Las mujeres con crianzas violentas e inseguridades alimentarias están en riesgo de obesidad

Una de las últimas investigaciones han demostrado que las mujeres que se han enfrentado al trato rudo durante su infancia y están en peligro de inseguridad alimentaria son más propensas a la obesidad y sus comorbilidades asociadas.

Las mujeres con crianza violentas y la inseguridad alimentaria está en riesgo de obesidad

Las mujeres con crianza violentas y la inseguridad alimentaria está en riesgo de obesidad

Las tensiones físicas y emocionales se han relacionado con la obesidad en las mujeres. Esta investigación se ha llevado una sorprendente evidencia a la luz, indicando que las prácticas de paternidad duras, junto con la malicia de la inseguridad alimentaria, son dos problemas muy comunes, pueden poner a la población femenina en riesgo de obesidad.

La inseguridad alimentaria provoca cambios internos del cuerpo, convirtiéndose en uno de los factores de riesgo para la obesidad. Problemas de la infancia tienen un impacto similar. La crianza dura que comprende de años de disciplina rígida, la ira, el resentimiento y el comportamiento crítico, tiene un efecto significativo en los años de adolescencia, que afecta a la forma en que la grasa se almacena en el cuerpo.

Esta investigación prospectiva fue realizado por Brenda Lohman, profesora en estudios del desarrollo y de la familia humana y Tricia Neppl, profesora asistente en estudios de desarrollo y de la familia humana. Los resultados del estudio fueron publicados posteriormente en la revista Journal of Adolescent Health.

Durante el transcurso de esta investigación, los adolescentes de 13 años fueron estudiados por los impactos de la privación de alimentos y la mala crianza hasta la edad de los 16 años. La inseguridad alimentaria en las niñas fue reportado por los mismos padres mientras que del entorno del hogar y de las interacciones entre padres e hijos se observaron a través grabación en vídeo.

Padres duros: Machos Vs hembras

Se planteó la hipótesis de que el aumento del riesgo de la obesidad en las mujeres podría estar vinculado con un aumento en los niveles de cortisol, la hormona del estrés en el cuerpo en caso de dificultades emocionales. Los niveles altos de cortisol afecta también otras funciones endocrinas, particularmente el metabolismo de las grasas, poniendo las mujeres con alto riesgo de alto índice de masa corporal (IMC). La falta de alimentos sanos agrava aún más el metabolismo ya perturbado.

Aunque no existe una diferencia en el impacto que tiene sobre el trato rudo a jóvenes de ambos sexos, la gravedad de la consecuencia en ambos géneros es un poco diferente. No hay una explicación plausible de estas diferencias que se haya postulado todavía.

De acuerdo con Brenda Lohman, la autora principal de este estudio, los investigadores, hasta ahora, han podido explicar por qué los hombres son menos afectados que las mujeres cuando se enfrentan a las circunstancias similares de la privación de alimentos y a infancia difícil.

La importancia de una buena educación de los hijos

Según los investigadores, el concepto de bienestar infantil no debe permanecer limitada a los años de la pubertad sólo como la pubertad es el momento de grandes cambios físicos y emocionales. Es durante este tiempo cuando los adolescentes necesitan buenas prácticas de crianza.
La mala crianza puede estropear la experiencia de la adolescencia del niño, dejando huellas duraderas que pueden manifestarse más tarde en forma de condiciones psicológicas, como trastorno por atracón, que puede agregar además el riesgo de la obesidad. Una buena crianza puede garantizarse mediante una estrecha colaboración entre los padres y los maestros para asegurar el mejor ambiente de infancia libre de inseguridades.

La superación de inseguridad alimentaria

Mantener a un niño cerca a la dieta del niño durante los años de la adolescencia es tan importante como durante los primeros años de vida desde que los brotes de crecimiento requieren apoyo nutricional adicional. La dieta nutritiva saludable en este momento de la vida asegura que el peso corporal se mantenga dentro del rango estipulado de índice de masa corporal ajustado para la altura.
Asegurar una infancia emocionalmente estable a través de una buena crianza y la superación de los problemas de la privación de alimentos en las mujeres puede ser, por lo tanto, el desarrollo de estrategias preventivas modificables para la prevención de la obesidad y para evitar las complicaciones asociadas con ella.

La obesidad prolongada aumenta el riesgo de cáncer en mujeres

Las últimas investigaciones han revelado que los períodos de exceso de peso más largos pueden multiplicar las probabilidades de ciertos tipos de cánceres en las mujeres, en particular las que tienen una asociación con la obesidad. Esta investigación se basó en un estudio transversal grande llevado a cabo en mujeres que habían llegado a la menopausia.

El estudio se llevó a cabo por un grupo de investigadores y fue encabezada por Melina Arnold, PhD, de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, Lyon, Francia. El objetivo básico de esta investigación fue estudiar los efectos de la obesidad prolongada sobre el riesgo de cánceres en las mujeres posmenopáusicas. La investigación fue publicada posteriormente en PLoS Medicine.

Los investigadores analizaron los datos de 73,913 mujeres posmenopáusicas entre las edades de 50 a 79 años en el momento del reclutamiento para el estudio. Este grupo cohorte fue seguida por un intervalo medio de 12,6 años. Para el final del estudio, 6301 cánceres relacionados con la obesidad se habían identificado en estas mujeres.

Alrededor del 40% de las mujeres se encontró con el adecuado índice de masa corporal normal (IMC). El restante 60% de las mujeres se encontraron que tenían sobrepeso desde hace casi 30 años y de estas mujeres, se encontró que casi la mitad tenían obesidad mórbida durante un promedio de 20 años.

Obesidad: Un factor de riesgo para el cáncer

Los investigadores descubrieron que en las mujeres adultas, cada 10 años de ser obesas aumentaba el riesgo de desarrollar cáncer en un 7% (razón de riesgo: 1,07). El mayor riesgo planteado por la obesidad era la de cáncer de endometrio, un asombroso 17% en uno de los cánceres más comunes relacionadas con la obesidad en las mujeres. Por cada 10 años con un IMC de más de 10% por encima del peso corporal normal para la altura, las probabilidades de cáncer de endometrio se incrementaron en 37%. Se observó una relación dosis-respuesta clara entre la obesidad y el riesgo de cáncer de endometrio en mujeres.

Se encontró que el riesgo de segundo más alto (16%) era el cáncer de riñón. El cáncer de mama es otro de los tipos comunes de cáncer para el que la obesidad es uno de los factores de riesgo más importantes. Se observó que las largas duraciones de tener sobrepeso aumentan el riesgo de cáncer de mama en casi un 5%. El cáncer de colon también fue demostrado tener una relación causal significativa con la duración de la obesidad. Se encontró que otros tipos de cánceres como rectal, el hígado, la vesícula biliar, de páncreas, de ovario, y cáncer de tiroides podían tener menor correlación con la obesidad.

Las perspectivas de futuro

Datos significativos ya existen que ponen de relieve la asociación entre la obesidad y las enfermedades crónicas como la diabetes, accidente cerebrovascular, enfermedades vesícula biliar, trastornos cardiovasculares, etc. Este estudio es el primero de este tipo de cuantificar y demostrar la relación entre la obesidad a largo plazo y el riesgo de cáncer.

Este estudio pone de relieve la necesidad de controlar el peso corporal en las mujeres. Este estudio ha allanado terreno para programas a nivel de la masa de prevención y educación en las mujeres con el fin de mantener el índice de masa corporal bajo control estricto por lo que el riesgo de cáncer puede ser controlado. Este estudio también ha dado lugar a la necesidad de llevar a cabo investigaciones similares en población masculina de manera que los factores de riesgo prevenibles como la obesidad puedan ser identificados y controlados con el tiempo.

Deja un comentario