de los niños.

La clave para motivar a un niño a recoger un instrumento y aprender a usarlo es empezar ellos jóvenes, inicialmente exponiéndolos a la música por escuchar, cantar, balanceándose o bailar, y jugar juegos. Es importante determinar si están listos o lo suficientemente maduros como para elegir un instrumento y tomar clases. Sin embargo, los padres pueden empezar por ayudar a sus niños a desarrollar habilidades simples como identificar musicales ritmos, melodías, o instrumentos. Ellos pueden tomar lecciones formales cuando sean mayores para favorecer su comprensión de la música, sin presionarlos para convertirse en grandes artistas.

Deja un comentario