Deberíamos dejar que los niños sean niños y jueguen libremente, es así como el contacto directo con las bacterias les permitirá tener una salud mucho más fortalecida. Es habitual el desconocimiento de los padres sobre este asunto y es muy importante informar para evitar una alergia potencial.