Trastornos de hábitos: Cómo prevenir y tratar morderse las uñas

Morderse las uñas es un hábito muy común que afecta principalmente a los niños, pero puede estar presente en adultos y personas mayores también. Se manifiesta por morderse las uñas o uñas de los pies, por períodos de nerviosismo, estrés o aburrimiento.

Trastornos de hábitos: Cómo prevenir y tratar de morderse las uñas

Trastornos de hábitos: Cómo prevenir y tratar de morderse las uñas

Puede ser un signo de trastorno mental o emocional, pero se ve comúnmente en los intelectuales. El término médico para morderse las uñas es onicofagia crónica. Pertenece al grupo de trastornos llamados trastornos de movimientos estereotipados. A menudo comienza en la infancia, morderse las uñas puede persistir en algunos adultos y llegar a ser una molestia irritante y desagradable. Algunos mordedores de uñas experimentan el hábito con tal severidad que sus uñas están constantemente mordidas al máximo y el sangrado, causando dolor, a menudo vergüenza.
Varios estudios han demostrado que aproximadamente el 28% y el 33% de los niños de 7 a 10 años de edad están mordiendose las uñas, así como el 44% de los adolescentes, el 19% al 29% de los adultos jóvenes y el 5% de los adultos mayores. Es más común en niños. Los movimientos estereotípicos son comunes incluso en bebés y niños pequeños. Algunas estimaciones sugieren que el 15 o 20 por ciento de los niños menores de tres años presentan algún tipo de movimientos rítmicos y repetitivos.

¿Qué es el trastorno de movimientos estereotipados?

Los movimientos estereotípicos se describe como un síntoma psiquiátrico especial, ya que tienen síntomas de ambos trastornos psicóticos y neurológicos. También pueden deberse a causas inexplicables.

Estos movimientos pueden incluir:

  • Golpearse la cabeza
  • Morderse las uñas
  • Jugar con el pelo
  • Chuparse el dedo
  • Aleteo de manos
  • Hurgarse la nariz
  • Torbellino
  • Balanceo corporal
  • Recogiendo en el cuerpo
  • Morderse
  • Morder objetos
  • Auto-golpes
  • Rascado compulsivo
  • Especulación de los ojos
  • Rechinar los dientes (bruxismo)
  • Aguantar la respiración
  • La producción de sonido estereotipado

La definición exacta es que estos trastornos incluyen movimientos que causan daño físico o severamente interfieren con las actividades normales. A pesar de que muchos piensan que sucede sólo a los niños, esto no es cierto en absoluto. Los movimientos estereotípicos se producen en personas de cualquier edad, incluso los muy jóvenes, pero son más frecuentes en la adolescencia.
Las personas pueden experimentar un movimiento estereotipado en particular o incluso varios de ellos. Los mecanismos exactos y disparadores son aún desconocidos, pero parecen aumentar con el aburrimiento, tensión o frustración, y parece que los movimientos son de auto estimulación y, a veces agradables.
Al igual que en los movimientos estereotipados, un hábito es un comportamiento aprendido que una persona repite tan a menudo que él o ella comienza a hacerlo sin siquiera pensar en ello. Ciertos hábitos pueden ser útiles, pero algunos pueden parecer que no sirven para nada en particular.

  • Hábitos útiles – cepillarse los dientes antes de ir a la cama o pandear el cinturón de seguridad al entrar en un coche.
  • Hábitos sin propósito – enroscarse el cabello, chuparse el dedo, morderse las uñas … etc.

Algunos hábitos son molestos, y algunos pueden causar angustia o convertirse en el foco de las burlas. Y otros pueden tener efectos nocivos. Por ejemplo, chuparse el dedo, que puede durar años, puede causar problemas dentales.

¿Hay una cosa que se llama ”hábito fisiológico”?

Algunos hábitos de conducta son normal para un niño en desarrollo. Por ejemplo, aproximadamente la mitad de todos los niños de 2 años de edad se dedican a chuparse el dedo. Sin embargo, si este comportamiento persiste a través de la infancia, la probabilidad de que se convierta en un problema sustancial puede aumentar con la edad.

Las posibles causas de morderse las uñas

Al igual que cualquier otro movimiento estereotipado, morderse las uñas puede ser causado por:

  • Privación sensorial (ceguera o sordera)
  • El consumo de drogas (cocaína, anfetaminas)
  • Enfermedad cerebral (convulsiones, infección)
  • Los principales trastornos psiquiátricos (trastorno de ansiedad, trastorno obsesivo-compulsivo, autismo)
  • Retraso mental

Morderse las uñas es, según la teoría freudiana, un síntoma de la fijación oral.

Es muy importante saber que, aunque muchas situaciones pueden dar lugar a movimientos estereotipados, la causa raíz del trastorno del movimiento estereotípico es desconocido.

Diferentes teorías proponen que las causas son:

  • Conductual
  • Neurológica
  • Genética

Aunque hay muchas teorías acerca de este trastorno, no hay pruebas contundentes que apoyen claramente cualquiera de las líneas de razonamiento o la causa específica.

Los síntomas de morderse las uñas

El hecho es que la mayoría de los hábitos de la infancia son benignos y no tienen signos físicos observables específicos. Sin embargo, cuando los signos físicos están presentes, son típicamente no patológicos y, a menudo previamente pasan inadvertidos. Está comprobado que morderse las uñas se puede asociar con los siguientes síntomas:

  • Uñas extremadamente cortas
  • Paroniquia
  • Herpes oral
  • El panadizo herpético
  • Dentadura dañada
  • Reabsorción radicular apical
  • Fracturas en los incisivos
  • Gingivitis

Morderse las uñas puede empeorar algunas condiciones existentes del lecho de la uña, tales como:

  • La infección de la piel alrededor de la uña (paroniquia)
  • Verrugas alrededor del lecho de la uña

Efectos secundarios negativos de morderse las uñas

El morder las uñas puede resultar en el transporte de microorganismos que están ocultos bajo la superficie de la uña en la boca. Esto podría llevar a algunas infecciones muy graves de las encías y los labios. De hecho, más de 100 infecciones bacterianas de la piel en el año 2000 tuvieron su origen en los baños de pies en los salones de uñas. Está demostrado que muchos agentes patógenos tienen la capacidad de vivir y multiplicarse dentro de un clavo, y aún así no causar síntomas significativos. Morderse las uñas también tiene el efecto secundario negativo de restringir el uso de las manos. Aunque, tienen miedo de admitirlo, los mordedores de uñas compulsivos pueden verse restringidos en su capacidad de trabajar, debido a que su mano está en su boca. Estos trabajos incluyen la escritura, escribir, dibujar, conducir y otras. Puede causar daños no sólo a las uñas, sino también a los dientes. El adamantinea es la sustancia de los dientes delanteros que más daños sufre y conduce a la promoción de la caries en estas áreas.

El tratamiento de morderse las uñas

Los hábitos más comunes en niños requieren tratamiento, se pueden mejorar de manera significativa con las intervenciones conductuales, sin el uso de medicamentos. A veces sin embargo, además de los tratamientos conductuales, los medicamentos pueden ser necesarios para alcanzar los resultados óptimos del tratamiento.

Los medicamentos

Algunos de los hábitos desagradables, tales como morderse las uñas se ha demostrado que responden bien a ciertos tipos de medicamentos. Los medicamentos utilizados para tratar el problema son los más nuevos, más potentes antidepresivos.

Estos medicamentos incluyen:

  • Clomipramina
  • La fluoxetina
  • La sertralina
  • La paroxetina
  • Fluvoxamina
  • Citalopram
  • El escitalopram
  • Nefazodona
  • La venlafaxina

Anti-psicóticos, medicamentos que también están siendo utilizados son:

  • La risperidona
  • Olanzapina
  • Quetiapina
  • Ziprasidona
  • El aripiprazol

La terapia conductual

Aparte del hecho de que la mayoría de los expertos creen que la terapia conductual no puede ser una gran parte útil, algunos pacientes han encontrado que la terapia conductual es beneficiosa por sí sola o como complemento a la medicación.

La primera parte de la terapia de morderse las uñas consiste en:

Reversión hábito de Capacitación (HRT)

Es un proceso de cuatro pasos que enseña cómo conseguir estar consciente de sus habitos, cómo relajarse, como respirar y centrarse a sí mismo, y llevar a cabo una respuesta muscular que compite y se opone. Enseña que debe sustituir el hábito de morderse las uñas con un hábito más constructivo si es posible.

El control de estímulos (SC)

SC es un tratamiento conductual, que busca ayudar a los pacientes a identificar y luego eliminar, evitar o cambiar las actividades particulares, los factores ambientales, los estados de ánimo, o circunstancias que se han asociado. El objetivo de esta parte de la terapia es controlar conscientemente estos factores desencadenantes que llevan a los comportamientos indeseables, y para crear nuevas conexiones aprendidas entre los impulsos y nuevos comportamientos no destructivos.

Hipnoterapia

La hipnoterapia puede ayudar a formar nuevas alternativas positivas para morderse las uñas y ayudar a hacer frente a situaciones de ansiedad y el estrés desencadenado, de una manera constructiva.
Un terapeuta también puede trabajar con su mente inconsciente para dejar este hábito inconsciente.

Otros tratamientos

Existen varias formas de terapia de aversión para ayudar a dejar de morderse las uñas. Éstas incluyen:

  • El recubrimiento de las uñas con una sustancia de mal sabor (a veces en forma de un esmalte de uñas especial)
  • El uso de una banda de goma en la muñeca
  • Llevar un registro de cuando uno muerde, también puede ser útil para encontrar la raíz del problema.
  • El tratamiento de ortodoncia. Algunos mordedores de uñas que se someten a este tipo de tratamiento, encontramos que llevan una placa de mordida, que hace que sea imposible que se muerdan las uñas con los dientes.

Al igual que otros hábitos nerviosos, morderse las uñas es a veces un síntoma de un problema emocional. En estos casos, la solución del problema subyacente puede ayudar a disminuir o eliminar el hábito de morderse las uñas.

Consejos para los padres

  • Mantenga las manos del chico ocupadas.
  • Cortar las uñas cortas por lo que no haya nada para tentar al niño a morder.
  • Esperar y desear

Morderse las uñas es un hábito común. Aunque insalubre, que por lo general no causa problemas en las uñas de larga duración. El hecho es que la mayor parte de los hábitos de la infancia no implican la autolesión, son benignos y desaparecen sin ninguna intervención especial. Cuando un hábito persiste e interfiere con el funcionamiento diario, se justifica la intervención.
El pronóstico para la reducción y eliminación de los trastornos del hábito es generalmente buenos.

La investigación muestra que el tratamiento de intervención conductual puede reducir el hábito de conducta en un 90%.

Deja un comentario