zdravo. Muy bueno el artículo. Cuando se es libre de las opiniones externas y se encuentra fuerza o solidez en la valoración personal de sí mismo, se consigue vivir con mayor armonía y eso naturalmente incita a ser bondadoso de corazón. Sin pensarlo, dicha bondad revierte hacia nosotros y así sucesivamente. Es un dar y recibir no forzado lo que nutre las emociones de manera positiva. ¡Exitos!