La discapacidad radica más en el entorno que en los propios discapacitados. Tiene que adaptarse a algo complicado y la sociedad en vez de ayudar, los espanta. El principal enemigo que tienen es la propia sociedad. La triste realidad.