Trastornos gastrointestinales funcionales

Muchas personas sufren de trastornos gastrointestinales que parecen ser difíciles de diagnosticar, sobre la base de exámenes físicos y de laboratorio. Aproximadamente una de cada cuatro personas que sufren de trastornos gastrointestinales funcionales (TGF), representan alrededor del 40% de todos los problemas gastrointestinales observados por los médicos en los EE.UU..

Trastornos gastrointestinales funcionales

Trastornos gastrointestinales funcionales

¿Cuáles son los trastornos gastrointestinales funcionales?

TGF son problemas de salud común caracterizados por síntomas gastrointestinales persistentes y recurrentes, que se producen debido a un funcionamiento anormal del tracto digestivo. Sin embargo, éstos no son causados por infecciones, tumores o anomalía bioquímica. A pesar de las quejas marcadas de un individuo afectado, las pruebas de laboratorio de rutina, tales como análisis de sangre, pruebas de radiografías y exámenes endoscópicos no muestran anormalidades estructurales o químicas.

El trastorno funcional puede afectar a cualquier parte del tracto digestivo, y no ha habido más de veinte condiciones identificadas. Estos incluyen condiciones tales como diarreal, estreñimiento, dolor abdominal, distensión abdominal, etc., para los cuales no se ha encontrado ninguna causa o anomalía específica. El síndrome del intestino irritable esta también entre este tipo de trastornos, y es, de hecho, en mayor parte una condición común que causa discapacidad y la ausencia del trabajo o escuela.

Aparte de ser persistente, TGF tienen algunas características comunes. Por lo general, se caracterizan por una alteración de la motilidad o la contracción muscular de cualquier parte del sistema digestivo. Esto se traduce en cualquiera de los espasmos dolorosos o contracciones lentas desorganizadas. Otra característica de los TGF es el aumento de la sensibilidad del tracto digestivo a los estímulos, de tal manera que comer y digerir una comida, por ejemplo, puede dar lugar a dolor. Finalmente, una persona con un trastorno intestinal funcional tiene disfunción cerebro-intstino, que es una pérdida de la armonía en la comunicación entre el cerebro y el sistema digestivo.

Diagnóstico

Y no hay mucho de laboratorio o signos físicos para trabajar, por lo general los médicos hacen el diagnóstico de un trastorno funcional a partir de la historia clínica del paciente y la presentación clínica. Los médicos utilizan algunos criterios para el diagnóstico de los TGF basados en los síntomas.

También es importante recordar que en la medida en TGF no son trastornos orgánicos, no son trastornos psiquiátricos, tampoco. Sin embargo, estas condiciones pueden ser exacerbadas por el estrés y la ansiedad, y los síntomas también pueden conducir a estrés y reducen la calidad de vida.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para los TGF, pero los médicos suelen recetar medicamentos y remedios para aliviar los síntomas del paciente. Estos incluyen medicamentos anti-motilidad para reducir los espasmos gastrointestinales, tales como Bentyl y Imodium, y las drogas pro-motilidad gastrointestinal para mejorar la contracción, como Amitiza y Zelnorm. A veces, los fármacos antidepresivos también se prescriben para reducir el dolor y la depresión asociada con el trastorno.

A los pacientes también se les recomienda comer alimentos ricos en fibra o eliminar ciertos alimentos de la dieta, como los que producen gas. Comer comidas más pequeñas, evitar los productos lácteos y beber líquidos en abundancia también puede ayudar a mejorar los síntomas. Hacer ejercicio con regularidad y recibir asesoramiento de apoyo también puede ayudar a las personas a lidiar con sus síntomas.

Las investigaciones muestran que hasta un 50 a 80% de las personas con TGF no van a sus médicos y no utilizan tratamiento. Muchos utilizan el exceso de medicamentos de venta libre para la gestión de sus síntomas, lo que resulta en un aumento del absentismo y la disminución de la productividad del trabajo.

Si usted tiene síntomas recurrentes de trastornos gastrointestinales, es aconsejable consultar a sus médicos para el diagnóstico y tratamiento adecuados.

Deja un comentario