Neuroma de Morton: síntomas y tratamiento

Un neuroma es un engrosamiento del tejido nervioso. Este problema puede desarrollarse en varias partes del cuerpo. El neuroma más común en el pie es el neuroma de un Morton. Ocurre en la base del tercer y cuarto dedo del pie.

Neuroma de Morton: síntomas y tratamiento

Neuroma de Morton: síntomas y tratamiento

A veces se denomina neuroma intermetatarsiano, donde el intermetatarsiano describe su localización (en la bola del pie entre los huesos metatarsianos, que se extiende desde los dedos hasta el pie medio). Estos neuromas también pueden ocurrir en otros lugares en el pie. El engrosamiento o agrandamiento del nervio que define un neuroma es el resultado de la compresión nerviosa y la irritación. Esta compresión crea una hinchazón, que eventualmente conduce al daño permanente del nervio como una consecuencia seria del neuroma de Morton.

¿Qué es el neuroma de Morton?

El neuroma de Morton es un nervio agrandado que suele ocurrir en el tercer interespacio. Este inter-espacio está entre el tercer y cuarto dedo. Los problemas se desarrollan a menudo en esta área porque una parte del nervio plantar lateral se combina con una parte del nervio plantar medial aquí. Cuando los dos nervios se combinan, son típicamente más grandes en diámetro que los nervios que van a los otros dedos del pie. Por otra parte, el nervio se encuentra en el tejido subcutáneo, justo por encima de la almohadilla de grasa del pie, cerca de las arterias y las venas. Por encima del nervio, hay una estructura llamada el ligamento transverso profundo del metatarso. Este ligamento es muy fuerte, manteniendo los huesos metatarsianos juntos. Este ligamento también crea el techo del compartimento nervioso. Con cada paso, el suelo empuja hacia arriba en el nervio agrandado y el ligamento metatarsiano transversal profundo empuja hacia abajo, lo que provoca la compresión en un espacio confinado. La razón por la que el nervio se agranda aún no se ha determinado. Los pies planos pueden hacer que el nervio se tire hacia el centro más de lo normal. Esto podría conducir a irritación y posiblemente agrandamiento del nervio. El síndrome es más común en las mujeres que en los hombres, posiblemente debido a que las mujeres usan zapatos confinados más a menudo.

Los tacones altos causan que se transfiera más peso a la parte delantera del pie, y las cajas apretadas crean compresión lateral. Debido a esto, se está aplicando más fuerza en el área y el compartimiento del nervio se exprime de todos los lados. Bajo tales condiciones, incluso una ampliación mínima en el nervio puede provocar dolor como uno de los síntomas.

Signos y síntomas del neuroma de Morton

El síntoma más común del neuroma de Morton es un dolor localizado en el inter-espacio entre el tercer y cuarto dedo. El dolor puede ser agudo o aburrido, y se empeora al usar zapatos y caminar. Sin embargo, el dolor suele ser menos grave cuando el pie no está soportando peso. El paciente diagnosticado con neuroma de Morton probablemente tendrá uno o más de estos síntomas donde ocurre el daño del nervio. Estos síntomas son hormigueo, ardor, o entumecimiento, dolor, y una sensación de que algo está dentro de la bola del pie, o que hay un aumento en el zapato o un calcetín se amontona. La progresión del neuroma de Morton a menudo sigue el mismo patrón. Los síntomas comienzan gradualmente, y al principio sólo ocurren ocasionalmente, cuando se usan zapatos de punta estrecha o se realizan ciertas actividades agravantes. Los síntomas pueden suprimirse temporalmente masajeando el pie o evitando los zapatos o actividades agravantes. Con el tiempo los síntomas progresivamente empeoran y pueden persistir durante varios días o semanas, incluso cuando evita caminar. Los síntomas se vuelven más intensos a medida que el neuroma se agranda y los cambios temporales en el nervio se vuelven permanentes.

¿Qué causa el neuroma de Morton?

Cualquier cosa que cause compresión o irritación del nervio puede conducir al neuroma. Uno de los delincuentes más comunes es el uso de zapatos que tienen una caja de punta cónica. Los zapatos de tacón alto que hacen que los dedos de los pies sean forzados en la caja del dedo del pie también podrían causar el neuroma de Morton. Las personas con ciertas deformidades de los pies, tales como juanetes, pies de martillo, pies planos o pies más flexibles corren mayor riesgo de desarrollar el neuroma de Morton. Otras causas potenciales son las actividades que implican la irritación repetitiva a la bola del pie, tal como funcionamiento o deportes de la raqueta. Una lesión u otro tipo de trauma en el área también puede conducir al neuroma de Morton.

Diagnóstico del neuroma de Morton

Para diagnosticar el neuroma de Morton, el podólogo suele palpar el área para provocar dolor. Él intentará diagnosticarle apretando los dedos del pie del lado. A continuación, él o ella puede tratar de sentir el neuroma presionando un dedo pulgar en el tercer espacio intermedio del pie. El podólogo entonces intenta obtener el signo de Mulder. Esto lo hará al sujetar las cabezas del primer, segundo y tercer metatarsiano del paciente con una mano y la cuarta y la quinta cabezas metatarsianas en la otra y empujando la mitad del pie hacia arriba y la mitad del pie ligeramente hacia abajo, donde en muchos casos de neuroma de Morton, provoca un clic audible. Este clic se conoce como signo de Mulder, que puede ayudar con el diagnóstico de neuroma de Morton. Se debe tomar una radiografía para asegurar que no haya una fractura del pie. Los rayos X también se pueden utilizar para examinar las articulaciones y la densidad ósea, descartando la artritis y la osteoartritis. Una resonancia magnética se utiliza para asegurar que la compresión no es causada por un tumor. Una resonancia magnética también determina el tamaño del neuroma y cómo debe tratarse el síndrome, ya sea de forma conservadora o agresiva. Si la cirugía está indicada, el podólogo puede determinar la cantidad de nervio que debe resecarse. Esto es importante porque hay diferentes técnicas quirúrgicas disponibles, dependiendo del tamaño y la posición del neuroma. Sin embargo, las resonancias magnéticas son caras, razón por la cual algunas compañías de seguros son renuentes a pagar por ellas. Si el podólogo cree que una RM es necesaria, él o ella puede persuadir a la compañía de seguros a pagar por ella. Para establecer un diagnóstico, el cirujano del pie y del tobillo también necesitará obtener una historia completa de sus síntomas y examinar su pie. La mejor época para ver a un cirujano del pie y del tobillo es temprano en el desarrollo de síntomas. Esto se debe a que el diagnóstico precoz del neuroma de Morton reduce en gran medida la necesidad de tratamientos más invasivos y puede evitar la cirugía.

Tratamiento del neuroma de Morton

En la mayoría de los casos, el tratamiento inicial consiste en relleno y cinta adhesiva. El objetivo es dispersar el peso del neuroma. Si el paciente tiene pies planos, se incorpora un soporte de arco para que el paciente reciba instrucciones de usar zapatos con cajas anchas y evitar zapatos con tacones altos. El médico podría recomendar una inyección de un anestésico local para aliviar el dolor y un corticosteroide para reducir la inflamación. Se aconseja al paciente que regrese en una semana o dos para que el progreso de la enfermedad pueda ser monitoreado. Si el dolor se ha aliviado, el neuroma es probablemente pequeño y causado por la estructura del pie del paciente y el tipo de zapatos del paciente. Se puede aliviar con una ortesis personalizada que ayuda a mantener el pie en una mejor posición para evitar más daños. El tratamiento conservador no funciona para la mayoría de los pacientes y la cirugía menor suele ser necesaria para tratar el neuroma de Morton.

Hay dos procedimientos quirúrgicos disponibles en el tratamiento de neuroma de Morton. El abordaje dorsal consiste en realizar una incisión en la parte superior del pie, lo que permite al paciente caminar poco después de la cirugía. Esto se debe a que las puntadas no están en el lado de soporte del peso del pie. El podólogo maniobra los instrumentos cuidadosamente a través de muchas estructuras y corta el ligamento transversal profundo del metatarsal. Este ligamento típicamente causa la mayor parte de la compresión del nervio. Este procedimiento puede conducir a una inestabilidad en el antepié que puede requerir atención después del tratamiento. El segundo procedimiento implica un enfoque plantar. En este procedimiento la incisión se hace en la planta del pie. El paciente debe usar muletas por cerca de tres semanas y la cicatriz que forma puede hacer el caminar incómodo como efecto secundario de este acercamiento.

La ventaja del enfoque plantar es que el neuroma puede ser alcanzado fácilmente y resecado sin cortar ninguna estructura en el pie. Sin embargo, antes de la cirugía, mientras se desarrolla un plan de tratamiento para el pie y el tobillo, el cirujano en primer lugar determinará cuánto tiempo el paciente ha tenido el neuroma. También tendrá que evaluar su etapa de desarrollo, porque los enfoques de tratamiento varían según la gravedad del problema. Para los casos de neuroma leve a moderado, las opciones de tratamiento incluyen relleno, que son las técnicas que proporcionan apoyo para el arco metatarsiano, disminuyendo así la presión sobre el nervio y disminuyendo la compresión al caminar. Glaseado significa colocar un icepack en el área afectada que ayuda a reducir la hinchazón. Los dispositivos ortóticos emitidos por un cirujano del pie y del tobillo proporcionan el apoyo necesario para reducir la presión y la compresión en el nervio. Las modificaciones de la actividad son importantes para reducir especialmente aquellas que ejercen presión repetitiva sobre el neuroma. Debe evitar estas actividades hasta que la condición mejore.

Los cambios en el desgaste de calzado podría ayudar, porque es importante usar zapatos con una caja de dedo ancha y evitar zapatos de punta estrecha o zapatos con tacones altos. Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno ayudan a reducir el dolor y la inflamación. Si no hay mejoría significativa después del tratamiento inicial, se puede intentar la terapia de inyección como una opción de tratamiento para el neuroma de Morton. La cirugía puede ser considerada en pacientes que no han recibido alivio adecuado de otras opciones de tratamiento. El cirujano del pie y del tobillo determinará qué acercamiento es óptimo para su condición. La duración del período de recuperación después de la cirugía variará dependiendo del procedimiento o procedimientos realizados. Independientemente de si ha sido sometido a un tratamiento quirúrgico o no quirúrgico, su cirujano de pie y tobillo le recomendará medidas a largo plazo, ya que es importante que evite que sus síntomas regresen.

Deja un comentario