¿Qué causa un bulto en la areola?

By | junio 20, 2019

Un bulto en la areola, o área alrededor del pezón, puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres. Un bulto puede ser una infección local que puede o no ser el resultado de una inflamación del seno.

Aunque esta condición es posible en los hombres, los investigadores sugieren que más del 95% de las personas con un bulto en la areola son mujeres.

En las mujeres, hay dos tipos diferentes de bultos en la areola. Se trata de abscesos subareolares no puerperales, que ocurren en una persona que no está amamantando, y de abscesos puerperales, que ocurren en mujeres que están amamantando.

En este artículo, revisamos las causas, los síntomas y las opciones de tratamiento para un bulto en la areola.

Bulto en la areola

Bulto en la areola

Causas más comunes de infecciones mamarias

La causa más común de infecciones mamarias es la lactancia materna.

La inflamación de los senos durante la lactancia puede afectar a entre el 2% y el 3% de las mujeres que amamantan, y entre el 5% y el 11% de estas mujeres pueden desarrollar un absceso.

Los machos y las hembras que no están lactando también pueden desarrollar un bulto en la areola. Estos abscesos pueden ocurrir en personas de diferentes edades.

Los abscesos mamarios no relacionados con la lactancia parecen tener vínculos con el hábito de fumar y la diabetes.

Además, los investigadores han demostrado que las personas obesas y las negras pueden tener una mayor incidencia de abscesos mamarios que otras.

Las personas que tienen perforaciones en los pezones también pueden desarrollar bultos en la areola.

Las bacterias más comunes que causan abscesos mamarios en mujeres lactantes son las especies de Staphylococcus aureus (S. aureus) y Streptococcus .

Los médicos están notando que una cepa específica de S. aureus que es resistente a los antibióticos de meticilina a veces también se encuentra en bultos en la areola.

Artículo relacionado >  ¿Qué hacen tus Areola y qué tamaño deberían tener?

Las infecciones por S. aureus resistentes a la meticilina (SARM) son más difíciles de tratar y requieren diferentes antibióticos.

Las bacterias que tienden a causar abscesos mamarios en machos y hembras no lactantes suelen ser una mezcla de S. aureus, Streptococcus y bacterias anaeróbicas.

Los síntomas de los bultos en la areola

Una persona con un bulto en la areola puede quejarse de los siguientes síntomas:

  • Dolor en los senos.
  • Enrojecimiento en la zona.
  • Calidez al tacto.
  • Acumulación de líquido en el sitio del bulto.

Las personas también pueden reportar fiebre, náuseas, vómitos y drenaje de líquidos desde el pezón o el sitio de enrojecimiento.

Las personas jóvenes de cualquier sexo que no están lactando tienden a reportar más dolor en los senos que aquellos que son mayores.

Alrededor del 15% al ​​20% de las personas con bultos en la aureola tendrán secreción de drenaje del pezón. El líquido que drena de un bulto en la areola de una persona más joven aparecerá más delgado, mientras que una persona mayor puede tener una descarga más gruesa.

Los médicos informan que los bultos en la areola en las hembras que no están lactando y los machos se repiten con más frecuencia que los bultos en las mujeres lactantes.

Los médicos pueden solicitar una ecografía del seno o una mamografía para obtener más información sobre el tamaño, la profundidad y la ubicación del absceso.

Tratamiento tras un diagnostico de un bulto en la areola

Cuando los médicos diagnostican un bulto en la areola, cortan y drenan el líquido del bulto. Es posible que se realicen una biopsia del tumor para descartar el cáncer de mama.

Las personas pueden comenzar un tratamiento con antibióticos si el médico no puede realizar el drenaje de inmediato.

Los médicos pueden prescribir los siguientes antibióticos para los bultos en la areola:

  • Nafcillin.
  • Ampicilina / sulbactam.
  • Amoxicilina / ácido clavulánico.
  • Doxiciclina.
  • Trimetoprim / sulfametoxazol.
  • Clindamicina.
  • Vancomicina

Si el médico puede identificar las bacterias presentes en una muestra del líquido que drenan del bulto, pueden prescribir un antibiótico que se dirija a esas bacterias específicas.

Artículo relacionado >  Bulto en la úvula: ¿causas?

Tomar una muestra del líquido es importante para las personas que tienen abscesos recurrentes porque estos bultos tienden a tener una mezcla de bacterias, incluidas las bacterias anaeróbicas, como la causa.

Los médicos considerarán qué antibióticos son seguros para administrar a las mujeres que amamantan con bultos en la areola. Las mujeres suelen ser alentadas a seguir amamantando.

Si alguien tiene un bulto grande o signos de infección grave, el médico puede admitirlo en el hospital. Estos bultos más grandes requieren corte y drenaje en la sala de operaciones y tratamiento con antibióticos intravenosos.

Cuidado y prevención después de drenar el líquido del bulto

Una vez que un médico drena el líquido del bulto, una persona ya no debe sentir dolor en el sitio. Sin embargo, algunas personas seguirán necesitando analgésicos después del drenaje. En ocasiones, los médicos pueden sugerir narcóticos y medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) para reducir el dolor.

Si una persona todavía experimenta inflamación en el sitio, puede aplicar una compresa tibia y una crema hidratante para evitar el agrietamiento de la areola.

Las personas con perforaciones en el pezón deben asegurarse de que saben cómo mantener el área limpia correctamente.

Las mujeres que están amamantando pueden consultar a una enfermera de lactancia para averiguar cómo prevenir la inflamación de los senos.

Los bultos en la areola en mujeres que amamantan tienden a responder bien al tratamiento y tienen menos probabilidades de recurrir si las personas los controlan adecuadamente con drenaje y antibióticos.

Las tasas de recurrencia son altas en las personas que no están amamantando. Los médicos no tienen pautas estandarizadas para el tratamiento de bultos en la areola, y esto puede ser una causa de recurrencia en algunas personas.

Una persona con un bulto en la areola puede consultar a un equipo de profesionales, incluido un radiólogo, un cirujano general, un especialista en enfermedades infecciosas, un farmacéutico y una enfermera de lactancia, si corresponde.

Consultar a un equipo multiprofesional puede reducir los costos de atención médica, mejorar las tasas de recurrencia y reducir la necesidad de operaciones innecesarias.

Artículo relacionado >  ¿Qué causa un bulto en el paladar de mi boca?

Complicaciones de los bultos en la areola

Las fístulas son una complicación de los bultos en la areola que ocurren en hasta un tercio de las personas.

Una fístula es un tracto que se forma entre el conducto de la leche o la abertura del absceso en el seno y la areola. Si esto ocurre, el médico notará una lesión con costra en el pezón durante un examen físico.

Las fístulas también pueden ocurrir en los hombres.

Cuando ver a un doctor si crees tener un bulto en la areola

Las personas deben consultar a sus médicos si notan un bulto en el seno o el pezón o si experimentan algún escape de líquido del pezón.

Los médicos examinarán el bulto y recomendarán imágenes médicas para descartar el cáncer de mama, especialmente en personas no lactantes o en cualquier sexo.

Las mujeres que están amamantando también deben consultar a sus médicos si se forma un bulto en la areola. Una enfermera de lactancia puede ayudar a una mujer a prevenir futuros abscesos y aconsejarla para que continúe amamantando o usando un extractor de leche para extraer la leche del seno afectado.

Cualquier bulto que tenga vínculos con síntomas de infección severa requiere hospitalización.

Los médicos también revisarán si hay fístulas si una persona tiene bultos recurrentes en la areola.

Conclusión

Las personas que noten un bulto en la areola deben consultar a un médico. Con un diagnóstico rápido, el médico puede comenzar el tratamiento temprano. El tratamiento consiste en drenar el bulto y la terapia con antibióticos.

Las mujeres que están amamantando tienen más probabilidades de tener bultos en la areola, pero tanto los hombres como las mujeres que no están amamantando también pueden desarrollar estos abscesos.

Fumar y la diabetes parecen tener vínculos con bultos en la areola. Las personas obesas y negras también pueden tener mayores tasas de incidencia.

Estos bultos dolorosos pueden repetirse en algunas personas. Las tasas de recurrencia son altas en las mujeres que no están amamantando y en los hombres.

Author: Dr. Manuel Silva

Dr. Manuel Silva terminó su especialización en neurocirugía en Portugal. Se interesa por la experiencia de la radiocirugía, el tratamiento de los tumores cerebrales, y radiología intervencionista. Adquirió experiencia operativa significativa que se hace bajo la supervisión y orientación de los residentes de la tercera edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

11.603 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>