Los ataques frecuentes de falta de aliento no deben ser ignorados

Falta de aliento y sensación de que su corazón va a pararse no siempre se asocian con una afección cardíaca. Los siguientes trastornos también pueden hacer que sienta que podría ahogarse, o peor.

Los ataques frecuentes de falta de aliento no deben ser ignorados

Los ataques frecuentes de falta de aliento no deben ser ignorados

Ansiedad

La ansiedad son sentimientos de ansiedad, inquietud o nerviosismo que ocurren debido a disturbios o cambios en la rutina diaria. Estos sentimientos de repentino pánico y miedo pueden estar asociados con el trabajo, pruebas académicas, tomar decisiones críticas y otras actividades estresantes.

Los síntomas típicos incluyen sudoración, palpitaciones (latidos cardíacos irregulares o rápidos), dolor de pecho, y una sensación de falta de aire o asfixia. Esto último podría hacer que una persona se sienta como si estuviera teniendo un ataque al corazón. El tratamiento típico incluye ciertos medicamentos y en algunos casos, psicoterapia para evaluar las razones psicológicas detrás de estos sentimientos.

Atracón comiendo o bebiendo

El atracón se refiere al deseo incontrolable de comer en exceso o sobre-beber con regularidad. Esto se traduce en consumir grandes cantidades de alimentos en períodos cortos, a veces incluso sin hambre.

El atracón cuando come o bebe a menudo es un proceso rápido, y el individuo tiende a “tragar” cantidades excesivas de comida rápidamente. Esto causa la hinchazón abdominal, que comprime el diafragma y no le permite relajarse adecuadamente. Esto resulta en síntomas físicos incómodos, como sentirse ahogado y sin aliento. El tratamiento incluye consejería individual y nutricional, terapia y medicamentos.

Enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE)

La ERGE ocurre debido al retroceso de los ácidos o contenidos del estómago en el esófago. Esto provoca sensaciones de ardor en el pecho (acidez), que puede extenderse a la garganta también.

ME GUSTA LO QUE VEO

Los síntomas comunes incluyen dolor en el pecho y disfagia (dificultad para tragar). Los pacientes con antecedentes de úlcera péptica o enfermedad gastrointestinal comúnmente experimentan sentimientos de asfixia y falta de aire también. El tratamiento implica cambios en el estilo de vida y medicamentos para controlar los síntomas incómodos. Si empeoran, pueden requerirse medicamentos y cirugía más fuertes.

Acidosis

El pH normal de la sangre es de alrededor de 7,4. El mantenimiento de este pH es esencial para reacciones metabólicas eficientes. Debido a ciertas complicaciones renales y pulmonares, el cuerpo no puede mantener este equilibrio del pH. Si se acumula demasiado ácido en la sangre, el pH disminuye, resultando en acidosis.

Hay dos tipos de acidosis, metabólica y respiratoria, y sus síntomas varían. Sin embargo, la falta de aire, los latidos cardíacos rápidos y la respiración superficial son comunes a ambos. El tratamiento incluye la administración de carbonato de sodio vía IV para elevar el pH, los cambios en la dieta y la hidratación.

Obesidad y un estilo de vida sedentario

La obesidad, o un estilo de vida sedentario, implica la acumulación excesiva de grasa corporal debido a comer en exceso o la falta de actividad física, respectivamente. Esto predispone a un individuo a las enfermedades del corazón y las complicaciones relacionadas, que causan los síntomas relacionados con la falta de aire y la irregularidad / dificultad para respirar. Las modificaciones conductuales y dietéticas, el ejercicio regular, la medicación y la cirugía de pérdida de peso son los tratamientos disponibles.

La falta de aire súbita o la sensación de falta de aire muy a menudo no es una buena señal. Tiende a disminuir la calidad de vida. Las personas que sufren de este trastorno son más propensos a obtener ansiedad y son incapaces de realizar sus tareas diarias de manera eficiente.

Es una buena idea para discutir el problema con su médico para que pueda ejecutar algunas pruebas para asegurarse de que los mecanismos de su cuerpo están funcionando correctamente.
Los episodios frecuentes de ansiedad o falta de aire no deben ser ignorados ya que pueden resultar en aspiración pulmonar.

Deja un comentario