Maneras de aumentar su sistema inmunológico

La fortaleza del sistema inmunológico determina nuestra capacidad de resistir ataques diarios por los organismos nocivos y nos protege del crecimiento de células anormales. A veces, el sistema inmunológico no se activa en sí lo suficientemente rápido para superar a la tasa de reproducción de ciertas bacterias, o la bacteria produce una toxina tan rápidamente que causa un daño permanente antes de que el sistema inmune podría eliminar las bacterias. En estos casos, sería mejor para ayudar al sistema inmune al matar directamente las bacterias ofensivas.

Maneras de aumentar su sistema inmunológico

Aumente su sistema inmunológico siguiendo estos pasos


Los síntomas de un sistema inmunológico debilitado incluyen piel seca, dolor de cabeza, cansancio, dolores y molestias, el desequilibrio de peso, los patrones de sueño interrumpido y la enfermedad. A continuación se presentan algunas maneras de ayudarse a sí mismo por fortalecer el sistema inmunológico:

Beba limones

El limón es un alimento ideal para restaurar el equilibrio ácido-alcalino. El consumo de jugo de limón recién exprimido en agua, o añadiéndolo a tomar el té, los aderezos para ensaladas (en lugar de vinagre), hornear o cocinar, ayuda a mantener el pH del cuerpo que soporta las bacterias sanas en lugar de los virus y las bacterias dañinas que crecen en ambientes más ácidos.

Utilice aceites esenciales

La aromaterapia es decir, inhalación de aceites esenciales ha demostrado ser una manera segura y eficaz de proteger y mejorar el sistema inmunológico. Los aceites esenciales contienen cientos de moléculas que trabajan juntos para eliminar los virus y bacterias. A diferencia de las drogas, los virus no desarrollan resistencia a los aceites esenciales. Por esta razón, los aceites pueden ser más eficaces para vencer el frío y la gripe que los medicamentos y seguir trabajando mucho después de que un virus habría desarrollado resistencia a los antibióticos.

La manera de utilizar la aromaterapia para mejorar el sistema inmunológico comienza con el uso de aceites esenciales como manzanilla, lavanda y aceite de árbol de té que le ayudan a relajarse. Estos pueden ser calentados para formar un vapor, que se utiliza en los aceites de masaje, o como estamos viendo ahora con frecuencia, ponen en velas de aromaterapia.

El orégano es uno de los aceites esenciales más populares para el tratamiento de una amplia gama de enfermedades del frío y de la gripe a las verrugas. Es considerado como el aceite “caliente” (medida que se calienta y hormigueo) y debe utilizarse con precaución. No debe aplicarse a la cara o la garganta sin diluir primero con aceite de oliva puro o aceite graso. El orégano se aplica mejor en la espalda, los hombros y las plantas de los pies. La canela es el aceite caliente que es ideal para estimular el sistema inmunológico y se ha demostrado para apoyar el páncreas y el sistema digestivo. El incienso es un aceite esencial de gran alcance conocido por ser un potente bacterias y virus de combate. Es ampliamente utilizado por su capacidad para estimular el sistema inmunológico. Aceites de menta y eucalipto despejar las vías respiratorias y facilitar la respiración. Son seguros para aplicar sobre la piel.


Tener una buena noche de sueño

El sueño está relacionada con los niveles hormonales equilibrados (incluyendo la hormona humana del crecimiento y la hormona del estrés, cortisol), manteniendo el peso adecuado, el pensamiento claro y el razonamiento, la mejora del estado de ánimo, y la piel vibrante y saludable. El cuerpo humano puede necesitar entre 6 y 10 horas de sueño cada noche dependiendo de las necesidades individuales.

Un cuerpo que no está bien descansado es menos eficaz en la lucha contra los gérmenes y en conseguir los niveles adecuados de sueño. Los investigadores del sueño en Alemania vacunados voluntarios contra la hepatitis A, los dividieron en dos grupos, y ha asegurado que un grupo tenía un montón de sueño, mientras que el segundo grupo se mantuvo despierto durante 24 horas. Cuatro semanas más tarde, el grupo bien descansado tenía casi el doble del nivel de anticuerpos que el grupo privado de sueño y mostró una respuesta inmune mucho más fuerte a la vacuna.

Coma alimentos adecuados

Los estudios han relacionado una serie de alimentos y nutrientes para el fortalecimiento del sistema inmunológico:

  • vitamina C (cítricos, brócoli)
  • Vitamina E (frutos secos, aceites vegetales y granos enteros)
  • ajo (también un antibiótico natural)
  • zinc (carne de res, pavo, frijoles, ostras, cangrejo)
  • bioflavonoides (frutas y verduras)
  • selenio (pollo, granos enteros, atún, pargo, langosta, camarones, ajo, yema de huevo, semillas de girasol, arroz integral)
  • carotenoides (zanahorias, camotes)
  • Ácidos grasos omega-3 (nueces, salmón, atún, caballa, aceite de linaza)

Una dieta típica de estimulación inmunológica incluye lo siguiente al día: cinco porciones de frutas y verduras, semillas, aceites prensados ​​en frío, el ajo, los alimentos ricos en proteínas y granos enteros. Comer comidas más pequeñas cada pocas horas minimiza el consumo excesivo y aumenta sus niveles de energía. Muchas hierbas y especias como la cúrcuma, orégano, cilantro, albahaca, menta, romero y pimienta de cayena tienen propiedades antioxidantes. Las vitaminas y los minerales deben ser consumidos a través de los alimentos, en lugar de a través de suplementos, ya que el cuerpo absorbe los nutrientes de los alimentos de manera más eficaz. Usted puede tomar suplementos, ya que muchas personas les resulta difícil obtener todas las vitaminas y minerales de su dieta.

Beba suficiente agua

Beber mucha agua también es importante. Nuestros cuerpos pierden tres litros de agua al día a través de la orina, el sudor y la respiración. La escasez de líquido en nuestro cuerpo inhibe el funcionamiento eficiente de la sangre y del sistema linfático que reduce la energía y contribuye a una sensación de lentitud. Se recomienda un día de ocho a diez vasos. Esto le ayudará a eliminar las toxinas de los riñones y es a menudo una de las principales sugerencias para fortalecer el sistema inmunológico.

Dejar de fumar

Fumar es devastador para el sistema inmunológico, ya que destruye los cilios, diminutos pelos de la nariz y los pulmones que ayudan a atrapar las células virales invasores extranjeros. Incluso si usted respira el humo de segunda mano, su cilios puede recibir una paliza que se traducirá en menor resistencia a las enfermedades.

Como el tabaquismo afecta directamente a nuestro sistema respiratorio, que contribuye a la tos y los resfriados. Cuando usted deja de fumar, su sistema inmunológico comienza a mejorar después de 30 días.

Dejar de beber café en exceso

Manténgase alejado de las grandes cantidades de café u otras bebidas con cafeína. El café puede hacer daños graves a su sistema inmunológico y su salud. Le roba el cuerpo de minerales y vitaminas, y causa deshidratación. Si usted toma café, asegúrese de agregar un adicional de dos vasos de su consumo de agua por cada taza de café. Un suplemento mineral también ayuda a compensar los daños de la cafeína.


 

Evitar los azúcares

Evite los dulces y otros alimentos chatarra. El azúcar puede hacer que las células blancas de la sangre (que son esenciales en la protección contra la infección) lento y puede reducir la capacidad de luchar contra los gérmenes en un 40%. La comida chatarra también es deficiente en nutrientes y que en realidad puede robar el cuerpo de la nutrición. No consuma estos alimentos, sobre todo cuando estás luchando contra un resfriado o la gripe. En su lugar, comer muchas frutas y verduras orgánicas frescas.

Pasar tiempo al aire libre y el ejercicio

La mayoría de nosotros pasamos el 90% de nuestra vida interior, la inhalación de aire filtrado con recelo y los gérmenes de otras personas, por lo que hay que salir a la calle a tomar aire fresco.

El ejercicio regular y moderado puede aumentar el sistema de defensa de su cuerpo. Es compatible con el sistema inmune al disminuir la producción de hormonas del estrés. Se puede hacer una diferencia notable para su salud y la felicidad por la liberación de endorfinas. Incluso si usted va para un paseo de 30 minutos todos los días, esto solo le proporcionará más energía, aumentar el metabolismo, mejorar las funciones del corazón, intestino y pulmón que beneficiará aún más su sistema inmunitario.

Alimentarse a sí mismo

Asegúrese de sacar tiempo para sí mismo, y para pasar un rato con los amigos. Es muy bueno que se sentirá inmerso en un masaje, un baño caliente, o una sesión de trabajo de la energía cuando se siente como tener una. Nuestros cuerpos responden a nuestras emociones – si usted está estresado y ansioso, que puede manifestarse como dolor de garganta o un resfriado. Es imprescindible prestar atención a las señales de advertencia de dolor de garganta o agotamiento de modo que usted puede evitar que empeore. A medida que la mente influye en el cuerpo, por lo que reír, meditar, escuchar música, y estar feliz.

Quítate el estrés

El estrés agota el cuerpo de muchos nutrientes esenciales, incluyendo los antioxidantes alzan inmunes. El estrés también hace que sea difícil de conseguir durante un resfriado o la gripe. Así que trate de controlar sus niveles de estrés con técnicas de relajación diaria.

Por lo tanto, comenzar lentamente con los pasos anteriores e introducir uno nuevo diario o semanal. Además, se aumentará su inmunidad y, finalmente, le hará sentirse en forma y lleno de energía.

Deja un comentario