Preguntas del estudio clínico si las grasas saturadas son insalubres

Un estudio clínico ha analizado qué efecto tuvo el consumo de grasas saturadas frente a la ingesta de carbohidratos en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y si hubo algún efecto diferencial sobre la acumulación de grasa periférica.

Preguntas del estudio clínico si las grasas saturadas son insalubres

Preguntas del estudio clínico si las grasas saturadas son insalubres

Se sabe que diferentes tipos de dietas pueden afectar la acumulación de grasa en las áreas periféricas del cuerpo y resultar en el desarrollo del síndrome metabólico. Los investigadores plantearon la hipótesis de que el consumo de alimentos de fuentes de energía, principalmente de grasas o carbohidratos en las dietas que contienen los mismos tipos de alimentos, afectaría de manera diferencial la capacidad de revertir el síndrome metabólico y la acumulación de grasa periférica.

El estudio

Se desarrolló entonces un estudio clínico en el que se seleccionaron aleatoriamente 46 hombres de edades comprendidas entre los 30 y los 50 años, con un índice de masa corporal (IMC) superior a 29 y circunferencia de cintura de más de 98 cm para consumir una grasa muy alta y baja en carbohidratos (VHFLC – donde el 73% de la energía consistía en grasa y 10% de carbohidratos) o una dieta baja en grasas y alta en carbohidratos (LFHC – donde 30% de la energía consistía en grasa y 53% de carbohidratos) durante 12 semanas.

Estas dietas eran iguales en energía, consistentes en 8750 kilojulios (kJ) por día y consistían en 17% de proteína, un perfil similar de alimentos de bajo contenido glicémico y bajo procesamiento (incluyendo altas cantidades de verduras y arroz como alternativa a la harina basados ​​en grasas, principalmente aceites de prensado en frío, crema y mantequilla). Por lo tanto, el alimento en ambas dietas era similar pero apenas variado levemente en cantidad.

Los resultados

La ingesta de grasa total y saturada y carbohidratos en los grupos VHFLC y LFHC informó los siguientes hallazgos:

  • En ambas dietas hubo una reducción en la masa grasa periférica de entre 1350 y 1650 cm3, masa de grasa abdominal subcutánea central de entre 1650 a 1850 cm3, circunferencia de la cintura de 11 a 13 cm y peso corporal total de 11 a 12 kg. Esto ocurrió a pesar de la dieta VHFLC consistente en más alimentos.
  • Los niveles de colesterol y triglicéridos de ambos grupos se redujeron, pero mostraron diferentes respuestas en el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL – “bueno”), donde aumentó en el grupo VHFLC y en la lipoproteína total y de baja densidad (LDL) Colesterol que se redujeron en el grupo LFHC.
  • Hubo reducciones similares en ambos grupos con respecto a la hemoglobina glicosilada, el péptido C de insulina y los niveles de insulina.
  • Hubo mejoras muy importantes en los marcadores metabólicos en el flujo sanguíneo en el grupo VHFLC que se observaron después de 8 semanas, y hubo mejoras agudas y graduales en el grupo LFHC.

En resumen, el consumo de grasa total y saturada no aumentó el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, ya que los participantes en el VHFLC tuvieron mejoras sustanciales en importantes factores de riesgo cardio-metabólicos como almacenamiento de grasa periférica y central, niveles de colesterol, presión arterial, glucosa y los niveles de insulina.

El significado clínico

La ingesta de grasas saturadas en la dieta se ha pensado durante mucho tiempo como la causa de las enfermedades cardiovasculares al elevar los niveles de colesterol LDL (“malo”) en la sangre. Los investigadores del estudio demostraron que no hubo un aumento significativo en el colesterol LDL al consumir un mayor contenido de grasa. En cambio, lo que se descubrió fue que los niveles de colesterol HDL (“bueno”) aumentaron en la dieta VHFLC.

Los investigadores señalaron sin embargo que los estudios futuros serían necesarios examinar qué individuos tendrían que limitar su producto de grasas saturadas.

ME GUSTA LO QUE VEO

Grasas dietéticas saludables y dañinas

Las grasas saludables son esenciales para el cuerpo humano, ya que ayudan a formar vitaminas liposolubles y le suministran los ácidos grasos esenciales que son necesarios para desarrollar y mantener la salud cardiovascular y neurológica.

Es importante saber qué grasas son saludables y qué grasas son perjudiciales para la salud para consumir los alimentos correctos. Dado que las grasas son altas en calorías, tomar una cantidad excesiva dará lugar a aumento de peso si es grasa saludable o no. Por lo tanto, siempre es aconsejable practicar la moderación al consumir estas fuentes de energía.

Grasas trans

Este es un tipo de grasa que se encuentra en pequeñas cantidades en ciertos alimentos. El problema con la grasa trans es que se hace a partir de aceites, a través de un procedimiento de procesamiento de alimentos llamado hidrogenación parcial, que eleva el LDL y disminuye el colesterol HDL. Esto puede aumentar su riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Grasa dietética más saludable

Los ácidos grasos monoinsaturados

Se trata de una grasa que se encuentra en numerosos alimentos y aceites y estudios muestran que comer alimentos ricos en estos ácidos grasos disminuye el riesgo de enfermedad cardíaca. Estos ácidos grasos pueden ser útiles en pacientes con diabetes tipo 2, ya que ayudan a reducir la glucosa y controlar los niveles de insulina.

Ácidos grasos poliinsaturados

Estos ácidos grasos, que se encuentran principalmente en alimentos y aceites vegetales como el aceite de oliva, reducen los niveles de colesterol en la sangre y reducen el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Ácidos grasos omega-3

El omega-3 se encuentra en ciertos tipos de pescados grasos como el atún, el salmón, la caballa, la trucha, el arenque y las sardinas, que parecen disminuir el riesgo de desarrollar enfermedad coronaria.

El “centro”

Grasa saturada

La grasa saturada proviene principalmente de fuentes animales como aves de corral, carne roja y productos lácteos de grasa total. Esta grasa se pensaba anteriormente para elevar los niveles de colesterol LDL, pero el problema con ese hallazgo fue la calidad de la grasa saturada.

Los niveles de LDL aumentaron cuando se consumió grasa saturada a partir de animales que fueron alimentados comercialmente y los niveles de HDL aumentaron cuando se consumía la grasa saturada de animales orgánicos o de pasto libre (alimentados con hierba).

Recomendaciones para la ingesta de grasas

  • Evite las grasas trans, por lo tanto, examine las etiquetas de los alimentos y comprobar la cantidad de grasas trans en la lista. Los alimentos que contienen menos de 0,5 gramos de grasa trans pueden ser etiquetados como 0 gramos por ley, por lo tanto, comprobar si hay ingredientes que se llaman “parcialmente hidrogenados”.
  • Utilice aceites líquidos en lugar de grasas sólidas al cocinar.
  • Consuma al menos dos porciones de pescado graso a la semana con el fin de obtener una cantidad adecuada de ácidos grasos omega-3 saludables en su cuerpo. Limite los tamaños a 120-180 gramos de mariscos cocinados por porción y asados o cocine los mariscos en vez de freír.
  • Si usted va a consumir carne y aves de corral elija la carne magra y aves sin piel. Además, deshágase de cualquier exceso de grasa recortando y eliminando cualquier restos de piel de las aves de corral.
  • Elija sus bocadillos sabiamente, si contienen grasas, compruebe el contenido de grasas saturadas en el producto. Mejor aún, elija frutas y verduras enteras para merendar.

Deja un comentario