Tratamiento de la enfermedad de Parkinson en el anciano: una escasez preocupante de métodos eficaces

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo común tardía de edad que limita severamente unas habilidades y la independencia. A pesar de algunos progresos recientes, los tratamientos para esta condición siguen siendo en su mayoría sintomático y de apoyo.

Tratamiento de la enfermedad de Parkinson en el anciano

Tratamiento de la enfermedad de Parkinson en el anciano: una escasez preocupante de métodos eficaces

Al igual que con todas las otras enfermedades neurodegenerativas, el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson hechizos problemas para los pacientes y sus familiares. La enfermedad es causada por la degeneración de ciertas células en el cerebro que dependen de la dopamina como un neurotransmisor. Esta degeneración resulta en un desarrollo gradual de diversas disfunciones relacionadas con el movimiento (temblores, rigidez, problemas para caminar y aires etc.), que además se puede complementar con la demencia, cambios en el comportamiento y la depresión en las etapas posteriores de la enfermedad.

Los pacientes pierden su independencia y ya no son tan físicamente activo y productivo como les hubiera gustado ser. Los síntomas de la enfermedad de Parkinson desarrollan con los años, y el envejecimiento aumenta las posibilidades de desarrollar esta enfermedad. Pero lo que es más desconcertante es que el manejo de esta enfermedad es extremadamente difícil.

Los retos de la gestión de la enfermedad de Parkinson

Esta es la dura verdad: no existe una cura para la enfermedad de Parkinson en la actualidad.

Todos los métodos de tratamiento disponibles para la enfermedad de Parkinson son sintomáticos, pero su eficacia es muy limitada, y apenas trabajan para las personas diagnosticadas con enfermedad en estadio avanzado. Estos son los tres grupos de medicamentos comúnmente recetados para pacientes con enfermedad de Parkinson en las diversas etapas de la enfermedad : fármacos que aumentan el nivel de dopamina, los que trabajan en otros neurotransmisores, y aquellos que controlan los síntomas no motores de la enfermedad.

La estimulación cerebral profunda es un método quirúrgico para controlar la enfermedad, pero no todos pueden cumplir con los estrictos criterios establecidos para aquellos que quieren someterse al procedimiento. La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo progresivo que se cree que está provocado por una interacción compleja de factores genéticos y ambientales. Así que los investigadores están explorando el ámbito de las terapias por células de base genética y controlar la enfermedad. Algunas de estas terapias han demostrado resultados prometedores, pero todavía están en la infancia.

La necesidad del momento es el desarrollo de métodos de tratamiento que ambos proporcionan alivio sintomático y también detener el progreso de la enfermedad.

La levodopa es actualmente la principal droga para controlar los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson generalmente se desencadenan por niveles bajos o en su defecto de la dopamina, un neurotransmisor. La administración de levodopa (L-dopa) píldoras o las que aumentan los niveles de dopamina es uno de los más eficaces de todas las estrategias de manejo de la enfermedad en este momento en la práctica.

Levodopa se ha demostrado ser eficaz en la gestión de los síntomas y retardar el progreso de la enfermedad de Parkinson durante los primeros años de la administración. Sin embargo, este fármaco comienza a perder su eficacia después de varios años de uso. El uso prolongado también da lugar a varias complicaciones como movimientos anormales o deteriorados voluntarias (discinesias) y las fluctuaciones de las funciones motoras. Estas complicaciones se muestran en 50% y 80% de los pacientes con enfermedad de Parkinson después de usar L-dopa de 5 años y 10 años, respectivamente.

Por lo tanto, es evidente que la L-dopa no es la solución duradera para el tratamiento de los pacientes con la enfermedad de Parkinson. Lo que es más, este grupo de fármacos funciona sólo para mejorar los niveles de dopamina. Pero los síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden ser provocados o agravados por anormalidades en los niveles de otros neurotransmisores como la acetilcolina y glutamato ácidos y aminoácidos como N-metil-D-aspartato. L-dopa no tiene acción sobre estos elementos neuronales.

Las limitaciones de los métodos de tratamiento farmacológico para la gestión de la enfermedad de Parkinson

Los agonistas dopaminérgicos se pueden recetar a ser administrados por vía subcutánea, en lugar de o junto con L-dopa en dosis más bajas para controlar los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Según algunos estudios, la incidencia de las fluctuaciones motoras es significativamente menos común cuando se administra agonista de la dopamina que con el tratamiento con L-dopa. Sin embargo, todavía no se ha demostrado que los agonistas de la dopamina ejercen ningún efecto modificador de la enfermedad en pacientes con enfermedad de Parkinson. Lo que es más, los agonistas de la dopamina también pueden desencadenar efectos secundarios como náuseas, alucinaciones, hipotensión postural, y edemas en miembros inferiores en algunos pacientes de edad avanzada.

Desde hace algún tiempo, los científicos han estado explorando formas alternativas de administración de L-dopa, por vía intravenosa y mediante un puerto transabdominal que lleva el medicamento directamente al duodeno. Estos métodos han mostrado resultados iniciales prometedores.

Según un estudio llevado a cabo durante un período de 12 meses, la incidencia de discinesias y fluctuaciones motoras reducida en pacientes con enfermedad de Parkinson que recibieron la administración entérica de L-dopa. Sin embargo, este método de tratamiento está siendo sometido a ensayos clínicos y por lo general se prescribe a los pacientes en las etapas avanzadas de la enfermedad que no han mostrado mejoras en el método de estimulación cerebral profunda o después de la administración de la administración subcutánea de agonistas de la dopamina. Además, la administración enteral de L-dopa presenta desafíos como problemas de obstrucción y de dislocación del tubo.

Los desafíos en controlar los síntomas no motores de la enfermedad de Parkinson

Durante muchos años, la investigación sobre los métodos de tratamiento de la enfermedad de Parkinson se centró en la gestión de los síntomas motores de la enfermedad. Sin embargo, los pacientes con enfermedad en etapa tardía de Parkinson generalmente presentan más síntomas no motores que anormalidades o alteraciones motoras. Los síntomas no motores como la psicosis, demencia, una mayor incidencia de resbalones y caídas, deformidades esqueléticas y articulares, y gastrointestinal y trastornos urológicos son algunos de los síntomas no motores comunes de la enfermedad en estadio avanzado de Parkinson. La presencia de estos síntomas reduce drásticamente la calidad de vida del paciente y aumenta la angustia cuidador.

Hay varios (de apoyo) las opciones de tratamiento farmacológicos y no farmacológicos para manejar los síntomas no motores de la enfermedad de Parkinson. Sobre todo, diversos métodos de tratamiento tienen que ser combinada y la estrategia global tiene que ser personalizado para adaptarse a los casos particulares. Por ejemplo, la demencia en un paciente con la enfermedad en etapa tardía de Parkinson se puede manejar con medicamentos, pero el paciente debe ser derivado a un terapeuta del habla para gestionar el síntoma de disfagia (problemas para tragar). Por desgracia, hay una falta lamentable de datos tanto en los síntomas y la eficacia de varios métodos de tratamiento. El resultado es que los médicos a menudo no saben cómo manejar estos síntomas.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno debilitante que roba poco a poco la fuerza de la vida de una persona. Es inquietante y ver una lucha relativa edad con la enfermedad y poco a poco perderá su control sobre la vida desgarradora. Es imperativo que los investigadores siguen explorando nuevos métodos de tratamiento que pueden paralizar este trastorno neurodegenerativo. Mientras tanto, debemos tener en cuenta la enorme indefensión de la víctima y ser paciente y compasivo.

Muchos científicos creen que aunque las opciones terapéuticas son limitadas en la actualidad, la situación puede cambiar muy pronto. El mecanismo bioquímico de la enfermedad de Parkinson fue examinado en gran detalle en los últimos años, y no sabemos exactamente qué caminos deben estar dirigidos a lograr el tratamiento eficaz. Los optimistas entre los investigadores creen que los medicamentos efectivos para tratar la enfermedad se pueden desarrollar en varios años.

Deja un comentario