¿Por qué siempre estás hambriento?

Si usted se encuentra asaltando el refrigerador, o siempre pensando en su próxima comida, podría haber algunas razones sorprendentes.

¿Por qué siempre estás hambriento?

¿Por qué siempre estás hambriento?

Son las seis de la mañana, y se despierta. Su primer pensamiento? Comida. A media tarde alrededor de los rollos. Su ojo se posa en el refrigerador. Su picor de dedos ante la idea de una celebración de una galleta, sus labios hormiguean cuando se imagina el azúcar dulce. Estas tan hambriento, usted podría roer su propia mano y comersela.

¿Por qué?

Si sólo comió hace una hora.

¿Por qué tenemos hambre?

El hambre está regulada por hormonas. La leptina, producida por las células de grasa, nos dice que estamos llenos.

La grelina, por otro lado, se hace en el estómago y nos hace sentir más hambre. La grelina envía señales al cerebro de que tenemos hambre antes de comer. Cuando hemos comido, cae de nuevo.

Tradicionalmente, las personas delgadas producen más grelina, mientras que las personas con más células de grasa producen más leptina. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que en algunas personas con sobrepeso u obesidad, este mecanismo se altera, y las personas con sobrepeso mantienen la producción de grelina. Esto crea un círculo vicioso en el que la persona siempre tiene hambre.

Sin embargo, esa no es la única razón por la que nos da hambre.

Aquí, nos fijamos en nueve de las razones más comunes por las que siempre tiene hambre.

1.- Usted no está comiendo suficiente grasa

La grasa no es nuestro enemigo. Necesitamos algunas grasas saludables para la función cerebral, para absorber ciertos nutrientes esenciales (como la vitamina D), y algunas grasas (como los ácidos grasos Omega 3) puede mantener su corazón sano. Pero hay otra razón para comer grasas saludables. Las grasas dicen al cerebro que estamos saciados (lleno). Porque toman más tiempo en descomponerse, permanecen en el estómago más tiempo, lo que significa que tenemos menos comida.

Debemos comer grasas saludables, como el aceite de oliva, los pescados grasos (como el salmón), aguacate y queso cheddar.

2.- Usted no está recibiendo suficiente proteína

La proteína permanece en el estómago durante más tiempo, nos ayuda a sentirnos llenos. Usted debe comer una porción del tamaño de su palma de proteína con cada comida.

Buenas fuentes de proteína magra son: pollo, pavo, huevos, pescado azul (como el salmón y el atún), los frijoles y las legumbres.

3.- Usted está comiendo demasiados carbohidratos dulces

No todos los carbohidratos son iguales. Ciertos carbohidratos (tales como galletas, donas y pasteles) están llenos de azúcar y harina blanca refinada. Éstos envían sus niveles de glucosa en sangre en espiral al alta y luego se estrellan abajo muy rápidamente. Por eso, una hora después de una galleta, estás desesperado por otra.

Los carbohidratos no son malos. De hecho, son una parte importante de su dieta. Los hidratos de carbono proporcionan la glucosa que su cuerpo necesita para producir energía. Sin embargo, es necesario la estabilización de carbohidratos, que ayudarán a mantener sus niveles de glucosa en la sangre en un nivel estable.

Los cereales integrales son realmente importantes. Protegen contra enfermedades del corazón y puede reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer. También ayudan a sentirse lleno durante más tiempo. Cuando usted come carbohidratos, usted debe tratar de comer: pan integral, cereales integrales, pasta integral, y arroz integral. Las verduras como las patatas dulces y calabaza son también grandes fuentes de carbohidratos de combustión lenta.

4.- Usted está deshidratado

La deshidratación es a menudo confundida con el hambre. Cuando tenemos sed, nuestro hipotálamo se confunde, lo que nos lleva a sentir hambre cuando todo lo que realmente queremos es un gran vaso de agua fría.

Si siente hambre, trate de conseguir una bebida baja en azúcar en primer lugar: agua, té sin azúcar o café, o incluso chocolate caliente bajo en calorías. Si aún tienes hambre 20 minutos más tarde, ya sabes que no es sólo su cerebro, la sed le esta jugando una mala pasada y puede probar con una merienda saludable.

Más razones para su hambre

5.- Usted carece de fibra

La fibra no es sólo esencial para un sistema digestivo saludable, es un agente de carga natural.

Hay dos tipos de fibra. La fibra insoluble hace que sus movimientos intestinales sean más fáciles, y la fibra soluble le hace sentir lleno durante más tiempo.

La buena noticia es que los vegetales están llenos de fibra de ambos tipos. Es por eso que la mitad de cada plato de comida debe ser cubierto con verduras, hasta siete porciones al día.

Eso no significa que tiene que ser aburrido. Puede contrastar algunos frijoles rojos con un poco de col verde para una comida brillante, interesante y sabroso. Sirve una gran ensalada llena de un montón de diferentes pimientos asados y tomates, y espolvorea con un aderezo de vinagreta saludable.

6.- Usted está estresado

Cuando estamos estresados nuestros niveles de cortisol, hormona del estrés y la lucha o huida de la hormona adrenalina, sube por las nubes. Esto engaña a nuestro cuerpo haciéndole creer que están bajo ataque y necesitan energía para escapar.

Resultado: estamos repentinamente voraces.

No importa cuánto comemos. Nuestra cortisol y la adrenalina, a través de la quema de glucosa tan rápido, empieza otra ansia-solución de comida casi inmediatamente.

Si usted está estresado, no hay comida que te lo solucionará. Es necesario resolver la causa de su estrés. O, si eso no es posible, encontrar una salida más saludable para sus emociones: la meditación, pintura, salir a caminar, Tai Chi, escribir poesía, o incluso llevar un diario son todas buenas maneras de manejar el estrés.

7.- Su dieta es demasiado restrictiva en calorías

Acabas de empezar una nueva dieta estricta y que está con muchas ganas de ir. Bueno, estabas. En tres o cuatro días y la sensación de hambre se están convirtiendo en insoportable.

Mientras que la fuerza de voluntad que llevará durante los primeros días, con el tiempo un régimen de alimentación muy limitado (ya sea que saltarse las comidas o la reducción de calorías por debajo de los límites recomendados mínimo) se pondrá al día con usted.

Se recomienda que las mujeres coman al menos entre 1200 y 1500 calorías por día cuando se trata de perder peso y los hombres consuman un mínimo de 1800 calorías. Sin embargo, el número de calorías puede ser más alto para una persona con problemas médicos, las personas mayores, los niños, y sin duda será mayor para las mujeres embarazadas y lactantes.

Además de ser una de las principales causas de hambre constante, las dietas extremas bajas en calorías se asocian con los siguientes efectos secundarios: cálculos biliares (una condición muy dolorosa en la cual las formas materiales sólidos en la vesícula biliar, ya que puede requerir cirugía), fatiga, estreñimiento, náusea, y diarrea.

8.- Usted está privado de sueño

Cuanto menos sueño tiene, más alimento desea.

La falta de sueño interfiere con la producción de leptina (que es la hormona que le dice al cerebro “estoy lleno”). No sólo eso, pero cuanto más cansado se sienta, más se va a querer comer, sólo para tener energía para pasar el día.

Practicar una buena higiene del sueño con una buena rutina a la hora de acostarse, le ayudará.

  • Apagar el teléfono, la tableta y el ordenador portátil al menos una hora antes de acostarse (y desterrar todos los aparatos de la habitación)
  • Disfrutan de un baño relajante en una tina con agua tibia
  • Beber un té de hierbas
  • Mordisquear una cena baja en calorías, merienda-triptófano amable, como un plátano o una torta de avena (triptófano es el aminoácido que ayuda a producir la hormona del sueño, la serotonina)
  • Lee un libro

Además, tenga en cuenta que cuanto más cafeína y azúcar consume durante todo el día, peor es su sueño por la noche.

9.- Estás obsesionado con la comida

Sabes a lo que me refiero. Usted tiene tableros de Pinterest marcados: “La comida es fantástica”, y “Recetas que voy a hacer algún día”. El estudiar libros de cocina llenos de tortas elaboradas. Sus fotos de Facebook cuentan con las mejores comidas de restaurante que ha comido. Cada noche, usted se sienta con su cena y ve a los chefs de televisión con amor acariciando las alcachofas.

Mientras más alimentos están en su mente, más le dirá su cerebro que tiene hambre.

Un estudio publicado encontró que sólo mirar las imágenes de alimentos aumenta el hambre, la hormona grelina. Oler la comida tiene el mismo efecto (es por eso que de repente anhelamos una torta cuando pasamos por una panadería). Cuando olemos comida, la boca se nos hace agua, haciendo que nuestro estómago se contraiga. Esto imita la sensación de hambre.

Lo mejor que puede hacer es distraer su mente con otra cosa: un nuevo proyecto (no relacionadas con los alimentos), un nuevo libro, un nuevo régimen de ejercicio. Y tal vez saltarse los chefs de televisión por un tiempo.

Deja un comentario