Parálisis Temporal

La parálisis es la pérdida completa de la función muscular en uno o más grupos de músculos en el cuerpo humano. Parálisis temporal es una parálisis que duró poco tiempo en cualquier lugar desde unos pocos minutos a unos meses.

Parálisis temporal

La parálisis es la pérdida completa de la función muscular

Hay varias causas posibles de la parálisis y los más importantes son el accidente cerebrovascular, el traumatismo, la poliomielitis, esclerosis lateral amiotrófica, el botulismo, la espina bífida, esclerosis múltiple y el síndrome de Guillain-Barré. La parálisis es más frecuentemente causada por un daño en el sistema nervioso o el cerebro, especialmente la médula espinal, mientras que los músculos mismos permanecen intactos. Al lado de los síntomas motrices de parálisis, a menudo hay también algunos síntomas sensoriales, como la pérdida de la sensibilidad en la zona afectada. El tipo más común de parálisis temporal es cuando los músculos no reciben el flujo de sangre que necesita, como cuando se está sentado o durmiendo con un brazo o una pierna en una posición que restringe el flujo de sangre. Histeria o un trauma severo emotinal también pueden causar parálisis.

Algunas características de la parálisis

La parálisis puede ser dividido en tres grandes grupos:

Localizada – Ésta es una forma muy común de parálisis que suele ser causada por un accidente cerebrovascular. Los pacientes a menudo tienen hemiplejia (debilidad en un lado del cuerpo) u otros patrones de parálisis en función del área de daño en el cerebro por accidente cerebrovascular.
Generalizada – Esta es una forma común de parálisis en la que los pacientes con un accidente cerebrovascular pueden ser débiles en todo su cuerpo. También se le llama parálisis global.
La parálisis que sigue un cierto patrón

Las causas comunes de la parálisis

Hay muchas posibles causas de la parálisis y los más comunes son:

Carrera

Un derrame cerebral o un ataque cerebral representa una lesión neurológica aguda en la que el suministro de sangre a una parte del cerebro se interrumpe por varios factores posibles.
La parte del cerebro que se dejó con perfusión alterada ya no puede recibir el oxígeno adecuado transportado por la sangre y esto conduce a la muerte de células cerebrales, deteriorando la función de esa parte del cerebro.

Los factores de riesgo incluyen:

  • edad
  • hipertensión
  • diabetes mellitus
  • colesterol alto
  • hábito de fumar cigarrillos

Poliomielitis

La poliomielitis es una enfermedad paralítica viral causada por un virus llamado virus de la polio. Este virus entra en el cuerpo por vía oral, infectando la pared intestinal, pero puede entrar en el torrente sanguíneo y entrar en el sistema nervioso central que causa debilidad muscular y parálisis a menudo. Los niños pequeños que contraen la poliomielitis pueden a veces sufrir síntomas leves que pueden hacer que sea difícil de diagnosticar la condición. Las personas que han sobrevivido a la polio a veces desarrollan síntomas adicionales, en particular la debilidad muscular y fatiga extrema, décadas después de la infección primaria. Estos síntomas se conocen como síndrome post-polio.

La esclerosis lateral amiotrófica

La esclerosis lateral amiotrófica es una enfermedad neurológica muy progresiva y casi siempre fatal. Los expertos han descubierto que, en la esclerosis lateral amiotrófica, tanto las neuronas motoras superiores y las neuronas motoras inferiores se ven afectados y se degeneran o mueren. Cuando esto sucede, los músculos no pueden funcionar y que gradualmente se debilitan y se consumen.

Botulismo

El botulismo representa una rara pero grave enfermedad paralítica causada por una toxina nerviosa llamada botulínica. Este veneno es producido por la bacteria Clostridium botulinum. Es una toxina muy grave y potente que es capaz de bloquear la función de los nervios y causa la parálisis respiratoria y musculoesquelético.

Hay tres tipos principales de botulismo:

  • El botulismo alimentario – causada por el consumo de alimentos que contienen la toxina del botulismo.
  • El botulismo por heridas – causada por la toxina producida por una herida infectada con Clostridium Botulinum
  • El botulismo infantil – causada por el consumo de las esporas de las bacterias, que luego crecen en los intestinos y liberan la toxina.

La espina bífida

La espina bífida es un término que significa división o la columna vertebral dividida. Representa un defecto congénito causado por un cierre incompleto de una o más partes de la columna vertebral, lo que resulta en malformaciones de la médula espinal que se dividen en tres categorías:

  • espina bífida oculta,
  • espina bífida quística
  • meningocele.

La esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica, inflamatoria que afecta al sistema nervioso central. La esclerosis múltiple afecta a las neuronas y su cubierta llamada mielina que causa diversos síntomas, dependiendo de que se interrumpen las señales.

El síndrome de Guillain-Barré

El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno inflamatorio de mediación inmune rara del sistema nervioso. El mecanismo patológico de la enfermedad es la pérdida de la mielina en los nervios periféricos debido a una inflamación aguda. La causa de esta inflamación es desconocida. Se cree que es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema inmunológico del paciente se activa en dañar la cubierta de los nervios.

Un traumatismo en la médula espinal

Cuando una persona sufre una lesión de la médula espinal, los nervios espinales que unen el cable por debajo del nivel de la lesión generalmente serán total o parcialmente aislado del cerebro que resulta en tetraplejia (parálisis por lo general afecta a los nervios espinales cervicales que resulta en la parálisis de las cuatro extremidades ) o Paraplegia- parálisis completa de las piernas y el abdomen hasta la línea de los pezones. Los nervios se unen a la médula espinal por encima del nivel de la lesión no se verán afectados y seguirán trabajando de manera normal.

La parálisis periódica o temporal

También hay un grupo específico de parálisis llamada parálisis periódica. La parálisis periódica es un grupo de enfermedades genéticas raras que conducen a la debilidad o parálisis de los desencadenantes comunes como el frío, el calor, las comidas altas en carbohidratos, el hambre, el estrés o la excitación y la actividad física. El mecanismo subyacente de estas enfermedades son el mal funcionamiento de los canales de iones en las membranas celulares del músculo esquelético que permiten a los iones con carga eléctrica fugas dentro o fuera de la célula muscular, provocando la célula para despolarizar y llegar a ser incapaz de moverse.

Tipos de parálisis periódica

La parálisis periódica es una miopatía hereditaria con una variación significativa en la sintomatología, lo que lleva a un espectro de fenotipos familiares.

Enfermedades específicas incluyen:

La parálisis periódica hipocaliémica

La parálisis periódica hipocaliémica se caracteriza por una caída en los niveles de potasio en la sangre. Esta debilidad específica puede ser leve y limitado a ciertos grupos de músculos, o más graves y afectar a los brazos y las piernas. Los ataques pueden durar unas horas o persistir durante varios días.

La parálisis periódica hipercaliémica

La parálisis periódica hipercaliémica es un trastorno hereditario que afecta los canales de sodio en las células musculares y la capacidad de regular los niveles de potasio. Esta enfermedad hereditaria se caracteriza por contracciones musculares incontrolables y debilidad muscular o parálisis.

Paramiotonía congénita

Paramiotonía congénita es un trastorno congénito poco frecuente que se caracteriza por una afección en la que los músculos no se relajan después de la contratación. El problema es causado por los nervios, no los músculos.

Síndrome de Andersen-Tawil

Síndrome de Andersen-Tawil es un raro trastorno genético que afecta el corazón. Los síntomas son una interrupción en el ritmo de las cámaras inferiores del corazón, además de los síntomas del síndrome de QT largo. Estos cambios interrumpen el flujo de iones de potasio en el músculo esquelético y cardíaco, lo que lleva a la parálisis periódica y ritmo cardíaco irregular.

Diagnóstico

Este grupo de enfermedades es inusualmente difícil de diagnosticar y en la mayoría de los casos los pacientes reportan numerosos diagnóstico y tratamientos que les hizo peor mal.

Las pruebas de ADN

Una prueba de ADN está disponible por sólo una media docena de mutaciones genéticas comunes, mientras que son posibles docenas de mutaciones conocidas pero no se prueban de manera rutinaria.

Prueba de ejercicio EMG

A realizado correctamente muscular compuesto Amplitud Prueba de Potencial puede proporcionar un diagnóstico preciso en más de 80% de los casos.

Tratamiento

El tratamiento de las parálisis periódicas por lo general incluye:

  • inhibidores de la anhidrasa carbónica (por ejemplo, acetazolamida o Dichlorphenamide),
  • suplementario de potasio por vía oral hipo-casos-cloruro de potasio o evitar para Hyper-casos,
  • diuréticos de tiazida para manipular la cantidad de potasio retenido por los riñones,
  • los cambios de estilo de vida significativas, incluyendo los niveles estrictamente controladas de ejercicio o actividad

Pronóstico

El pronóstico puede variar debido a la discapacidad causada por la parálisis puede variar desde debilidad menor daño muscular permanente, incapacidad de mantener un trabajo normal y el uso de una silla de ruedas eléctrica. Afortunadamente, la mayoría de las personas funcionan bastante bien con medicamentos y cambios de estilo de vida.

Deja un comentario