¿Puede la otoxitina sintética tratar el autismo?

Con la oxitocina utilizada como tratamiento de intervención temprana para los niños autistas, la oxitocina sintética tiene la oportunidad de ser el tratamiento revolucionario para el autismo

¿Puede la otoxitina sintética tratar el autismo?

¿Puede la otoxitina sintética tratar el autismo?

La oxitocina ha ganado popularidad a lo largo de los años por su papel en la mejora del vínculo social, la promoción de la fidelidad en las relaciones monógamas, la inhibición de la hormona del estrés cortisol y el tratamiento de trastornos del humor, trastornos de ansiedad, esquizofrenia y autismo.

Por lo tanto, las madres embarazadas son alentadas a participar en actividades que aumentan los niveles de oxitocina, con lo que se frena la posibilidad de cualquier defecto de nacimiento y trastornos.

Incluso con esta popularidad, la mayoría de los padres están siendo escépticos acerca de los efectos potenciales de la oxitocina, reflexionar sobre una pregunta cuya respuesta sigue siendo hipotética: ¿la oxitocina sintética puede tratar el autismo?

Estudios recientes muestran que el uso de la oxitocina sintética puede ser un tratamiento revolucionario de los déficits de comportamiento social en niños autistas.

¿Los síntomas del seno autístico pueden ser indicadores de su tratamiento?

Durante más de tres décadas, la creciente investigación científica ha implicado una asociación entre el nano-péptido oxitocina y el autismo. Ha habido evidencia que demuestra que el uso de la oxitocina sintética puede tratar el autismo abordando o regulando varios déficits clave asociados con el trastorno del espectro autista.

El autismo, que se conoce como trastorno del espectro autista (TEA), se refiere a un trastorno neurodesarrollo caracterizado por desafíos con comportamientos restringidos y repetitivos, habilidades sociales, comunicación no verbal y habla, así como ciertas habilidades y diferencias únicas, que son causadas por diferentes combinaciones de influencias ambientales y genéticas.

El autismo se observa que tiene la capacidad de alterar cómo las neuronas y sus sinapsis se conectan, por lo tanto, afectan el procesamiento de la información en el cerebro.

Los expertos todavía están inciertos acerca de la causa del autismo, pero con toda probabilidad hay diferentes causas de autismo en lugar de una sola, ya que es la combinación de factores causales que incluye factores ambientales y genéticos (pueden ser aprovechados por otros factores que crean una alta tendencia de un niño a padecer este trastorno) que conduce al autismo.

Tratamiento sintético para el autismo

Los tratamientos o terapias para el autismo se centran exclusivamente en promover la sociabilidad y mejorar los problemas de conducta. Debido a que no hay aparente patogénesis identificada del trastorno del espectro autista, los tratamientos disponibles para los individuos autistas se desarrollan a través de ensayo y error repetidos.

ME GUSTA LO QUE VEO

Sin embargo, algunos padres cuyos niños se ven afectados por el autismo se esfuerzan por proporcionar una solución a sus salas, incluso sin la evidencia de la medicina o los materiales. Algunas personas buscan una cura para este trastorno, mientras que otros creen que el autismo no debe ser tratado como un trastorno, sino ser aceptado como una diferencia, esta es la llamada cultura del autismo.

Un estudio demostró que la intervención temprana, el diagnóstico y la terapia producen efectos positivos sobre los síntomas autistas, ya que antes de la edad preescolar, el cerebro del niño todavía se está formando. Como tal, la intervención temprana ayudará a los niños con la mejor salida posible y allanará el camino para el pleno desarrollo del potencial de un niño.

El objetivo de la intervención temprana es ayudar a los niños autistas a aprender habilidades básicas como habilidades de comunicación, habilidades sociales, habilidades físicas, habilidades emocionales y habilidades de pensamiento. Como resultado de esto, de 3 a 25 por ciento de los niños que sufren de este trastorno hacen mucho progreso a medida que envejecen y los síntomas podrían desaparecer con el tiempo.

La investigación también ha demostrado que el uso de oxitocina sintética, un nano-péptido, puede frenar los síntomas del autismo en niños autistas si se utiliza desde el principio.

La oxitocina ha recibido una atención considerable como un posible tratamiento para los déficit sociales en niños que padecen TEA. La administración de oxitocina intranasal ha resultado en el aumento de la empatía, la cognición social y la reciprocidad en los individuos autistas.

En un estudio en particular, 15 adultos a quienes se les diagnosticó autismo y se les administró oxitocina sintética demostraron la capacidad de asignar con precisión significado emocional a la entonación del habla. Este experimento proporciona apoyo preliminar para el uso de la oxitocina sintética para tratar el autismo,enlazando oxitocina sintética con comportamientos pro-sociales, y la posibilidad de facilitar el procesamiento de información social en individuos autistas.

De las evaluaciones científicas, sabemos que la administración de oxitocina en aerosol nasal puede mejorar la interacción social y la comunicación en los jóvenes que sufren de autismo.

Sorprendentemente, el uso de oxitocina sintética para tratar el autismo coloca a los niños en un estado en el que a través de la reciprocidad social, la alegría confunde su cerebro, naturalmente aumenta la oxitocina internamente y por lo tanto causa una terapia interna y externa. Esto sugiere que la exposición temprana a la oxitocina intranasal diaria reestructura los circuitos neuronales para restringir permanentemente los impedimentos sociales en los niños autistas.

Efectos secundarios del tratamiento de la oxitocina para el autismo

Un informe reciente muestra que la administración de oxitocina intranasal durante más de seis meses resultó en comunicación recíproca de calidad sin efectos secundarios. En pocas ocasiones, también se han reportado efectos secundarios como congestión nasal, irritabilidad, sed, orina, estreñimiento, dolor de cabeza y fatiga.

Independientemente, la oxitocina sigue siendo reconocida como un tratamiento potencialmente revolucionario para el autismo en el futuro.

Deja un comentario