Paradoja francesa – ¿Es el vino realmente un ayudante a vivir más tiempo y más saludablemente?

Los franceses parecen tener menor incidencia de enfermedades cardiovasculares a pesar de consumir más grasas saturadas. ¿Este fenómeno muy relacionado con el consumo de vino tinto, o esto no es más que una ilusión de las estadísticas?

vino

Paradoja francesa – ¿Es el vino realmente un ayudante a vivir más tiempo y más saludablemente?

La “paradoja francesa” es un nombre y una teoría de que la primera se puso en el centro de atención en 1991, cuando los científicos Serge Renaud y Michel De Lorgeril publicaron un artículo en la revista Lancet titulado “Vino, alcohol, plaquetas, y la paradoja francesa para la enfermedad cardíaca coronaria “.

En este ahora famoso artículo, Renaud y De Lorgeril presentan un conjunto de datos epidemiológicos que demostraron que, a pesar de su dieta rica en grasas saturadas, los franceses realmente tenían una baja incidencia de la enfermedad coronaria.

Esto parece ser una contradicción aparente, dado que la relación entre el consumo elevado de grasas saturadas y un mayor riesgo de enfermedad coronaria está bien demostrada. De hecho, en los EE.UU. y el Reino Unido, donde el consumo de grasas saturadas era esencialmente similar a Francia, la mortalidad por enfermedad coronaria fue mucho mayor, que apoyan lo que los autores llaman la “paradoja francesa”.

Las posibles explicaciones para la paradoja francesa

Los resultados están ahí – los datos no mienten. Pero, ¿cómo explicar esto los científicos? La paradoja francesa implica que una de las dos cosas son ciertas: (1) la hipótesis que vincule consumo de grasas saturadas con el aumento del riesgo de enfermedad coronaria no es del todo o nada en absoluto válido; o (2) que hay algunos aspectos de la dieta francesa o estilo de vida que mitigan el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria, independientemente del consumo de grasas saturadas.

Naturalmente, ambas premisas generaron un gran interés de los medios y diversos proyectos de investigación se produjo para tratar de encontrar la explicación correcta de la observación a la mano. La segunda premisa, en particular, levantó mucha curiosidad. Si un factor de estilo de vida o dieta simple estaban detrás de la “paradoja francesa”, entonces sería de suma importancia para identificar que elementos del estilo de vida y asegurarse de que se establecen en otro lugar para evitar las enfermedades cardiovasculares y, como consecuencia de ello, salvar millones de vidas en todo el mundo.

El consumo de vino tinto podría ser un factor clave

Cuando se le preguntó acerca de la posible explicación de la paradoja francesa, Serge Renaud simplemente respondió “el consumo de alcohol en dosis bajas”. Más específicamente, el consumo de vino tinto. Parece ser que el factor de estilo de vida que se diferencia de otros países Francia es el consumo de vino tinto. Renaud sí encontraron, en la década de 1970, que el alcohol tuvo algunos efectos fibrinolíticos y atheroprotecting. Estudios en ratas demostraron que, tras la retirada de alcohol, hubo un efecto rebote y las plaquetas se hizo más pegajoso de lo normal. Después de más estudios, Renaud informó que el alcohol causa una inhibición dependiente de la dosis de la agregación plaquetaria inducida por adenosina-difosfato-, el mismo efecto que se logra por el uso de la aspirina. “La aspirina y alcohol efectos de acciones y mecanismos”, afirmó Renaud en 1990.
Estos hallazgos llevaron a la aceptación general del hecho de que a pesar de que el consumo de alcohol en general no es bueno para nuestra salud, las dosis moderadas de alcohol pueden, de hecho, ser beneficioso para nuestro cuerpo.

Ahora algunos dietistas y profesionales de la salud no recomiendan consumir un vaso de vino tinto al día. Muchos investigadores vinculan estas recomendaciones con creciente demanda de vino tinto de calidad en todo el mundo.

Se ha propuesto que los efectos protectores del vino tinto se deben al hecho de que, en relación con su contenido de alcohol, el vino tinto tiene un mayor porcentaje de compuestos fenólicos (con actividad antioxidante) que otras bebidas. Los resveratrol y los polifenoles constituyentes del vino tinto, en particular, han sido objeto de muchas investigaciones.

Vino tinto contiene ingredientes beneficiosos para el sistema cardiovascular

El resveratrol, un potente antioxidante que se encuentra en el vino tinto, no de hecho inhibir la activación metabólica de carcinógenos, tiene propiedades anti-inflamatorias, disminuye la proliferación celular e induce apoptosis. El resveratrol se encuentra disponible en forma de pastillas de la mayoría de los proveedores de suplementos bien establecidos. El compuesto está rodeado de varias demandas de múltiples beneficios (muchos de los cuales, por desgracia, no se basan en evidencias científicas sólidas realmente), que incluso incluyen la capacidad de un compuesto para aumentar la longevidad y ayudan a las personas a vivir más tiempo. Sin embargo, está presente en muy bajas concentraciones en el vino tinto y, en consecuencia, la cantidad de vino necesaria para resveratrol para producir cualquier efecto biológicamente relevantes es incompatible con los efectos tóxicos de la ingestión de una elevada cantidad de alcohol tales.
Las procianidinas se han identificado como los principales polifenoles vasoactivos del vino tinto.

A diferencia de resveratrol, procianidinas están presentes en el vino en cantidades que parecen ser lo suficientemente alto como para ser significativo y que parecen ser el componente del vino tinto que proporciona el mayor grado de protección a las células de los vasos sanguíneos humanos. Un equipo de investigadores encontró que en las zonas europeas que se caracterizan por el aumento de la longevidad (que se considera como un indicador de la buena salud en general), el vino tinto producido localmente en realidad tiene una mayor concentración de procianidinas.

Sin embargo, la evidencia actualmente disponible no es concluyente y se mantiene la paradoja. Y no olvidemos que, si bien los estudios generalmente apoyan la hipótesis de que el consumo moderado de alcohol disminuye el riesgo global de la enfermedad cardiovascular, se asocia con otros problemas médicos, como la cirrosis hepática.

Paradoja francess – ¿efecto real o simplemente una ilusión estadística?

Pero algunos científicos en realidad rechazan la “paradoja francesa” considerándolo como nada más que una mera ilusión estadística.

Ellos piensan que la conexión observada entre el estilo de vida francés o dieta y el aparentemente mejor salud cardiovascular puede ser causada por dos distorsiones estadísticas:

La primera fuente de error podría venir de la subestimación de la mortalidad por cardiopatía coronaria. Según esta hipótesis, los médicos franceses no cuenten todas las muertes por enfermedad coronaria como la enfermedad coronaria, que es obviamente una fuente de sesgo.
El segundo error podría estar asociado con la hipótesis de desfase. Algunos científicos proponen que la diferencia se debe al desfase temporal entre el aumento en el consumo de grasas animales y el consiguiente aumento de las concentraciones de colesterol sérico y la consiguiente elevar la mortalidad por enfermedades del corazón. Según estos investigadores, el consumo de grasa animal y los productos que lo contienen se incrementó en Francia recientemente, mientras que en los EE.UU. y el Reino Unido esto ocurrió hace mucho tiempo.

 

Es fácil ver que la primera hipótesis es muy difícil de probar, mientras que el segundo requerirá de estudios adicionales en el futuro para ser plenamente confirmada. Mientras tanto, la discusión sobre la “paradoja francesa” todavía sigue y atrae mucha atención. Investigadores de todo el mundo están tratando de diseñar el protocolos de estudio y métodos de recolección de datos la derecha con el fin de llevar a cabo una investigación científicamente sólido, objetivo que permitirá que el misterio de la “paradoja francesa”, que se deshizo de una vez por todas.

Deja un comentario