Más información sobre la próstata y tratamiento de la prostatitis

¿Cuál es la función primaria de la próstata? La función principal es producir semen, el líquido que ayuda a transportar el esperma.

Más información sobre la próstata y tratamiento de la prostatitis

Más información sobre la próstata y tratamiento de la prostatitis

Desafortunadamente, debido a la posición de la próstata y las relaciones con otros órganos en esta área, las infecciones de la glándula son bastante comunes. Aunque técnicamente no es parte del sistema urinario, está comprobado que la glándula prostática es importante para la salud urinaria, debido a que la próstata rodea la parte superior de la uretra. Está demostrado que una próstata inflamada puede causar una variedad de síntomas, incluyendo una necesidad frecuente y urgente de orinar y dolor o ardor al orinar, a menudo acompañado de dolor pélvico, de la ingle o de espalda baja. La infección o inflamación puede hacer que la glándula se hinche, apretar la uretra y afectar su capacidad de orinar. El gran problema es que no siempre es posible curar la prostatitis, pero en muchos casos los síntomas pueden ser controlados.

Más información sobre la próstata

Todo paciente varón debe saber que la próstata es una glándula que se encuentra justo debajo del almacenamiento de la orina en la vejiga. Se coloca específicamente para rodear la uretra como un donut. Está justo enfrente del recto. ¿Qué es exactamente la uretra? La uretra es el tubo que lleva la orina fuera de la vejiga, a través del pene y fuera del cuerpo. Además de la orina, también lleva el esperma. A través de un examen desagradable llamado examen digito-rectal, el médico puede comprobar la próstata poniendo un dedo en el recto para sentir la parte posterior de la glándula prostática. Al igual que se ha dicho, la glándula de la próstata hace un líquido que proporciona nutrientes para el esperma. El esperma es grueso y este líquido compone la mayor parte del líquido de la eyaculación. Lo que también es interesante es que al nacer, la próstata es del tamaño de un guisante y entonces crece ligeramente durante la infancia y luego sufre un rápido crecimiento en la pubertad. Está probado que, después de los 45 años, la próstata a menudo comienza a crecer de nuevo más rápidamente de lo normal.

Posibles causas de prostatitis

La prostatitis se divide en categorías basadas en la causa. Dos tipos de prostatitis, prostatitis aguda y prostatitis bacteriana crónica son causados ​​por la infección de la próstata. Algunos tipos de prostatitis pueden ser causados ​​cuando los músculos de la pelvis o la vejiga no funcionan correctamente.

Tipo I – Prostatitis bacteriana aguda

El paciente podría asumir que los signos y síntomas de esta forma de prostatitis por lo general vienen de repente. La prostatitis aguda es una enfermedad grave y debe ser reportada y tratada a tiempo. Algunas de las sensaciones más comunes pueden incluir:

  • Fiebre y escalofríos
  • Una sensación de gripe
  • Dolor en la glándula prostática, espalda baja o área genital
  • Problemas urinarios
  • Eyaculación dolorosa

Tipo II – Prostatitis bacteriana crónica

Lo bueno de este tipo de prostatitis es que los signos y síntomas de este tipo de prostatitis se desarrollan más lentamente y por lo general no son tan graves como los de la prostatitis aguda. Algunos de los signos y síntomas más comunes de la prostatitis bacteriana crónica incluyen:

  • Una necesidad frecuente y urgente de orinar
  • Eyaculación dolorosa
  • Una ligera fiebre
  • Infecciones recurrentes de la vejiga
  • Dolor o sensación de ardor al orinar
  • Dolor en la próstata
  • Micción excesiva durante la noche
  • Dolor en la zona lumbar y genital
  • Dificultad para orinar o disminución del flujo de orina
  • Sangre ocasional en semen o en orina

Tipo III – prostatitis crónica no bacteriana

No mucha gente sabe que este tipo de prostatitis crónica no bacteriana, es la forma más común de prostatitis. Es importante saber que los signos y síntomas de la prostatitis no bacteriana son similares a los de la prostatitis bacteriana crónica, aunque en la mayoría de los casos no se acompaña de fiebre. Razonablemente, la principal diferencia es que las pruebas no detectan ninguna bacteria en la orina o en el líquido de la glándula prostática.

Tipo IV – Prostatitis inflamatoria asintomática

Lo bueno es que este tipo no requiere tratamiento. El problema es que el paciente no se queja de dolor o malestar, pero tiene células que combaten las infecciones en su semen.

¿Es contagioso?

Bueno, cada paciente debe saber que, a veces la prostatitis es causada por un organismo de transmisión sexual, como la clamidia, lo que significa que se puede pasar a través de contacto sexual. Sin embargo, la mayoría de los casos son causados ​​por infecciones que no son transmitidas sexualmente. Estas infecciones no pueden transmitirse a las parejas sexuales.

Seguro que te interesará conocer mas sobre la prostatitis y el sexo

Diagnóstico de prostatitis

Cada paciente debe saber que el diagnóstico de prostatitis es un proceso de dos pasos, porque el médico primero debe descartar cualquier otra condición que puede estar causando signos y síntomas, y luego se enfoca en determinar qué tipo de prostatitis es el caso. Cada diagnóstico debe comenzar con tomar un historial médico y realizar un examen físico que incluye la comprobación del abdomen y el área pélvica para la ternura.

Examen rectal digital

El examen rectal digital sigue siendo una herramienta muy poderosa para el diagnóstico, ya que puede ayudar a detectar el cáncer de próstata, así como la prostatitis y otros trastornos de la próstata, aunque es bastante desagradable. Durante un examen rectal digital, el médico examina manualmente la glándula de la próstata insertando suavemente un dedo lubricado en el recto del paciente. ¡Todo se hace con los guantes, por supuesto! Debido a que la próstata está en frente del recto, el médico puede sentir la superficie posterior de la glándula de esta manera.

ME GUSTA LO QUE VEO

Pruebas de laboratorio

Después del examen rectal, el médico debe evaluar las muestras de orina y semen para bacterias y sangre.

Medicamentos

Antibióticos
Cada paciente debe saber que los antibióticos simples son una primera línea de tratamiento para todas las formas de prostatitis bacteriana. Cada tratamiento debe comenzar con urgencia con algún antibiótico de amplio espectro, pero después de determinar la bacteria exacta que está causando la infección, el tratamiento puede cambiar a otro medicamento. La prostatitis bacteriana crónica es más resistente a los antibióticos y tarda más en tratarse. A veces los pacientes necesitan continuar tomando medicamentos durante un período de 6 a 12 semanas. Lo malo es que, en algunos casos, la infección nunca puede ser eliminada. Aunque la causa de la prostatitis no bacteriana no es una infección bacteriana, algunos médicos pueden prescribir un antibiótico durante unas semanas para ver si los síntomas mejoran.

Bloqueadores Alfa
Lo importante es saber que la prostatitis a veces causa varios problemas de orina diferentes. En este caso, el médico puede prescribir un bloqueador alfa, una medicación oral que ayuda a relajar la vejiga y hacer que la orina sea más soportable.

Analgésicos
Razonablemente, a veces un analgésico, como aspirina o ibuprofeno (Motrin, Advil, otros) puede hacer un paciente más cómodo y aliviar un poco de dolor. Lo único malo de estos medicamentos es que tomar demasiado puede causar efectos secundarios graves como dolor abdominal, sangrado intestinal o úlceras.

Relajantes musculares
Cada paciente debe saber que a veces los espasmos de los músculos pélvicos pueden acompañar a la prostatitis. Es por eso que la medicación relajante muscular puede ser útil.

Otros medicamentos
La finasterida, una medicación que disminuye los niveles hormonales en la próstata, ha tenido éxito en el tratamiento de algunos hombres, pero la evidencia científica no puede explicar esto. Quercetina ha demostrado ser eficaz en un ensayo controlado con placebo aleatorio en la prostatitis crónica, pero el estudio ha sido criticado debido a un pequeño número. Los estudios subsecuentes demostraron que la quercetina reduce la inflamación y el estrés oxidativo en la próstata. El polen de abeja también se ha mostrado eficaz en estudios pequeños, pero el componente terapéutico activo no se ha aislado.

Terapia física

Lo bueno es que hay ejercicios especiales y técnicas de relajación que pueden mejorar los síntomas de la prostatitis. Las técnicas más comunes son:

Ejercicio
Aunque el mecanismo preciso todavía es desconocido, varias investigaciones realizadas en el pasado han demostrado que estirar y relajar los músculos pélvicos inferiores pueden ayudar a aliviar los síntomas de la prostatitis. Estos ejercicios también se pueden hacer fácilmente en casa.

Biofeedback
Esta técnica enseña a un paciente cómo controlar ciertas respuestas del cuerpo, incluyendo relajar los músculos. Aunque esto no es para lograr, el médico ayudará porque, durante una sesión de biofeedback, aplica electrodos y otros sensores a varias partes del cuerpo del paciente. Estos electrodos están conectados a un monitor que muestra la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el grado de tensión muscular.

Baños de asiento
Aunque no mucha gente sabe acerca de estos baños, no son tan poco comunes. Este tipo de baño simplemente implica sumergir la mitad inferior del cuerpo en una bañera de agua tibia. Los baños calientes pueden aliviar el dolor y relajar los músculos abdominales inferiores.

Masaje de próstata
El masaje se realiza con un dedo enguantado, similar a lo que se hace durante un examen rectal digital y muchos pacientes reportaron efectos beneficiosos.

Procedimientos quirúrgicos
En algunos casos, el médico puede recomendar la cirugía para abrir conductos bloqueados si el paciente tiene una forma bacteriana de la enfermedad. Esto se hace sólo en el caso de que los antibióticos no podrían mejorar los síntomas o la fertilidad del paciente se ve gravemente afectada. La cirugía no es un tratamiento para la prostatitis no bacteriana.

Deja un comentario