Los signos que están a punto de entrar en el trabajo del parto

Antes, cuando estabas tratando de concebir, utilizabas el método de esperar el día en que su periodo no se presentara, por lo que podría así tener una prueba de embarazo.

Los signos que están a punto de entrar en el trabajo del parto

Los signos que están a punto de entrar en el trabajo del parto

Hubo un par de veces cuando se pensaba “esta sería la misma”, pero no lo era. Por último, el caso muy esperado sucedió,  ¡Estaba embarazada! A la espera del trabajo de parto para comenzar en las etapas finales del tercer trimestre es muy parecida a la espera de la prueba de embarazo positiva.

Habrá algunas situaciones en las que se observan signos, y está segura de que esto debe ser el momento y entonces no es aún cosa real. Hay algunas formas en que se puede diferenciar entre las dos, por suerte. ¿Cuáles son?

Contracciones reales frente a las contracciones de Braxton Hicks

La mayoría de las mujeres embarazadas comienzan a experimentar contracciones de Braxton Hicks notables en algún momento durante su segundo trimestre. Estas contracciones no vienen en un patrón particular y tienden a resolverse cuando cambia de posición. A pesar de las contracciones de Braxton Hicks no están destinadas a ser dolorosa, ellas se vuelven más intensas cuando el embarazo progresa. No es de extrañar que una mujer que está esperando ansiosamente ponerse de pato para empezar puede confundir las contracciones de Braxton Hicks con las contracciones reales del parto. ¿Cómo se sabe que estás en el trabajo de parto, y no sólo es una nueva ronda de “contracciones de Braxton Hicks”?

Las contracciones del parto vienen en un patrón predecible. Empiezan con una duración de un período corto de tiempo, con grandes intervalos entre ellos. A continuación, se mueven más cerca y duran más. El dolor también se incrementará gradualmente. Las mujeres que sospechan que están en el trabajo de parto deben cronometrar la duración de las contracciones individuales, así como los intervalos entre dos contracciones. Si usted ve un como un patrón se va construyendo y la duración entre una y otra es de aproximadamente 6 ó 8 minutos, es probable que esté comenzando con su trabajo de parto. Cuando estas contracciones vienen de tres a cuatro minutos de diferencia y con una duración de 60 segundos o más es el momento de dirigirse al hospital o llamar a su comadrona.

El tapón de moco

El tapón de moco es un coágulo de espesor hecho de moco y sangre que cubre el cuello del útero durante el embarazo. El tapón de moco ayuda a prevenir infecciones en el útero, y realmente tiene un aspecto un poco como un “corcho” en algunos casos. Usted perderá su tapón de moco antes o durante el parto, y puede salir en su totalidad o en partes. Si ve que su tapón de moco a salido, lo más probable es que va a entrar en el trabajo dentro de las próximas 24 horas si no está ya experimentando las contracciones del parto. Es posible perder el tapón mucoso antes de tiempo, sin embargo. En ese caso, su cuerpo simplemente puede crear otro. ¿Estás cerca de su fecha de vencimiento? El tapón de moco acaba de mancharte tu ropa intima o compresa, puede ir preparando las maletas o la bolsa para el hospital.

Si se revienta la fuente

Cuando su “bolsa de aguas se rompe”, también conocida como la rotura de las membranas, está recibiendo un mensaje muy claro de que su bebé está en camino. Sólo un pequeño porcentaje de los trabajos comienzan con la rotura de las membranas. La mayoría de las mujeres tendrán sus membranas rotas artificialmente por una comadrona o ginecólogo durante el parto. Para aquellos que no dispongan de su bolsa de agua rotas, es porque tiende a romperse hacia el final del trabajo.

A veces, las membranas que se mantienen intactas y el bebé va a nacer “en el saco amniótico”. Si su trabajo se inicia con este evento, puede notar un gran chorro de agua, o un goteo más pequeño y más continuo. El líquido amniótico es incoloro y casi inodoro. Asegúrese de que a usted no se le acaba escapa un poco de orina (sí, vergonzoso, pero que sin duda puede ocurrir durante el embarazo) antes de ir al hospital. Muchos hospitales tienen políticas sobre la duración de las membranas que pueden romperse antes de que nazca el bebé. Esto se debe a que la rotura de la bolsa aumentan el riesgo de infección. En otras palabras, no espere a que las contracciones comienzan si está seguro de la bolsa de agua se ha roto, y vaya a la zona de urgencias de maternidad de su hospital.

El instinto de anidamiento

Recuerdo claramente ser abrumado por esta enorme necesidad de planchar toda la ropa de mi bebé la noche que me puse de parto. Este, y otros actos alentados por el instinto de anidamiento, podría ser una advertencia de que está a punto de tener un bebé. Es posible que desee poner en orden el cuarto de los niños, cocinar una comida grande, o fregar el baño.

Deja un comentario