Qué saber sobre la intolerancia a la fructosa

By | febrero 25, 2020

La fructosa es un azúcar que se produce naturalmente en las frutas, verduras y miel. Cuando una persona no puede digerir o absorber fructosa, puede tener intolerancia a la fructosa.

Cuando una persona tiene intolerancia a la fructosa, puede experimentar hinchazón, dolor abdominal y diarrea.

Las personas con una forma más severa de intolerancia a la fructosa llamada intolerancia hereditaria a la fructosa desarrollarán síntomas en la infancia. Sin tratamiento, pueden desarrollar complicaciones potencialmente mortales, como insuficiencia hepática y renal.

Qué saber sobre la intolerancia a la fructosa

Qué saber sobre la intolerancia a la fructosa

Tipos de intolerancia a la fructosa

Hay tres tipos diferentes de intolerancia a la fructosa.

Malabsorción de fructosa

La malabsorción de fructosa es un tipo de sensibilidad alimentaria que afecta al 40% de las personas en el hemisferio occidental.

Al igual que con otras sensibilidades alimentarias, una combinación de genética, factores de estilo de vida, exposición a la fructosa y la salud en general pueden contribuir a causarla.

Las personas con mala absorción de fructosa no pueden absorber o digerir adecuadamente la fructosa. Como resultado, la fructosa pasa al intestino grueso, causando gases y una digestión dolorosa.

Algunas personas con malabsorción de fructosa tienen sensibilidades a un grupo de alimentos que incluye oligosacáridos fermentables, disacáridos, monosacáridos y polioles (FODMAP).

Los FODMAP incluyen muchos tipos de edulcorantes naturales y artificiales.

Fructosuria esencial

La fructosuria esencial, o deficiencia hepática de fructoquinasa, es un trastorno recesivo inofensivo que una persona puede tener sin darse cuenta.

Si una condición es recesiva, significa que un niño solo la tendrá si recibe el gen de ambos padres. Si reciben el gen de uno de los padres pero no del otro, serán portadores.

Artículo relacionado >  Malabsorción - Tratamiento médico y cambios en la dieta

Las personas con fructosuria esencial carecen de una enzima hepática llamada fructoquinasa hepática que puede descomponer la fructosa.

La fructosuria esencial no es dañina, y las personas con esta afección generalmente son asintomáticas y no necesitan tratamiento.

Intolerancia hereditaria a la fructosa

La intolerancia hereditaria a la fructosa es un tipo grave de intolerancia a la fructosa. Sin embargo, es tratable y manejable.

Ocurre cuando una persona no puede digerir ni la fructosa ni los precursores de la fructosa, como el azúcar moreno.

Las personas con intolerancia hereditaria a la fructosa carecen de suficiente actividad de una enzima llamada fructosa-1-fosfato aldolasa, que ayuda a digerir la fructosa.

La fructosa luego se acumula en el hígado y los riñones, causando complicaciones graves y potencialmente fatales, como insuficiencia hepática y renal .

Síntomas de la intolerancia a la fructosa

Los síntomas que experimenta una persona pueden depender del tipo de intolerancia a la fructosa.

Malabsorción de fructosa

La mala absorción de fructosa puede causar:

  • gases
  • hinchazón
  • diarrea
  • náusea

Intolerancia hereditaria a la fructosa

La intolerancia hereditaria a la fructosa está presente al nacer, lo que significa que la mayoría de los bebés tendrán síntomas cuando comiencen a comer alimentos sólidos.

Sin tratamiento o cambios en el estilo de vida, puede ser mortal.

Los síntomas incluyen:

  • una fuerte aversión a los dulces
  • retrasos en el crecimiento
  • vómitos
  • ictericia
  • desarrollo físico deteriorado
  • hiperventilación
  • insuficiencia hepática o renal

Tratamiento y manejo de la intolerancia a la fructosa

El tipo de intolerancia a la fructosa también determinará cómo los médicos lo tratan o manejan.

Malabsorción de fructosa

Las personas con mala absorción de fructosa deben mantener un registro de alimentos y seguir una dieta baja en fructosa.

La reducción de la ingesta de fructosa generalmente alivia los síntomas en aproximadamente 2 a 6 semanas .

Después de que los síntomas mejoran, una persona puede reintroducir gradualmente los alimentos para ver cuánta fructosa puede tolerar.

Por lo general, las personas con mala absorción de fructosa pueden consumir de 10 a 15 g de fructosa al día sin experimentar síntomas.

Artículo relacionado >  Un estudio pone nueva luz a la fructosa como un desencadenante de la diabetes tipo 2

Intolerancia hereditaria a la fructosa

Ningún tratamiento puede curar la intolerancia hereditaria a la fructosa. En cambio, una persona debe evitar consumir fructosa.

Como una dieta libre de fructosa requiere que una persona evite todas las frutas y muchos otros alimentos, puede necesitar apoyo para llevar una dieta equilibrada y saludable y evitar deficiencias nutricionales.

Los alimentos que deben evitarse al tener intolerancia a la fructosa

Las personas con malabsorción de fructosa a menudo mejoran al comer menos fructosa pero no eliminar completamente la fructosa de la dieta.

Sin embargo, las personas con intolerancia hereditaria a la fructosa deben eliminar la fructosa de su dieta. Para hacer esto, deberán evitar los siguientes alimentos:

  • cualquier alimento y bebida que contenga jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, que incluya muchos artículos procesados, como refrescos y productos horneados
  • preenvasados
  • sorbitol, que está presente en muchos dulces y encías
  • fruta
  • aperitivos endulzados con frutas

Diagnóstico de intolerancia a la fructosa

Una persona puede sospechar que tiene mala absorción de fructosa si experimenta síntomas cuando come alimentos que contienen este azúcar.

Algunos médicos pueden realizar una prueba de aliento que puede detectar los niveles de hidrógeno en el aliento de una persona. Un alto nivel de hidrógeno puede indicar que una persona tiene dificultades para digerir la fructosa.

Un médico también puede usar la dieta de eliminación para diagnosticar la malabsorción. Con una dieta de eliminación, una persona evita todos los alimentos que contienen fructosa y otros alérgenos potenciales y luego monitorea los resultados.

Un médico puede realizar dos pruebas de diagnóstico para determinar si un bebé tiene intolerancia hereditaria a la fructosa.

La primera prueba es una biopsia hepática, que puede confirmar una deficiencia de aldolasa, lo que indica una intolerancia a la fructosa. La segunda es una prueba de alimentación, durante la cual un médico administra fructosa a través de una aguja intravenosa y luego evalúa la respuesta del cuerpo a este azúcar.

Estos métodos pueden ser peligrosos, por lo que una prueba de ADN es una opción más segura. Esta prueba puede sugerir que una persona puede tener intolerancia a la fructosa, y es más segura que las pruebas tradicionales.

Artículo relacionado >  Malabsorción - Tratamiento médico y cambios en la dieta

Factores de riesgo de la intolerancia a la fructosa

Se desconocen las causas y los factores de riesgo para el desarrollo de la mala absorción de fructosa, pero parece ser más frecuente en niños pequeños.

Según un estudio de 2011 , los niños entre las edades de 1 y 5 años parecían tener una mayor intolerancia a la fructosa que aquellos entre las edades de 6 y 10 años.

Para la intolerancia hereditaria a la fructosa, el factor de riesgo implica la genética. Una persona puede desarrollar fructosa hereditaria al obtener el gen de ambos padres.

Cuando ver a un doctor

Un padre o cuidador puede sospechar que un niño tiene intolerancia hereditaria a la fructosa si hay antecedentes familiares de la enfermedad, o si el niño está enfermo con frecuencia o tiene un crecimiento deficiente.

Como esta afección puede poner en peligro la vida, es importante buscar atención inmediata de un especialista. Una persona debe informar a un médico sobre cualquier historial familiar de enfermedades genéticas.

Las personas que piensan que pueden tener mala absorción de fructosa o sensibilidad a menudo pueden tratar los síntomas en el hogar. Pueden intentar reducir la cantidad de fructosa en su dieta y controlar sus síntomas.

Si los síntomas no mejoran, deben consultar a un médico especializado en nutrición, alergias o intolerancias alimentarias.

Resumen

Muchas personas tienen intolerancia a la fructosa. Las formas más leves de la afección pueden causar molestias y afectar la calidad de vida de una persona, pero los cambios en el estilo de vida pueden ayudar.

Si una persona experimenta algún síntoma o le preocupa que no pueda tolerar la fructosa, debe buscar tratamiento para aliviar los síntomas y mejorar su calidad de vida.

La intolerancia hereditaria a la fructosa puede ser potencialmente mortal sin tratamiento.

Si un padre o cuidador sospecha que un niño no puede digerir la fructosa, debe consultar a un médico sin demora.

Author: Sara Ostrowe

Sara Ostrowe, es una fisióloga nutricionista y el ejercicio con una práctica asesoramiento nutricional privada para adolescentes y adultos. Desde el año 2000, Sara ha ayudado a personas con una amplia gama de necesidades de nutrición de mejorar su rendimiento deportivo, mejorar su salud física y mental , y hacer de comer y de comportamiento de ejercicio cambios positivos en la vida. Desde los atletas de élite, estudiantes universitarios, y los actores, a los profesionales que trabajan, adolescentes, modelos de moda, y las madres embarazadas, Sara ha ayudado a una amplia gama de personas a alcanzar sus metas de nutrición a corto y largo plazo. Ampliamente reconocida en el ámbito de la salud como una gran experta en nutrición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *